CONECTATE CON NOSOTROS

Internacional

A 18 años del 11-S: las imágenes clasificadas e inéditas del WTC vuelven a estremecer

En los últimos meses han salido a la luz imágenes nunca antes vistos del ataque a las torres gemelas

Avatar

Publicado

el

El reloj marcaba las 8:45 de la mañana en Nueva York cuando se escuchó el primer estruendo. Un avión se había estrellado entre los pisos 93 y 99 de la Torre Norte de World Trade Center, pero eso no lo sabrían, hasta algunos minutos después, las personas que quedaron atrapadas aquel 11 de septiembre en la polvareda de terror que estremeció a la Gran Manzana.

De aquella escena funesta que quedó grabada para siempre en la retina del mundo, se cumplen este miércoles 18 años. Y todavía, dos décadas después, continúan publicándose imágenes inéditas y perturbadoras que encogen el corazón por la magnitud de la devastación, y por el desconcierto abrumador que sufrieron los testigos delataque a las Torres Gemelas.

En los últimos meses salieron a la luz numerosas imágenes que hasta ahora habían estado extraviadas o clasificadas (Foto: AFP)

Más de 800 rescatistas murieron en los operativos que siguieron a la explosión (Foto: Emil Chynn)

Uno de estos archivos audiovisuales desconocidos salió a la luz en junio de 2019, cuando apareció, olvidado en un rincón, un CD con 2.400 fotografías nunca antes vistas de la Zona Cero tras la catástrofe. Unos meses antes, se había publicado la grabación clasificada de Mark LaGanga, un periodista que capturó el derrumbe implacable de la segunda torre. Y ahora, uno de los primeros médicos que atendió la zona de la catástrofe,el doctor Emil Chynn, decidió revelar una serie de imágenes que tomó en las horas posteriores al atentado terrorista.

Todos esos archivos inmortalizaron la debacle desde dentro, desde su mismo epicentro. Mientras los espectadores del mundo veían la torre evaporarse en el cielo, y lloraban la desesperación de los que saltaban al vacío aferrándose a la vida, a pie de calle, en World Trade Center, se libraba una batalla contra la confusión, el aturdimiento, la muerte, el polvo y el peso insoportable de la realidad. Y también los reflectores capturaron cada uno de esos momentos.

Estas son algunas de esas imágenes que fueron clasificadas, archivadas o extraviadas tras el atentado terrorista perpetrado en 2001 por Al Qaeda, que se cobró la vida de 2.976 personas y destrozó los días futuros de 6.000 heridos.

En los minutos posteriores a la primera explosión, los civiles y cuerpos de rescate no sabían con exactitud qué había ocurrido. Algunos creían que había colapsado un edificio (Foto: captura de pantalla video CBS/Mark LaGanga)
En los minutos posteriores a la primera explosión, los civiles y cuerpos de rescate no sabían con exactitud qué había ocurrido. Algunos creían que había colapsado un edificio (Foto: captura de pantalla video CBS/Mark LaGanga)

Una mujer asustada pide auxilio tras la primera explosión  porque tiene “algo” en los ojos y no puede ver (Foto: CBS/captura de video @MarkLaGanga)

Una mujer asustada pide auxilio tras la primera explosión  porque tiene “algo” en los ojos y no puede ver (Foto: CBS/captura de video @MarkLaGanga)

Algunos creyeron que se trataba de un incendio. Otros, desconsolados, explicaban que un edificio había colapsado. Pero muy pocos supieron, minutos después de las 08:45, que un Boeing 767 de American Airlines secuestrado por integrantes de Al Qaeda se había estrellado contra una de las Torres Gemelas.

Bomberos, policías, agentes del servicio secreto, médicos, y ciudadanos cayeron en los primeros instantes en un mal sueño. Aturdidos, desconcertados e incrédulos miraban hacia la zona cero tratando de adivinar qué se escondía detrás de aquella nube asfixiante de polvo y escombros, y qué era lo que la había provocado.

