*Por Pedro Martínez Conciencia Ambiental Tucumán   No fue sólo el Teatro Parravicini el que se derrumbó, sino fue la historia de Tucumán, que... “Es preocupante el estado de algunos edificios históricos”

*Por Pedro Martínez Conciencia Ambiental Tucumán

 

No fue sólo el Teatro Parravicini el que se derrumbó, sino fue la historia de Tucumán, que hoy por hoy se encuentra atada con alambres. Esta tragedia dejó al desnudo que lo único que se prioriza es el interés inmobiliario ligado a una explotación comercial. Resulta significativo que en otras partes del mundo, los edificios históricos sólo sirven de museo, aquí no, se los explota a más no poder, se los exprime, las consecuencias las pagan los inocentes.
Desde nuestra ONG, advertimos que tres edificios históricos, que conforman el corredor de avenida Sarmiento al 600: el Casino (ex hotel Savoy), la ex sede de la Legislatura y el teatro San Martín (ex Odeón) datan de principios de siglo XX y que fueron concebidos como una unidad, al menos dos de ellos se encuentran en un estado edilicio preocupante.
Son patrimonios históricos que datan desde 1912, el ex Hotel Savoy en la actualidad se encuentra en un estado de abandono total. Su mantenimiento es nulo, ya ocurrió que al decir de los vecinos de la zona ya cayeron desde los balcones pedazos de mampostería al suelo, pudiendo haber sido esto una desgracia para cualquier transeúnte, corriéndonos un poco más, exactamente en el medio el otro edificio, donde en la actualidad funcionan oficinas públicas y en la cual se mueven cientos de personas se encuentra en un estado avanzado de peligrosidad, ya que sus paredes están agrietadas desde su cima hacia abajo, en días de lluvia el efecto del agua se presenta en forma abundante más adentro que afuera, es decir, usando el sentido común esto indica que en la actualidad este es un edificio en riesgo, por lo tanto también corren el mismo peligro la gente que se encuentra en su interior. Incluso nos comentaron, que existiría un informe de la ART de la Caja Popular que indicaría el riesgo de seguir teniéndola en funcionamiento. Si bien son un patrimonio de nuestra historia, no menos cierto es que, por lo menos el edificio del centro está totalmente agrietado. Desde nuestra ONG, pedimos públicamente se vea esa situación que si Dios así no lo permite podría convertirse en una catástrofe, así lo detallaron arquitectos e ingenieros que colaboran activamente con nuestra organización ambiental.

Ambientalistas de Conciencia Ambiental Tucumán, dejamos nuestro profundo pésame a los familiares de las víctimas fatales de la tragedia del Teatro Parravicini.

 

Comentarios