A pocas horas de saberse qué empresa será la encargada de buscar al submarino un informe deja en evidencia el pésimo estado en el... ARA San Juan: revelaron datos

A pocas horas de saberse qué empresa será la encargada de buscar al submarino un informe deja en evidencia el pésimo estado en el que se encontraba la nave. Filtros de oxígenos insuficientes y escasa comida.

A pocas horas de saberse qué empresa será la encargada de buscar al submarino ARA “San Juan”, detalles reveladores dejan en evidencia el pésimo estado en el que se encontraba la nave a la hora de emprender el último viaje de noviembre del año pasado.

Comida para 34 tripulantes, filtros de oxígeno insuficientes, trajes de escape para pocos y alimentos vencidos. Así zarpó el submarino ARA “San Juan” antes de desaparecer el 15 de noviembre pasado con 44 tripulantes a bordo.

Meses antes de embarcar, el comandante del submarino, Pedro Martín Fernández, realizó una serie de reclamos a la Armada, como la necesidad de incorporar alimentos enlatados para viajes largos, que el pan sea lactal para evitar que se ponga en mal estado o que muchas bebidas y golosinas fueron compradas por los propios tripulantes porque no fueron suministradas.

Por su parte, la abogada querellante Valeria Carrera, concluyó que las raciones de alimentos de emergencia del submarino no eran suficientes. Debían durar siete días para los 44 tripulantes. pero no alcanzaban para todos. Según su relevamiento, el submarino tenía “240 unidades de conserva mixta ración de emergencia en paquete termosellado sabores varios”. La marca era “Sabor de reyes”, y debía durar siete días pero alcanzaba para 34 tripulantes.

Situación similar ocurrió con las 240 unidades de bebida energizante de medio litro, marca Gatorade; dos barras de cereal de dulce de leche por tripulante y dos de chocolate marca “Águila”. Según Carrera, todos los suministros alcanzaban para “tan sólo treinta y cuatro tripulantes, diez menos que la dotación desaparecida”.

La comida fue objeto de crítica de parte de Fernández, quien había recomendado proveer de alimentos que no requieran una cocción con agua hervida, como arroz, fideos o ravioles, ya que “ponen en riesgo la seguridad del personal de la cocina ante la maniobra de la Unidad, por lo que sería conveniente reducir los menús”. Además, había aconsejado que el pollo sea deshuesado para ocupar menos espacio en la heladera, incluir enlatados y “la inclusión de bebidas”. Sin embargo, para esta última navegación las bebidas y algunas golosinas fueron adquiridas por el propio personal.

Comentarios