Ambientalistas de Conciencia Ambiental Tucumán, denunciaron que permanentemente son citados por vecinos de diferentes barrios tanto de la Capital como del interior. “Esta convocatoria... Advierten sobre la proliferación de antenas de telefonía móvil “camufladas” en zonas urbanas

Ambientalistas de Conciencia Ambiental Tucumán, denunciaron que permanentemente son citados por vecinos de diferentes barrios tanto de la Capital como del interior. “Esta convocatoria es siempre la misma, temor por la instalación de antenas por parte de diferentes compañías de telefonías móviles”, advirtieron.

“En pleno siglo XXI estamos siendo invadidos por la tecnología que le va ganando a la “sangre”. Todos poseemos un aparato celular que al fin y al cabo nos resulta útil en este mundo donde la vorágine te lleva puesto. Ahora bien ahí no radica el drama, sino en la instalación de las antenas en los barrios, los vecinos temen una posible contaminación y sus efectos a largo plazo. Ante tantísimos llamados nos vimos en la obligación de consultar a docentes universitarios en la materia, tanto locales como a nivel nacional, en realidad la biblioteca en estos caso está muy dividida, un 50% a favor, un 50% en contra, pero lo llamativo es que el 50% a favor sería incapaz de firmar que estas antenas son inocuas para la salud”, sostuvo Pedro Martínez, referente de la organización.

En tal sentido, el ambientalista consideró que si bien en la actualidad “estamos siendo bombardeados por ondas electromagnéticas consta mente, pero bien manejadas el cuerpo lo soporta. El caso de las antenas deja muchas dudas que las crean las mismas empresas, ya que con su accionar instala, no sólo la antena, sino dudas entre la gente; la pregunta es: por qué las disfrazan? Seguro para evitar el impacto visual, para evitar su rechazo, pero aún salvado ese escollo estas instalaciones se hacen a escondidas y en horas de la noche, de tal forma que el vecino se despierta y ya las ve instaladas, ahí es donde comienzan los inconvenientes. Dos faltas, disfrazarlas y hacerlas a espaldas de los vecinos, eso impone dudas que son muy ciertas, por qué ese accionar, si las empresas dicen que no hacen daño por qué actuar de esas forma? Mientras tanto el vecino sigue levantando su voz, crecen sus temores y recurren a los ambientalistas que a buen criterio y con la información que contamos (bibliotecas 50% a favor y 50% en contra) les comunicamos y queda a consideración y decisión de los vecinos la instalación o no de las mismas. Varios barrios ya expulsaron estos elementos. Ningún profesional en la materia se anima a firmar la inocuidad de las antenas”, finalizó.

Comentarios