Se trata de usuarios de Ucrania, Rusia, aunque también hay de Estados Unidos, Reino Unido y Brasil, entre otros países. Un nuevo error en... Hackers venden en Internet mensajes privados de 81 000 cuentas de Facebook

Se trata de usuarios de Ucrania, Rusia, aunque también hay de Estados Unidos, Reino Unido y Brasil, entre otros países.

Un nuevo error en la seguridad de Facebook volvió a dejar expuesta a la empresa: mensajes privados de más de 80.000 cuentas de usuarios, robados por ciberdelincuentes, están a la venta en Internet por un monto cercano a los 10 centavos de dólar (unos 3,6 pesos) por cuenta, según reveló este viernes la cadena británica BBC.

Se trata de usuarios, en su mayoría, de Ucrania y Rusia, aunque también de Reino Unido, Estados Unidos y Brasil, entre otros lugares.

Los datos habrían sido robados a través de extensiones maliciosas de navegadores web -como asistentes para compras personales o juegos de mini rompecabezas-, y en total podrían afectar a 120 millones de cuentas, según indicaron los ciberdelincuentes a la cadena de noticias inglesa.

Facebook contactó a los desarrolladores de navegadores (como Chrome, Firefox u Opera) para asegurarse de que las extensiones maliciosas conocidas ya no estén disponibles para descargar en sus tiendas.

“También nos comunicamos con la policía y trabajamos con las autoridades locales para eliminar el sitio web que muestra información de las cuentas de Facebook”, se defendió Guy Rosen, ejecutivo de la red social.

La existencia de esta filtración apareció en septiembre, cuando un mensaje en un foro web reveló: “Vendemos información personal de los usuarios de Facebook. Nuestra base de datos incluye 120 millones de cuentas”.

Al menos cinco usuarios rusos de Facebook, cuyos mensajes habían sido publicados, confirmaron que los datos que circulaban -entre ellos fotos de una celebración, una charla sobre un concierto de Depeche Mode, correspondencia entre dos amantes y quejas sobre un yerno- les pertenecían.

Cambridge Analytica, el primer gran caso

Los escándalos no son algo nuevo para Facebook, que vive desde 2016 un periodo en el foco de las críticas. En mayo, se publicó que la consultora Cambridge Analytica utilizó la plataforma para obtener datos de 87 millones de personas que habrían sido utilizados en las elecciones presidenciales de Estados Unidos a favor de la elección de Donald Trump.

Con el correr de las semanas, se reveló que el número de usuarios afectados podría haber sido aún mayor. ¿Cómo sucedió? Un profesor universitario ruso llamado Aleksandr Kogan generó en 2014 un cuestionario a través de Facebook. Unos 270 mil usuarios completaron las preguntas y autorizaron a entregar sus datos privados. Con solo un “click” entregaban también información de sus “amigos”. Por eso, los datos recopilados fueron de 50 millones de perfiles. Kogan le vendió ese caudal a la agencia Cambridge Analytica por 800 mil dólares.

Un año después, Facebook cambió su política de privacidad para evitar que aplicaciones externas (como juegos, encuestas, concursos, etc) se quedaran con los datos de los usuarios. Recién en 2016 Facebook, que sabía de la venta de esa base de datos, accionó exigiendo a la agencia Cambridge que borrara la información recolectada. La agencia no lo hizo y Facebook ahora dice que llevará el caso a la justicia.

Cambridge Analytica habría sido creada para diseñar una estrategia que llevaría a Donald Trump a la Casa Blanca. Se presume que los perfiles de los 50 millones de usuarios de Facebook permitieron “identificar la personalidad de los votantes e influir en su comportamiento”, según informó en su artículo el New York Times. En una declaración a ese diario, la consultora reconoció que había obtenido los datos, aunque culpó a Kogan por violar las reglas de Facebook y dijo que había eliminado la información tan pronto como se enteró del problema hace dos años.

Comentarios