Sesenta familias que atienden a sus hijos en el Hospital de Niños Garrahan denuncian que se ven obligados a interrumpir los tratamientos porque el... Peligran los tratamientos y rehabilitaciones de chicos del interior por una medida del Gobierno

Sesenta familias que atienden a sus hijos en el Hospital de Niños Garrahan denuncian que se ven obligados a interrumpir los tratamientos porque el Gobierno dejó de pagar los hoteles donde se alojan.

Los tratamientos y rehabilitaciones de chicos del Interior que se encuentran internados en el Hospital de Niños Garrahan están en peligro. Según denunciaron 60 familias, cuyos hijos padecen diferentes enfermedades graves, el Gobierno dejó de pagar los hoteles donde se alojan.

Desde octubre de 2017 el Ministerio de Desarrollo Social ya nos venía advirtiendo que nos íbamos a tener que arreglar porque ellos no se pueden hacer más cargo”, informó Natalia Ossio, mamá de Mateo, de 10 años, que nació con hidrocefalia y desde los dos días de vida lleva válvulas; ahora aguarda una cirugía de reconstrucción de columna, en un video que se viralizó en las últimas horas. “Tenemos los materiales pero no hay cama en terapia intensiva”, contó.

 

“Desde el Ministerio le pagaban a cada hotel. A algunas familias se les vence mañana, otras ya no tienen lugar desde el viernes pasado, y como tampoco tienen recursos para quedarse, se encuentran en la terrible situación de tener que interrumpir los tratamientos de sus hijos para volver a sus casas”, indicó Natalia, oriunda de San Juan.

La mujer agregó además que “el Gobierno les manda a que pidan ayuda a sus provincia para seguir estando en Capital”. “Sin embargo, hay provincias que directamente se niegan. Hay otras que a algunas familias les dieron unos diez días de hotel pagos, pero cada provincia va respondiendo como puede: no hay nadie que se haga cargo del problema de fondo, son parches”, aseguró Natalia.

 

En el caso de Laura, que acompaña a su hijo Renzo, debía renovar su hospedaje el 10 de mayo, por diez días más, y desde entonces está pagando el hotel por sus propios medios. Pero no sabe cuánto tiempo más podrá afrontarlo.

“No sólo nos quedamos sin lugar donde estar. Hace dos meses también nos quitaron la tarjeta social que usábamos para comprar carne, yogur y otras cosas para los chicos. Yo la iba a renovar y me la daban por 10 o 15 días con 800, 1000 ó 1200 pesos. Pero ya no me la dan más”, manifestó.

Comentarios