CONECTATE CON NOSOTROS

Internacional

Brasil confirmó el primer caso de coronavirus en América Latina

Harán un segundo análisis al paciente de 61 años, quien estuvo en Italia entre el 9 y el 21 de febrero.

Avatar

Publicado

el

Durante las últimas horas de ayer las autoridades sanitarias de Brasil anunciaron que detectaron el primer caso de coronavirus en Latinoamérica, aunque aclararon que realizarán un nuevo análisis para la confirmación definitiva.

Según los detalles brindados, el paciente es un brasileño de 61 años que visitó Lombardía en el Norte de Italia, entre los pasados 9 y 21 de febrero. En ese lugar hasta ayer se registraron once muertes y cerca de 320 infectados por el virus.
Los resultados, que son considerados «preliminares», fueron enviados al Instituto Adolfo Lutz, un instituto de referencia a nivel nacional, para un nuevo análisis.

El paciente presentó algunos síntomas característicos del coronavirus, como fiebre, tos, dolores en la garganta y picazón en la piel, pero se encuentra bien y por el momento no corre riesgos.

Continuar Leyendo
Publicidad

Internacional

Coronavirus: se dispararon los casos en Brasil y ya hay 5717 infectados y 201 muertos

La pandemia de coronavirus COVID-19 avanza vorazmente en Brasil, donde e Gobierno autorizó a que la Fuerza Nacional de Seguridad brinde tareas de apoyo.

Avatar

Publicado

el

Por

El número de casos confirmados de coronavirus COVID-19 en Brasil llegó este martes a 5.717, con 1.138 nuevos infectados en las últimas 24 horas. La cantidad de muertos también aumentó, con un total de 201.

La mayoría de las víctimas fatales por coronavirus COVID-19 se ubican en San Pablo, con 136 muertes. El estado lidera la lista nacional con 2.339 casos confirmados de la enfermedad.

Otros casos de muertes por coronavirus COVID-19 se ubican en los estados de Amazonas (3), Rondônia (1), Alagoas (1), Bahía (2), Ceará (7), Maranhão (1), Pernambuco (6), Piauí (4), Rio Grande do Norte (1), Minas Gerais (2), Río de Janeiro (23), São Paulo (136), Distrito Federal (3), Goiás (1), Mato Grosso do Sul (1), Paraná (3), Río Grande do Sul (4) y Santa Catarina (2). Ahora, todas las regiones brasileñas han confirmado casos de muertes por la pandemia.

Solo los estados de Acre, Amapá, Pará, Roraima, Tocantins, Paraíba, Sergipe, Espírito Santo y Mato Grosso no presentan víctimas fatales muertes confirmadas por la coronavirus COVID-19 en Brasil hasta el momento, pero también registran casos confirmados, al igual que todos los demás estados.

Mientras tanto, el gobierno de Brasil autorizó la actuación de la Fuerza Nacional de Seguridad, un cuerpo de elite integrado por agentes de las Policías de todo el país, para integrarse al combate de la pandemia del coronavirus COVID-19, incluso para acciones coercitivas, según anunció el Ministerio de Justicia.

La medida fue publicada la noche de este lunes en una edición extraordinaria del Diario Oficial de la Unión, el Boletín Oficial de Brasil, después de que la cifra de fallecidos a causa del coronavirus COVID-19 llegó a 159.

Creada en 2004, la Fuerza Nacional de Seguridad está integrada por los mejores agentes de los grupos de elite de la Policía Federal y las Civil y Militarizada de los estados.

El gobierno de Brasil utiliza el grupo en casos de emergencia o calamidad y su más recientes actuaciones fueron el año pasado durante la ola de ataques contra el transporte público y predios en el estado de Ceará, en el combate a los incendios en la Amazonía y en las tierras indígenas de Maranhao donde fueron asesinados líderes comunitarios, precisó la agencia de noticias EFE.

En principio, la actuación de la Fuerza Nacional de Seguridad está autorizada hasta el 28 de mayo, pero se puede extender por más tiempo si las autoridades lo consideran necesario.

Continuar Leyendo

Internacional

España prohibió los velatorios y los entierros con más de tres acompañantes

Trabajadores municipales con equipo de protección llevan el ataúd de una víctima del coronavirus en el cementerio de El Salvador en Vitoria, España (REUTERS/Vincent West)

Avatar

Publicado

el

Por

El Ministerio español de Sanidad prohibió este lunes los velatorios y cultos religiosos fúnebres, además de restringir a un máximo de tres familiares la comitiva en entierros o cremaciones, con el objetivo de limitar los contagios por coronavirus.

El Gobierno español ya anunció la pasada semana que, debido a las elevadas tasas de fallecimientos por la pandemia, habilitaría dos grandes recintos en la periferia de Madrid, la región más afectada, para que sirvieran como morgues.

La medida anunciada hoy prevé que, en el caso de que el fallecido sea un infectado por COVID-19, no se realizarán actos fúnebres privados en domicilios particulares.

Las empresas funerarias, por su parte, tampoco podrán realizar prácticas habituales para el acondicionamiento de los cadáveres ni intervenciones por motivos religiosos que impliquen actividades invasivas hasta la finalización del estado de alarma, que empezó el 15 de marzo.

Las autoridades sanitarias buscan evitar que el virus se propague en los cementerios (REUTERS/Juan Medina)

Las autoridades sanitarias buscan evitar que el virus se propague en los cementerios (REUTERS/Juan Medina)

Asimismo, la participación en comitivas para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de tres familiares o allegados, además del ministro de culto oficiante de la ceremonia. En cualquier caso se deberá respetar la distancia de uno o dos metros entre los asistentes.

