CONECTATE CON NOSOTROS

Curiosidades

Alertan sobre la presencia del “Pata i Cabra” en los bailes carperos

Junto con los carnavales renacen cada año una serie de historias y creencias populares en el Valle de Lerma, muchas de las cuales son tan vívidas que hasta obligan a tomar “recaudos”.

Publicado

el

En La Merced, por ejemplo, aseguran que “los calores que están haciendo por estos días y la llegada del carnaval atraen al Pata i’ Cabra”. Un sinfín de relatos de lugareños dan cuenta que se lo suele ver merodear la ruta 22 (camino que une La Merced con San Agustín), en inmediaciones de las antiguas cavernas de la finca La Cañadita, donde hoy se elaboran exquisitos quesos y yogures.

“Durante este tiempo de carnaval la gente, especialmente las mujeres deben tener especial cuidado cuando vayan a los bailes de no dejarse enredar por algún gaucho extraño y atractivo que no sea del lugar. El Gran Baile de Antaño de La Merced y el de San Agustín, como los de Rosario de Lerma, El Carril y Campo Quijano, lamentablemente, son el escenario perfecto para que el ‘Pata i Cabra’ haga de las suyas”, contó Enrique, un vecino del pueblo.

“Las mujeres deben tener especial cuidado cuando vayan a los bailes de no dejarse enredar por algún gaucho extraño y atractivo que no sea del lugar”, aconsejan los entendidos.

En el campo aseguran que este personaje de la “mitología criolla” aparece en las noches sofocantes y se mezcla con el público en los bailes carperos. En las localidades del Valle de Lerma, no son pocos los vecinos que también advierten su presencia en lugares solitarios durante la madrugada, cuando “los changos y chinas vuelven enharinados y pintados hasta la ñascha después de la parranda”.
En todos los casos lo describen como un gaucho alto y elegante, con sombrero de ala ancha, sonrisa amplia y picaresca, cutis bronceado y que deja ver debajo de su bombacha criolla unas enormes pezuñas de cabra. “Sus piernas son como los cuartos traseros completos del rumiante, cuya leche dio fama a los quesos de Ismael Ortega, en La Isla”, recordó el periodista Luis Borelli.

La versión urbana y rural

Existen dos versiones bien acabadas del ‘Pata i’ Cabra’, una urbana y otra rural. A la del campo se la relaciona con la visita de este personaje, que no es más que el propio mandinga, a las casas de los gauchos desprevenidos. Llega pidiendo comida y agua común o finamente gasificada, con el solo objetivo de engañar a los vecinos, entrar en sus viviendas y llevarse sus almas al mismísimo infierno, donde todo el año es carnaval.

La versión urbana da cuenta de un personaje más moderno y fachero, aggiornado al siglo XXI y de billetera generosa, que asiste por las noches a los boliches bailables en busca de las mujeres más bellas, aunque se dice que en los últimos años ha diversificado sus gustos sexuales.

Después que realiza su conquista en la pista de baile, contornándose como Piquín, lleva a la víctima a un descampado para hacerse de su alma y remitirla al infierno. Solo las castas y puras pueden visualizar a tiempo las patas de cabra de este personaje y son quienes suelen alertar al resto de los mortales sobre su presencia, al grito de “ahí ta”.
En todos los casos, solo la oración aleja y espanta al “Pata i Cabra” hasta la llegada de un nuevo carnaval.

Antecedentes

Hace algunos veranos, un grupo de jóvenes de Cerrillos que disfrutaba de una tarde a puro sol y reggeaton en torno a una pileta de natación, a la vera de la ruta provincial 23 (camino a Rosario de Lerma), entrecruzaron palabras con un gaucho que insistía en acompañarlos y darse un “chapuzón”.
Firmes en su postura, lograron persuadir al extraño de que se retirara del lugar, pero al verlo alejarse de la quinta pudieron observar que lo hacía con un trotecito corto y entrecortado, meneando los glúteos al igual que las cabras sus ancas. Fue entonces que divisaron las peludas extremidades inferiores del sujeto terminadas en pezuñas. “Es el ‘Pata i’ Cabra’”, alertó Santiago Joaquín, uno de los chicos, recordando las descripciones que del personaje había escuchado.