Después de la primera explosión reinó el caos. Los integrantes de los equipos de emergencia no entendían qué había ocurrido, y se esforzaban por trabajar rápido en la escena para ayudar al máximo número de heridos y supervivientes (Video: CBS/Mark LaGanga)

En las imágenes clasificadas de Mark Laganga se ve cómo el periodista recorrió el área afectada. En este fragmento, una mujer llora desconsolada porque no puede ver. Camina a ciegas sin saber qué ocurre a su alrededor (Video: CBS/Mark LaGanga)

Así se vio en el video que grabó el reportero de la cadena estadounidense CBS, Mark LaGanga, que recorrió World Trade Center tras la explosión de las 8:45 y capturó la confusión de los primeros minutos.

«Se cayó el edificio, más de un edificio cayó. Al menos eso creo que es lo que pasó», contó al periodista un bombero que salía de la zona afectada.

Las imágenes de LaGanga permanecieron clasificadas hasta finales de 2018, cuando fueron publicadas gracias a la Ley de Libertad de Información.

En las entrañas de la catástrofe

El polvo blanco cubrió calles y edificios (Foto: captura de video CBS/Mark Laganga)

El polvo blanco cubrió calles y edificios (Foto: captura de video CBS/Mark Laganga)

Después del atentado, un 200% sufrió estrés-post-traumático en Manhattan, cifra que se refiere no sólo a los residentes (100%), sino a los que se desplazaban a esa zona de Nueva York para trabajar y estudiar (Foto: CBS/Mark Laganga)

Después del atentado, un 200% sufrió estrés-post-traumático en Manhattan, cifra que se refiere no sólo a los residentes (100%), sino a los que se desplazaban a esa zona de Nueva York para trabajar y estudiar (Foto: CBS/Mark Laganga)

Así se veía WTC desde dentro tras los ataques (Video: CBS/Mark Laganga)

Un mar opresivo de polvo blanco cubrió las calles, los edificios, y la atmósfera de World Trade Center. Los heridos pedían agua y tosían a grandes arcadas por las partículas inhaladas, los guardas de seguridad registraban cada planta de los distintos rascacielos, y los equipos de emergencia trabajan a contrarreloj para localizar posibles víctimas atrapadas bajo los escombros. De fondo, el sonido perturbador e insistente de las alarmas agudizaba el nerviosismo.

Entre el manto de nieve polvoriento, el único color que se percibía era el de las llamas que consumían la Torre Norte, que se esforzaba por mantenerse en pie. La imponente imagen dejó petrificado a Mike Benfanti, un sobreviviente que trabajaba en la planta 81 del edificio. Casi inmóvil, miraba la torre como si tratara de despertar de su trance, sin confiar en lo que veían sus ojos.

Un trabajador de la Torre Norte mira abrumado al edificio y relata cómo vivió el impacto del avión, que se estrelló algunas plantas más arriba (Video: CBS/Mark Laganga)

Los bomberos que trabajaron en la zona, así como los integrantes de los equipos de rescate, tienen hoy un 20% más de posibilidades de padecer cáncer (Foto: captura de video CBS/Mark Laganga)

Los bomberos que trabajaron en la zona, así como los integrantes de los equipos de rescate, tienen hoy un 20% más de posibilidades de padecer cáncer (Foto: captura de video CBS/Mark Laganga)

Otra de las fotografías tomadas por el doctor y que fueron reveladas esta semana (Foto: Emil Chynn)

Otra de las fotografías tomadas por el doctor y que fueron reveladas esta semana (Foto: Emil Chynn)

«Éramos 40 personas ahí dentro. Vi esa luz a través de mi ventana. La puerta de la entrada a mi oficina se abrió. La gente se alarmó. Les dije que se calmaran y que fueran hacia el centro de la oficina», contó Benfanti al periodista de la CBS.

«Empecé a bajar las escaleras y me paré en la planta 68 donde había una mujer en silla de ruedas. La agarré en su silla de ruedas y la bajé por las escaleras 68 plantas», añadió.

Las imágenes que el reportero grabó en la zona cero minutos después de que el reloj diera las 08:45 son la definición gráfica de la devastación. Pero el periodista aún desconocía lo que estaba por ocurrir.

