CONECTATE CON NOSOTROS

Salud

Alentador: Tucumán atraviesa un cambio de tendencia en la cantidad de contagios

Una inflexión que los expertos describen como un “cambio de tendencia” hubo en Tucumán en la última semana, en base a los partes diarios que el Ministerio de Salud da a conocer sobre la cantidad de nuevos casos de pacientes con coronavirus.

Avatar

Publicado

el

Alentador: Tucumán atraviesa un cambio de tendencia en la cantidad de contagios

Esto sería un síntoma esperanzador ya que indica un control de los nùmeros de contagios.

Ministra_Chahla

La ministra de Salud, Rossana Chahla, afirmó que si bien “hemos tenido un aumento de casos a partir del 8 de septiembre, con 400 casos,  hoy tenemos el doble, por lo que “estamos en una meseta en cuanto a la cantidad de casos positivos” y explicó: Hay que controlar para que esa curva siga una meseta y así tener la misma cantidad de pacientes que vemos a diario”.

A raíz de estas estadísticas, Rogelio Cali, director de Epidemiología del Sistema Provincial de Salud, aseguró que “estamos atravesando una inflexión o cambio de tendencia” y esto se refleja en que “pasamos de una curva claramente ascendente y ahora se torció”.

Para Tucumán, que este jueves reportó un total de 970 nuevos casos, el dato no menor, por el contrario “es bueno porque nos está avisando que el tiempo de duplicación de casos es mayor y así se estabiliza el número de necesidad de camas y respiradores”, explica Cali.

uso de barbijo3

La inflexión nos indica que las medidas tomadas están cerca de un límite superior y que estamos cerca del pico de contagios”, aseguró el epidemiólogo y auguró que se espera “la próxima semana la duplicación sea de 16 o 17 días y vaya ampliándose con el correr del tiempo”.

LOS NÚMEROS DE LAS ULTIMAS DOS SEMANAS:

 Los casos de nuevos contagios, fallecimientos y altas se ven reflejados en los siguientes gráficos:

De esta manera,  hasta el momento Tucumán encontró su pico máximo de contagios el 3 octubre con 992 casos.

Mientras que, la mayor cantidad de muertes fue el  29 del septiembre, alcanzando una cifra que llegó a los 40, en una sumatoria que incluía decesos del mes de agosto reportados en esa fecha por el sector privado.

Por otra parte, se destacaron las 1217 altas que recibieron el 2 de octubre quienes estaban internados cursando la enfermedad.

Continuar Leyendo
Publicidad

Salud

La Universidad de Oxford no confía en los datos de la Argentina

Por el momento, nuestro país dejará de formar parte del mapa de testeos de Our World in Data, un sitio web especializado en estadística en tiempo real.

Avatar

Publicado

el

Por

Edouard Mathieu, analista de datos en Our World in Data, un sitio web especializado en estadística en tiempo real con base en la Universidad de Oxford, comunicó -vía Twitter- que Argentina dejará de formar parte de su mapa de testeos porque las cifras no tendrían la calidad suficiente.

«Para asegurar la calidad y confiabilidad de los datos de tests de Covid-19 de @OurWorldinData, hemos decidido eliminar a la Argentina de nuestro conjunto de datos por el momento. Las cifras oficiales recopiladas por el Gobierno no tienen la calidad suficiente para reflejar correctamente el alcance de las pruebas», escribió en el primer tuit de un hilo.

«En particular, ha surgido recientemente que muchas pruebas negativas no estaban siendo registradas en varias provincias, incluidas algunas grandes como Santa Fe y Córdoba. Esto sesga la tasa positiva hacia arriba, hasta un asombroso 75% en la actualidad«, prosiguió el analista.

Y continuó: «El gobierno de Argentina anunció hace unos días que implementaría un nuevo sistema para asegurarse de que todas las pruebas se registran correctamente en todas las provincias. Sin embargo, no está claro si esto también corregirá los datos históricos de forma retrospectiva«.

«Lamentablemente, esto no significa que la situación del Covid-19 no sea mala en Argentina, sí que lo es. Inicialmente le fue un poco mejor que a algunos de sus vecinos (aunque mucho peor que a otros), pero ahora se está ‘poniendo al día’ con el terrible número de muertos en Bolivia, Chile y Brasil».

«Como explicamos en nuestro sitio, las pruebas son nuestra ventana a la pandemia y cómo se está propagando. Esperamos que los datos corregidos para Argentina se publiquen muy pronto, en cuyo caso los incluiremos nuevamente en nuestro conjunto«, finalizó Mathieu.