El pasado 7 de marzo, en el inicio de la pandemia en España, un funeral celebrado en la ciudad de Vitoria (norte) se convirtió en uno de los mayores focos de propagación del coronavirus en el país, con más de 60 asistentes a esa ceremonia infectados.

Desde entonces las medidas respecto a los funerales se han ido endureciendo.

España registró 812 fallecidos por COVID-19 en las últimas 24 horas y elevó la cifra total de decesos a 7.340, y 6.398 infectados más, lo que supone una cifra total de 85.195. Además, los ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos suman 5.231, según informaron fuentes sanitarias.

El balance diario marca un descenso de fallecimientos con respecto a la víspera, cuando se alcanzó la cifra récord para el país de 838 muertes por el Covid-19.

Madrid es la región más afectada por el coronavirus en España (REUTERS/Sergio Perez)

Madrid es la región más afectada por el coronavirus en España (REUTERS/Sergio Perez)

Con este aumento, España se convirtió en el tercer país con más contagios (85.195), solo por detrás de EEUU (143 mil) e Italia (97 mil), tras superar a China, cuyas autoridades reportan 82 mil casos, aunque la metodología de conteo y la política de testeo es diferente en cada estado.

La cifra de 6.398 contagios puede ser alentadora, ya que marca un nuevo descenso del ritmo diario (a 8,1%), más bajo que el de la víspera (9,1%), que ya había vislumbrado una caída con respecto a los días previos (13, 14, 18 y 23%). Así, es el quinto día consecutivo en que la pandemia avanza con menor velocidad que la jornada anterior.

Con información de EFE

Continuar Leyendo

Internacional

«Llegan tantos féretros que no sabemos ni dónde meterlos»: el drama del coronavirus en una funeraria

En tiempo normal, esta funeraria en París recibe entre 2 a 3 fallecidos por día. Pero con la epidemia del coronavirus, la afluencia es tal que no hay suficientes cámaras frigoríficas y los cuerpos se apilan en las salas de velatorio.

Avatar

Publicado

el

Por

«En este momento tenemos 50 cadáveres. ¡Nos llegan todo el tiempo!», cuenta a la AFP Sabine, empleada en una funeraria en la capital francesa. «¡Llegan tantos féretros que no sabemos ni dónde meterlos!», dice, con la voz quebrada.

Frente al aflujo, esta funeraria que cuenta con 32 frigoríficos no ha tenido más remedio que apiñar los cadáveres en las salas de velatorio. «Nuestros seis salones están llenos», afirma esta mujer, que prefiere no ser identificada.

En Francia, uno de los países más golpeados por el coronavirus, se han confirmado más de 2.600 decesos en hospitales por el COVID-19, aunque los expertos dicen que esta cifra podría ser mayor ya que el balance oficial no toma en cuenta a los fallecidos en residencias de ancianos, muchos de los cuales murieron sin ser sometidos a pruebas.

«No nos dicen la verdad. Muchos llegan y nos dicen que son muertes naturales, que murieron de un infarto o de una insuficiencia respiratorio, y después nos enteramos que posiblemente murieron del COVID-19», afirma esta mujer de 35 años.

«A muchos, creemos que simplemente no les hicieron las pruebas».

«Tenemos miedo al contagio»

En la funeraria en la que trabaja se han extremado las medidas de protección. Las instalaciones se desfinfectan todos los días y los trabajadores se protegen con gafas, batas, guantes y mascarillas, pero a ella y a sus compañeros les preocupa el abastecimiento de material.

«En este momento hay una escasez de mascarillas y los guantes que nos dieron no son los adecuados», dice Sabine. «Tenemos muchísimo miedo al contagio», agrega.

Los féretros de los pacientes que oficialmente murieron del COVID-19 llegan a la funeraria cerrados. A estos no se los puede maquillar, arreglar, ni cambiar de ropa. Son enterrados o cremados con lo que llevaban puestos cuando murieron.

«Lo único que podemos hacer en estos casos es desinfectar los ataúdes y llevarlos a una de nuestras salas», dice esta mujer que admite estar «agotadísima» tanto física como mentalmente.

Los trabajadores de la funeraria han doblado sus turnos. «Trabajamos muchísimo más que antes. Empezamos a las 7H30 de la mañana y trabajamos hasta las 18H30 de la tarde. Dos colegas ya renunciaron, nadie quiere hacer este trabajo«, dice Sabine.

Para limitar los riesgos de contagio, la funeraria ha limitado el número de miembros de familia permitidos en las instalaciones y se ha pedido que se conmemore a los seres queridos en ceremonias breves.

«Todos los días recibimos llamadas de familiares que quieren ver a sus seres queridos, pero con el dolor en el alma les decimos que no pueden verlos, es muy duro», señala la empleada.

«Algunos no tienen a nadie»

Para aliviar el dolor de los familiares, algunas funerarias, como el grupo francés Advitam, ofrecen gratuitamente un servicio de transmisión en video de las ceremonias, un pequeño gesto importante para los dolientes.

Otras, ofrecen la posibilidad de posponer las ceremonia de recuerdo para cuando la crisis por el coronavirus haya terminado.

Algunos féretros permanecen en la funeraria unos pocos días, otros más tiempo. «Hay difuntos, sobre todo ancianos, que llegan y que no tienen a absolutamente a nadie, en ese caso el ayuntamiento se encarga de ellos», explica la empleada.

Los ataúdes son llevados después en furgonetas al cementerio o a crematorios, en función de los deseos de la familia.

Allí, siguiendo las pautas del gobierno, hasta 20 familiares pueden acompañar a sus seres queridos hasta su última morada. (AFP)

Continuar Leyendo