Atrapados en el maremoto de polvo blanco

Durante el atentado se liberaron en el aire miles de sustancias cancerígenas (Foto: AFP)

Durante el atentado se liberaron en el aire miles de sustancias cancerígenas (Foto: AFP)

Un hombre escapa con MarkLaGanga de la caída de la Torre Sur: “Tengo 69 años, pero aún puedo correr”(Foto: Mark LaGanga)

Un hombre escapa con MarkLaGanga de la caída de la Torre Sur: “Tengo 69 años, pero aún puedo correr”(Foto: Mark LaGanga)

Desde la explosión en la Torre Norte a las 8:45 de la mañana, hasta el momento en que el segundo avión impactó contra la Torre Sur, pasaron 18 minutos. En ese tiempo, el reportero de la CBS había estado recorriendo la zona, y entrevistando a los testigos. Aún seguía junto a las estructuras gemelas cuando una nueva aeronave se estrelló entre los pisos 77 y 85 de la segunda torre. 

Como si se tratara de un violento maremoto, una ola titánica de polvo y escombros se alzó tras caer la Torre Sur e invadió las calles, avanzando tras los talones de los aterrorizados civiles, que huían despavoridos del monstruo blanco. Entre las personas que quedaron bajo la humareda se encontraba LaGanga. En su video, la imagen se vuelve negra. Después, tos, arcadas, y asfixia.

El momento en que el periodista de la CBS fue golpeado por el maremoto de polvo blanco (Video: CBS/Mark LaGanga)

Las personas que se hallaban en la zona de la catástrofe tras la primera explosión, se vieron sorprendidas por el impacto de un segundo avión en la Torre Sur, que cayó sobre sí misma hasta desvanecerse por completo (Foto: CBS/Mark Laganga)

Las personas que se hallaban en la zona de la catástrofe tras la primera explosión, se vieron sorprendidas por el impacto de un segundo avión en la Torre Sur, que cayó sobre sí misma hasta desvanecerse por completo (Foto: CBS/Mark Laganga)

Cuando el reportero recobró la respiración, recuperó la cámara y limpió la lente. Todo a su alrededor había quedado cubierto por una neblina anaranjada. En segundos, un hombre bañado en polvo blanco pasó frente a él.

«¿Qué ha pasado?», le preguntó el reportero.

«Ha habido un derrumbe. La planta de arriba se ha derrumbado. Vi un montón de humo y luego corrí, gracias a Dios. Tengo 69 años, pero aún puedo correr. Hay que ver si aún queda alguien atrapado», dijo el señor, antes de escupir la arena de su boca.

Héroes heridos: los operativos de rescate 

Una de las imágenes encontradas en un CD el pasado junio, a casi 18 años del ataque (Foto: Flickr/Jason Scott)

Una de las imágenes encontradas en un CD el pasado junio, a casi 18 años del ataque (Foto: Flickr/Jason Scott)

Más de 1.700 familias nunca recuperaron los cuerpos de sus seres queridos (Foto: Flickr/Jason Scott)

Más de 1.700 familias nunca recuperaron los cuerpos de sus seres queridos (Foto: Flickr/Jason Scott)

WTC tras el ataque (Foto: Flickr/Jason Scott)

WTC tras el ataque (Foto: Flickr/Jason Scott)

Tras el atentado terrorista, los equipos de emergencias recuperaron entre los escombros 291 cuerpos. También 19.500 partes de cadáveres. Los rescatistas salvaron a miles de lesionados tras la catástrofe, pero 850 de ellos murieron durante los operativos. Y los bomberos, policías y expertos que trabajaron en el infierno y sobrevivieron, hoy tienen un 20% más de posibilidades de sufrir un cáncer que aquellos que no participaron en los rescates tras el atentado terrorista.

«El derrumbe de dos torres de 110 pisos provocó que miles de toneladas de acero, cemento, cristales y amianto, además de los miles de litros de combustible de aviación y miles de kilos de plásticos, al arder, liberaron en la atmósfera indiscutibles sustancias cancerígenas», explicó la prestigiosa revista médica Lancet.

El fuego tardó en apagarse 69 días (Foto: Emyl Chynn)

El fuego tardó en apagarse 69 días (Foto: Emyl Chynn)

Los rescatistas encontraron entre los escombros más de 800 cuerpos, y 19.500 partes de cadáveres (Foto: Emyl Chynn)

Los rescatistas encontraron entre los escombros más de 800 cuerpos, y 19.500 partes de cadáveres (Foto: Emyl Chynn)

Ciudadanos miran los cientos de carteles de personas desaparecidas en el atentado a las Torres Gemelas (Foto: Emyl Chynn)

Ciudadanos miran los cientos de carteles de personas desaparecidas en el atentado a las Torres Gemelas (Foto: Emyl Chynn)

El fuego que consumió las torres tardó en apagarse 69 días, y 1717 familias nunca recuperaron el cuerpo de sus seres queridos.