Los datos que ofrecen las autoridades sanitarias de todo el mundo dependen del número de testeos; de la estrategia para detectar casos; si se analiza también a los asintomáticos; si se contabilizan los contactos estrechos de un infectado aunque su círculo no haya sido testeado; y de la cantidad de personas que acuden al servicio de salud, presenten o no síntomas, entre otros factores.

Estas estadísticas permiten realizar un análisis estimativo del nivel de circulación viral que hay en la sociedad; precisar el grado de positividad sobre testeos realizados y junto con los datos de mortalidad del coronavirus, llegar a conclusiones sobre la efectividad de las medidas sanitarias que llevan a cabo el gobierno nacional y las autoridades provinciales y municipales.

A la hora de trazar las estadísticas, los expertos utilizan medias móviles para acceder a aproximaciones más precisas de la situación epidemiológica, independientemente de los picos y mesetas que muestran las curvas por razones que no están estrictamente vinculadas al comportamiento y al avance de la enfermedad en una región determinada.

Cada vez que se testea a un asintomático mediante los dispositivos de búsqueda activa -como el operativo DetectAR- los pasos a seguir varían según el lugar donde esto se realice. Si el resultado es positivo, el caso debería asentarse en la sección general de la base de datos del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina (SISA). Pero si el resultado es negativo, al no haber ingresado por el carril de los «casos sospechosos», la consignación de esa prueba podría quedar asentada en otra sección del sistema.

De tomarse en cuenta todos (sintomáticos y asintomáticos, hisopados o testeados por saliva, sea cual fuera la vía por la cual hayan ingresado al sistema), se arribaría a una baja en el porcentaje de positividad nacional. / Fuente: Diario la Opinión/

Continuar Leyendo

Salud

La mortalidad por cáncer podría aumentar hasta un 60% en Argentina debido al coronavirus

Son estimaciones del área de epidemiología de la Academia Nacional de Medicina. Lo atribuyen a la baja en los controles por la cuarentena.

Avatar

Publicado

el

Por

La mortalidad por cáncer podría aumentar hasta un 60% en Argentina debido al coronavirus

En el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama –que se celebró este lunes- hay algo que este año no debería pasar por alto: el impacto que la pandemia del coronavirus tendrá sobre la enfermedad.

Cuando se diagnostica a tiempo, en fase 0 o 1, el cáncer de mama es curable en un 99% de los casos. Pero esto se dificultó en los meses de cuarentena, con posibles consecuencias. “Vamos a ver una mortalidad en exceso”, adelantó Felicia Knaul, directora del Instituto para Estudio Avanzado de las Américas, en una conferencia realizada durante el Roche Press Day.

“Vamos a ver muchas más mujeres diagnosticándose en fase 4, cuando no solo es metastásico, sino también en muchos casos está abierta la herida o el tumor”, amplió luego -en diálogo con Clarín– la también presidente de la ONG Tómatelo a Pecho.

En las fases 3 o 4, los tratamientos son mucho más complicados y las tasas de sobreviviencia caen en forma drástica. Solo se curan el 27% de las mujeres, indica Knaul.

La mamografía es clave para detectar el cáncer de mama en forma temprana. Foto DPA.

Esto ya está pasando en los hospitales argentinos. “Estamos viendo mayor porcentaje de (mujeres diagnosticadas en el) estadio 3, que es enfermedad localmente avanzada”, cuenta Valeria Cáceres, jefa de la Unidad Funcional de Tumores Femeninos del Instituto Ángel H. Roffo-UBA.

“Habitualmente el 30% de nuestras pacientes a nivel hospitalario son estadio 3 y hoy por hoy cerca de la mitad de las pacientes que estamos admitiendo están con estadio 3. Justamente porque no consultaron o porque se detectaron el nódulo y tardaron en realizarse los estudios”, sigue Cáceres.

Más allá del cáncer de mama, todo indica que la pandemia del coronavirus traerá graves consecuencias en el diagnóstico y tratamiento de todos los tipos de tumores.

Al respecto, la revista The Lancet describió un posible incremento de entre 7,9% y 9,6% en el número de muertes debido a cáncer de mama, a 5 años del diagnóstico. El mayor incremento se observaría en relación al cáncer colorrectal: entre el 15.3% y el 16.6% de muertes adicionales por la emergencia de la Covid-19. Otros ejemplos son el cáncer de esófago (5.8% – 6.0%) y el cáncer de pulmón (4.8% -5.3%).

El cáncer de próstata es el tercero en mortalidad en hombres argentinos. Foto DPA.