En la zona de la terminal

En 2012, las andanzas del Pata i Cabra llegaron al ámbito judicial. Según testigos, este personaje vestía elegante y se movía con frenesí rockero en uno de los boliches de la zona de la Terminal de Omnibus de la ciudad de Salta, cerca del cementerio de La Santa Cruz.
Una chica que se identificó como Pepa -según los relatos-, empleada de Tribunales, contó en dicha ocasión: ‘Bailaba con destreza y llamaba mucho la atención, porque era buen mozo y llevaba un ritmo rockero. Pero, mientras todo el mundo apreciaba y arengaba sus coreografías alguien gritó ‘miren’, señalando con el índice las peludas extremidades inferiores, terminadas en filosas y puntiagudas pezuñas del admirado danzarín.
Luego comenzaron los gritos ‘es el Pata i’ Cabra‘ y ‘changos‘ y ‘chinas‘ huyeron despavoridos, como almas que se las lleva el diablo.

A tener en cuenta

Entrado enero y hasta mediados de febrero con la llegada del carnaval, relatan los entendidos, el “Pata i’ Cabra” se pone más extrovertido y amigable. Gusta visitar los bailes carperos y recorre los desfiles carnestolendos mezclándose entre la gente en busca de sus víctimas. El escritor salteño Fabio Pérez Paz, autor del Duende Amigo, señala que “hay que evitar caer en las redes engañosas de sus encantos, que invitan a seguir la noche de manera lisonjera pero que, en la mayoría de los casos, tienen un final harto engorroso”.

Bajo ningún motivo hay que repetir – según los conocedores- “soltame carnaval” o “en estos días me posee el diablo”, como lo suele hacer Celeste, una salteña buenamoza fanática de las actividades carnestolendas, quien se expone así a caer en las redes del Pata i Cabra que la puede arrastrar a vivir un corso eterno.

Continuar Leyendo

Curiosidades

¿Fin de un mito? Aseguran que hacer ejercicio no ayuda a adelgazar

Un especialista dijo que compensar el exceso de comida con actividad física no provoca pérdida de peso porque consume pocas grasas y calorías

Publicado

el

Por

Compensar el exceso de comida con actividad física no provoca pérdida de peso, dado que correr o practicar deportes consume muy pocas grasas y calorías del organismo, advirtió el médico Jorge Pujol.

Pujol advirtió que «el cuerpo humano tiene una gran capacidad de reservas que no dependen de la alimentación y son usadas por la actividad física». En ese sentido, añadió, «con una hora de actividad física se puede llegar a gastar como máximo 400 calorías, cuando generalmente un plato de comida tiene 600 calorías y un desayuno común alcanza las 500. No es una compensación tan exacta».

Pujol detalló que «el músculo utiliza una ‘nafta’ muy valiosa llamada ATP (adenosín trifosfato), la cual surge de la glucosa. Cuando corremos o hacemos actividad física, momento en que nuestro corazón late entre 60 y 140 latidos por minuto, hay posibilidades que el músculo utilice esa glucosa con oxígeno y se produzca la metabolización aeróbica, en la que cada molécula de glucosa produce 32 moléculas de ATP. Cuando entrás en actividad anaeróbica (entrenamiento muscular), ya no hay posibilidades que el oxígeno entre al metabolismo, entonces se produce el metabolismo anaeróbico, es decir que cada molécula de glucosa produce siete moléculas de ATP».

«Esta famosa regla del ejercicio aeróbico y anaeróbico permite saber que los anaeróbicos o subaeróbicos son los realmente van a consumir grasa o mayor cantidad de calorías. Por el contrario, en la actividad aeróbica pura, como salir a correr o practicar deportes, el consumo es realmente muy bajo», añadió en su columna en el programa Cambio de Aire, de MDZ Radio,

El especialista indicó que hay que desmitificar al deporte como una herramienta de adelgazamiento, pero aclaró que «el deporte es muy bueno para el entrenamiento cardiovascular, el corazón, los músculos, el hígado e incluso el cerebro». Pero reiteró que «no se debe asociar la actividad deportiva con la obesidad».