Después de aquel fatídico 11 de septiembre, un 200 por ciento de Manhattan, -cifra que incluye no sólo las personas que residían en esa zona (100%), sino también las que sólo estudiaban o trabajaban allí (entre otras)-, sufrió estrés post-traumático. Una enfermedad que arrastran todavía hoy miles de sobrevivientes, y que a 18 años de la catástrofe, aún impide dormir a muchos.

Internacional

EEUU: alarma por una masiva ola de contagios de niños por coronavirus en solo 15 días

Según un informe de la Academia Estadounidense de Pediatría, del 16 al 30 de julio, 97.078 niños dieron positivo. En total, desde el comienzo de la pandemia en el país, se infectaron 338.982 menores.

Avatar

Publicado

el

Por

Las alertas rojas se encendieron hoy en Estados Unidos al revelarse una masiva ola de casi 100.000 contagios por coronavirus en niños en tan solo 15 días.

La situación contradijo nuevamente al presidente Donald Trump, quien afirmó que los niños son casi inmunes al virus, lo que le valió que sus mensajes fueran bloqueados hoy por Facebook y Twitter bajo el argumento de distribuir «información falsa».

Según un informe de la Academia Estadounidense de Pediatría, del 16 al 30 de julio 97.078 niños dieron positivo.

Más de 25 niños murieron por Covid-19 en Estados Unidos solo en julio.

En total, de acuerdo con datos de fines del mes pasado, los que se infectaron desde el comienzo de la pandemia en el país son 338.982 menores.

Los estados con el mayor número de casos pediátricos son California, Florida, Arizona, Tennessee, Illinois, Georgia y Carolina del Norte y del Sur.

Y, según los Centros para las Enfermedades Control y Prevención (CDC), la mayoría de los menores es asintomático o tiene síntomas leves y aproximadamente uno de cada tres de los hospitalizados termina en cuidados intensivos.

La doctora Tina Hartert, de la Universidad de Vanderbilt, espera que el aumento de las pruebas en niños ayude a determinar qué papel juegan en la transmisión, a medida que los distritos escolares de todo el país regresen a algún tipo de actividad escolar.

Hartert dirige un estudio financiado por el Gobierno que registró el envío y los resultados de kits de prueba de coronavirus distribuidos a unas 2,000 familias.

«Los kits se envían a las familias, se les enseña cómo recolectar estas muestras y luego las familias las envían de regreso a un depósito central», reveló la experta.

En tanto, el país más afectado del mundo ha registrado cerca de 47 mil casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, según los conteos publicados online por la universidad Johns Hopkins recogidos por medios locales y la agencia de noticias ANSA.

Según esas cifras las nuevas infecciones llegaron a 46.935, dato que eleva el total desde el comienzo de la pandemia a 5.044.864 contagios

Al mismo tiempo, las muertes caudas por el virus fueron ayer 515, para un total de 162.938.

En ese contexto, el magnate Bill Gates volvió a criticar la gestión oficial de las pruebas que se realizan para detectar la enfermedad.

Según el filántropo fundador de Microsoft, es «alucinante» que el Gobierno de Trump no haya mejorado el sistema de prueba, que sigue siendo lento y no es accesible a todos.

«Pagamos miles de millones de dólares para tener resultados de pruebas que no valen nada. En ningún otro país ocurre esta locura. Es asombroso que el Gobierno no solo no mejora el sistema de pruebas, sino que insiste en ensalzar lo bien que funciona y lo bueno que es», completó.

Continuar Leyendo

Internacional

Efectos del coronavirus: en una Londres desierta, los trabajadores no tienen apuro en volver a la oficina

Un peatón en la City, hogar tradicional de la industria financiera

Avatar

Publicado

el

Por

LONDRES (AFP).- Calles desiertas, guardias de seguridad inactivos, sandwicherías cerradas: alejados de su frenesí habitual, los barrios de negocios de la capital británica han sido abandonados por trabajadores preocupados por la pandemia y poco apurados por volver a la oficina. Generalmente concurrida por ocupados ejecutivos, la City, centro histórico de las finanzas británicas, está desesperadamente vacía a comienzos de agosto, apenas visitada por algunos turistas que deambulan por la catedral Saint Paul.