También hay alerta por el cáncer de próstata, que es el tercero en mortalidad en varones en Argentina (tras los de pulmón y colon-recto). Los chequeos anuales en mayores de 50 bajaron más de un 50% por la cuarentena y 1 de cada 3 pacientes interrumpió su tratamiento, advierten la Sociedad Argentina de Urología (SAU) y la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC).

En todos los casos, varios factores explican la falta de atención. El miedo al contagio y las limitaciones para movilizarse hacen que mucha gente postergue su visita al médico. A esto se suman los problemas en la organización de los servicios, abocados a la atención de la Covid-19, que trajeron un incremento en las demoras, con dificultades en el acceso y la cobertura.

La subdirectora ejecutiva del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina, Zulma Ortiz, cita un estudio reciente realizado en la University College de Londres, que estimó un incremento de la mortalidad por cáncer de un 20% a un 30% debido a la emergencia de la Covid-19. “Sabiendo que en Argentina existen serias dificultades con el registro de tumores, estas estimaciones podrían duplicarse”, sostiene Ortiz.

Por miedo al contagio, muchas personas no visitaron al médico. Foto: Luciano Thieberger.

Otro mecanismo para estimar el impacto es referenciar los datos publicados, antes de la pandemia, por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC / OMS). Esperaba que la incidencia total de cáncer en Argentina aumentara de 129.047 nuevos casos en 2018 a unos 190.779 nuevos casos en 2040. Es decir, un incremento del 48% en 20 años.

“Los efectos de la pandemia, cuando menos, van a acelerar estas proyecciones. Este mismo ejercicio trasladado a la mortalidad da cuenta de un aumento del 54% entre 2018 y 2040”, dice Ortiz.

Por su parte, el doctor Darío Niewiadomski, miembro de la Sociedad Argentina de Cancerología, coincide en que la mortalidad por cáncer aumentará debido a la falta de realización de estudios diagnósticos y terapéuticos.

“La cuarentena y la pandemia del COVID-19 tendrá un impacto negativo relevante en los pacientes oncológicos que no se han controlado durante este período, especialmente aquellos con enfermedad avanzada. También (impactará) en la población general que no se ha controlado con los estudios sugeridos según el sexo y edad”, sostiene.

Mientras que Eduardo Cazap, presidente de la Sociedad Latinoamericana de Oncología Médica (SLACOM), estima que en Argentina habrá un número significativo de cánceres detectados en etapas más avanzadas. A esto se agrega la disminución, aunque menor, en el número de cirugías oncológicas y de quimioterapias realizadas.

De prolongarse esta situación -continúa Cazap- al impacto sanitario y económico se le sumará, en la post-pandemia, una sobrecarga de los servicios de salud para asegurar los estudios diagnósticos y los tratamientos correspondientes. Y eso, a su vez, impactará negativamente en el control del cáncer.

Continuar Leyendo

Salud

Covid-19: Argentina superó la barrera del millón de casos confirmados de coronavirus

Virus masivo. A pesar de las medidas de prevención adoptadas, los contagios de coronavirus siguen en alza en todo el país.

Avatar

Publicado

el

Por

  • Ayer se reportaron 12.982 casos nuevos, y el total de infectados llegó a 1.002.662.
  • Somos el quinto país del mundo con más contagios.

Argentina superó ayer la barrera del millón de casos de coronavirus (se reportaron 12.982 positivos nuevos para un total de 1.002.662 infectados desde el inicio de la pandemia) y se posicionó como el quinto país con más contagios en el mundo. El dato no sólo suma preocupación frente al cimbronazo epidemiológico que ahora golpea con fuerza en la mayoría de los grandes conglomerados urbanos, sino porque además alimenta las dudas sobre la efectividad de las acciones para contener un drama sin fin, al menos, hasta que aparezca la vacuna.

El guarismo oficial parece además ser una acotada referencia sobre cómo avanza el Covid-19, porque las estadísticas indican que el nivel de testeos aún es bajo: en promedio, se controlaron poco más de 52 mil personas por cada millón de habitantes cuando ese número asciende a 86 mil en Colombia o a 312 mil en España, dos de los territorios con niveles de contagios similares a los nuestros. Además, es desconocido el universo de los infectados asintomáticos.

Ese total de casos confirmados desde el pasado 3 de marzo, día en el que se identificó al primer paciente, solamente es superado a nivel global por Rusia, con más de 1,4 millones de contagiados; por Brasil, con más de cinco millones; por India, con más de siete millones; y por los Estados Unidos, que encabeza el ranking global con más de ocho millones.