«Muchas veces torturamos a los obesos diciéndoles que no bajan de peso porque no hacen gimnasia, y en general ellos son poco activos o amigos de la actividad física. Lo que hay que tratar es de ayudarlos a que comprendan que cada diez elementos para adelgazar, nueve son dieta y uno es actividad física, preocupándose más de qué entra a la boca por lo que se gasta a través de los músculos», sintetizó.

Continuar Leyendo

Curiosidades

Mitad humano, mitad perro: La verdad del hombre que se “transplantó” la cara de un animal en Brasil

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES NO SON APTAs PARA GENTE SENSIBLE.

Publicado

el

Por

Recuerdo cuanto tenía unos 14 o 15 años cuando en Internet empezó a circular las fotos de una persona que se había transplantado, con una pequeña cirugía estética, algunas partes del rostro de un perro. A esa edad, la imagen quedó grabada en mi mente y cuando la volví a ver, es obvio que tenía muchas dudas que responder.

¿Es real lo que ven mis ojos?

Las imágenes son fuertes, primero vez la cabeza de un perro sobre un fondo blanco. La sangre pinta un poco las sábanas blancas.

Un bisturí extirpa las orejas y ojos, dejando la cabeza del animal con los músculos expuestos a la luz. Luego, con un serrucho cortan el hocico del animal. Un instante crudo, asemejado a una pesadilla. 

La cara pulcra de Rodrigo Braga, quien tendrá la cirugía, aparece.

Junto con una aguja para cocer piel humana y un poco de hilo, poco a poco el doctor une las partes del perro con las de Braga.

Casi al finalizar, un tubo de manguera es puesto en la boca de Rodrigo para que respire.

Ya adentro, unen el hocico del perro a Braga. 

Este resultado a muchos nos impactó, pero la verdad detrás de todo podría tranquilizarnos, en parte. 

Primero, Rodrigo Braga es un artistas visual brasileño. El nombre de esta obra es Fantasia de compensação(Fantasía de compensación) y fue realizada en el año 2004. 

La cabeza de Rodrigo que aparece en las fotos no sería la de él, sino que se trataría de una replica exacta en silicona

Sin embargo, el rostro del perro sí es real. El animal fue sacrificado por otros motivos, seguramente relacionados con su salud, y luego la cabeza fue donada a Braga, quien la utilizó para hacer su obra plástica.

El resultado final fue este híbrido de perro y persona. Si deseas ver todo el contenido, aquí puedes verlo bajo tu propio riesgo.

Continuar Leyendo

Curiosidades

Encontraron un campo repleto de autos Ferrari abandonados

Fue descubierto en Estados Unidos, donde se pueden apreciar 11 modelos clásicos de la marca en los que el tiempo a la interperie produjo estragos.

Publicado

el

Por

Es común ver campos donde la gente abandona autos viejos o averiados, con modestas y regulares marcas que han encontrado un final a su vida útil. Sin embargo, uno repleto de modelos clásicos de Ferrari como el encontrado en Estados Unidos es sin dudas algo extraño de ver.

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Según la descripción, un Testarossa, una 308 Quattrovalvole, dos 328, tres 348 y un Mondial se pueden apreciar con vegetación abundante entre ellas, debido al paso del tiempo. Además, este último factor hizo estragos en ellos, desbaratando varias de sus funciones y tiñiendolas de polvo y tierra.

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

La historia de como llegaron allí, sin embargo, es triste. Le pertenecían a un abogado, presuntamente tejano por una de las chapas encontradas, que tenía una colección bien resguardada. Sin embargo, cuando una grave enfermedad lo aquejó entre 2011 y 2012, debió pagar para que fuesen cuidadas en un depósito. Cuando la situación empeoró, no pudo seguir costeando esos gastos.

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

En el registro, figura que los autos deberían ser 13, aunque solo se encontraron 11. Además, también se detalla que debería haber dos modelos de Rolls-Royce que sin embargo no se encuentran.

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

La familia ya realizó un trato para poder vender 9 de las Ferrari a un comerciante, para que así puedan ser refaccionadas y vendidas.

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Modelos de Ferrari abandonados en un campo. (Silodrome).

Continuar Leyendo

Tendencias