La misma impresión genera Canary Wharf, un barrio al este de Londres, conocido por sus rascacielos que albergan en sus sedes grandes bancos y empresas de auditoría. Sin embargo, desde el 1 de agosto el gobierno incitó nuevamente a los ingleses a volver al transporte público y a regresar a sus lugares de trabajo. Ahora la responsabilidad está en manos de las empresas y gran parte de ellas ya han tomado su decisión. «Muchos de nuestros clientes, sobre todo en las finanzas y seguros, no volverán hasta el año próximo«, explica Pablo Shah del centro de investigación económica CEBR, refiriéndose a Londres como «ciudad fantasma».

Durante el confinamiento, las empresas recurrieron masivamente al teletrabajo. Los trabajadores se familiarizaron con las reuniones por videoconferencia y están contentos de evitar los largos viajes diarios al trabajo. Apenas un 34% de los ejecutivos de Reino Unido, 31% en Londres, han vuelto al trabajo, según un estudio publicado esta semana por el banco americano Morgan Stanley.

En país, que tiene la mayor cantidad de muertes en Europa por el nuevo coronavirus, está atrasado con respecto a otros del mismo continente en los cuales la mayoría de los ejecutivos ya han vuelto a la oficina.

Cambio de tono

La vuelta a la normalidad en los centros de negocios de Londres no se espera para antes de 2021. Grandes empresas como el banco Natwest recomendaron a la mayoría de sus trabajadores seguir trabajando a distancia hasta el próximo año. Google, que retomó la construcción de una sede monumental al lado de la estación King’s Cross, promueve el teletrabajo hasta julio del año próximo.

Otro tono se percibe en la imagen de James Staley, jefe del banco Barclays. Claramente afectado porque «60.000 personas trabajen en la mesa de su cocina», desea que la gente regrese. El presidente del consejo de administración del gigante de auditoría de PwC, Kevin Ellis, espera que la mitad de su personal vuelva el próximo mes. Pero indica a Sunday Times que «el presentismo se ha terminado para siempre». Para el gobierno, la vuelta al trabajo es sobre todo una ayuda para reactivar la maquinaria económica. «Es necesario que las personas se sientan confiadas para volver al trabajo», estimó el jueves el primer ministro Boris Johnson.

El daño para los comercios ya es enorme. La cadena de comida rápida Pret A Manger, que tiene una fuerte presencia en la ciudad, ya anunció el cierre de muchos locales y 1.000 de sus puestos de trabajo se ven amenazados. Le CEBR estimó el déficit en 178 millones de libras (unos 232 millones de dólares) mensuales para la capital. Según Shah, es el mismo atractivo de Londres, conocida por seducir los jóvenes talentos de todo el mundo, lo que está en juego. «Si las empresas tienen miedo, si los trabajadores no regresan, si la gente no ve a Londres como un lugar para vivir y que atrae nuevas empresas, el efecto económico podría multiplicarse», advierte.

Continuar Leyendo

Internacional

Impresionante explosión en el puerto de Beirut

Estalló un depósito y hay cientos de heridos.

Avatar

Publicado

el

Por

Una explosión masiva, posiblemente dos detonaciones enormes, sacudió la capital de Líbano, Beirut, el martes hiriendo a varias personas y causando daños generalizados.

La explosión, ocurrida en plena tarde, sacudió varias partes de la capital y un humo espeso se elevó desde el centro de la ciudad. Los residentes informaron que se abrieron ventanas y que se cayeron falsos techos.

La explosión parecía estar centrada alrededor del puerto de Beirut y causó destrucción a gran escala y destrozó ventanas a kilómetros de distancia.

Un fotógrafo de Associated Press cerca del puerto de Beirut fue testigo de personas heridas en el suelo y una destrucción generalizada en el centro de Beirut.

Algunas estaciones de televisión locales informaron que la explosión fue en el puerto de Beirut dentro de un área donde se almacenaron los petardos.

Según la agencia estatal, un incendio comenzó cerca de los silos de trigo del puerto, en un almacén de explosivos, lo cual provocó una fuerte deflagración que pudo sentirse en toda la ciudad y sus suburbios.

Continuar Leyendo