Este es el estado de situación al cumplirse este martes exactamente siete meses de la cuarentena contra el Covid-19 que estableció el presidente Alberto Fernández y que fue adaptándose a distintas instancias que se definieron según las prioridades sanitarias y también según las necesidades de una economía que profundizó su desplome cuando transitaba ya dos años de recesión.

También parece ser un nuevo llamado de atención frente a una crisis que promete instalar mayores dificultades, a pesar de los esfuerzos para evitar el colapso de un históricamente vapuleado sistema sanitario.

Por lo pronto, el repaso de los datos oficiales señala que, del total de argentinos que transitaron la enfermedad, 26.716 fallecieron, lo que ubica a la Argentina en el puesto 12 de los países con más muertes. Son al alrededor de 580 decesos por millón de habitante, número que nos ubica apenas por debajo de Suecia (582 por millón), país que el presidente Fernández llegó a poner como ejemplo para advertir sobre los riesgos de no implementar restricciones a la circulación.

Aquella comparación hizo que Fernández protagonizara un cruce formal con las autoridades suecas. “Esta es una nueva enfermedad y pasará tiempo antes de que sepamos qué modelos funcionan mejor”, le contestaron con un comunicado de la embajada en Buenos Aires.

La gravedad de la situación actual también la exponen los relevamientos de científicos europeos, que sostienen que la Argentina lidera la nómina de países con mayor número de muertes diarias por millón de habitantes, con alrededor de ocho. Al respecto, el Ministerio de Salud precisó en la víspera que la tasa de letalidad se ubica en el 2,7 por ciento.

Además, en las últimas semanas la tensión se trasladó del AMBA a las principales ciudades del interior del país e incluso a regiones con grandes limitaciones para brindar asistencia a los pacientes de gravedad.

En la cartera sanitaria indicaron que la ocupación de las Unidades de Terapia Intensiva es del 85 por ciento en Río Negro; del 83 en Mendoza; del 80 en Santa Fe; y del 78 en Córdoba. Esas cifras corroboran que los desesperantes episodios de quienes buscan camas de internación comenzaron a ser frecuentes.

“Siguen subiendo los casos y estamos con niveles muy altos”, describió ante la consulta de este diario el especialista en salud pública Edgardo Knopoff. Aclaró que la estrategia en el AMBA arrojó resultados positivos porque “allí no murió nadie por falta de respuesta del sistema sanitario”, pero lamentó que la situación no es la misma en otras zonas del país.

La mayor esperanza apunta ahora a contener la avanzada del coronavirus en el interior del país, pero lo que se sabe hasta ahora sobre el breve período de inmunidad que deja la enfermedad también permite temer la llegada de una prematura segunda ola. “Los contagios no bajaron sino que se mudaron”, resumió Knopoff sobre la situación en el país.

Y por delante, todas las acciones deberán coordinarse con las reaperturas lógicas de un país cuya economía quedó en el fondo. La luz al final del camino que encendieron los avances científicos para dar con la vacuna solamente es una referencia lejana para una pandemia que sigue golpeando con fuerza. El propio ministro de Salud, Ginés González García, reconoció que “la pandemia está teniendo una duración inesperada” y que la cura recién llegará de manera masiva en marzo de 2021.

En el mundo. En todo el planeta, los contagios por coronavirus ya superaron los 40 millones. Actualmente, hay activos más de nueve millones de casos, y ya se recuperaron 30 millones de personas. Las muertes, a nivel global, suman más de 1,1 millones.

“Ranking”. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los países con más casos confirmados son Estados Unidos, India, Brasil, Rusia y Argentina. En Europa, España, Francia, Italia y el Reino Unido son los países más complicados.

Algunos hitos de la enfermedad en el país

Cuarentena. Tras una reunión con los gobernadores, el presidente Alberto Fernández anuncia una cuarentena total por 15 días a partir del 20 de marzo.

Prevención. Con el incremento de los casos, el uso del barbijo se extendió en el país, lo mismo que el distanciamiento social como medida de prevención.

Bicho. Con el incremento de casos en Córdoba, a mediados de junio el gobernador Juan Schiaretti calificó al coronavirus como un “bicho traicionero”.

Impacto. La extensa cuarentena hizo mella en diversos sectores de la economía. Para contrarrestar el impacto, el Gobierno lanzó el IFE y los ATP.

Vacunas. El mundo entero espera que las distintas vacunas que están en desarrollo frenen en los próximos meses el avance de la enfermedad.

Continuar Leyendo