El continente Americano, aunque heredero de la cultura europea, guarda en sus entrañas inmensos valores tradicionales y legendarios. América es dueña de una... Vida de ultratumba Incaica

 

El continente Americano, aunque heredero de la cultura europea, guarda en sus entrañas inmensos valores tradicionales y legendarios.
América es dueña de una tradición mitológica subyugante cuyos factores básicos son: el animismo, el tabú, el totemismo o la magia.
En ella no hay un sólo pueblo que no cuente con su propia leyenda mitológica. Se destaca, el mito de la vida de ultratumba Incaica. Cuando moría un Inca se suponía que el difunto gozaba de una placentera segunda vida. Los muertos moraban en Upamarca o país del silencio. Allí llegaban con la ayuda de unos perros negros.
Los cadáveres no eran inhumados sino momificados y se establecía que las almas de los Incas ascendían al sol, aunque tenían esta segunda vida como provisoria ya que confiaban en una resurrección terrena. Tras el proceso civilizador, los indios asimilaron el concepto de un cielo y un infierno y en la cosmogonía incaica tenían un Dios primordial creador del sol, la luna, las estrellas y la tierra, luego la pobló de plantas, animales y hombres primitivos. Su nombre era Viracocha.
Para las culturas andinas, Wiracocha o Huiracocha era el Dios absoluto.
El mito indica por último que al regresar de varios combates contra sus mismas criaturas que se revelaron, esta deidad se encaminó al mar y desapareció bajo las aguas.

Adaptación bibliográfica y texto: Lic. María Del Mar Novoa Zamora
Imágen: Pinterest.

Comentarios