CONECTATE CON NOSOTROS

Salud

Cómo evitar intoxicaciones por monóxido de carbono en invierno

El monóxido de carbono es un tipo de gas venenoso, sin color ni olor, que se produce por la combustión incompleta del carbono. El control de las instalaciones de los artefactos de gas y mantener los ambientes ventilados son las principales medidas para prevenir eventos y muertes por esta causa.

Publicado

el

Presente en materiales tales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gas oil y nafta, su inhalación provoca que se reemplace el oxígeno en el torrente sanguíneo con la consecuente falta de oxígeno, dañando el corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo.

Quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores y las personas que habitan en zonas de gran altitud. Y cabe aclarar que, el principal peligro de este tipo de intoxicación es que en muchos casos la persona no es consciente de los síntomas, los cuales pueden variar de un individuo a otro.

Pese a que las muertes por monóxido de carbono son evitables, según los datos de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación en el último año registrado (2016), el total de muertes en el país por esta causa fue de 149.

Dentro de los síntomas que pueden aparecer por dicha causa son:
• Dolor de cabeza.
• Náuseas o vómitos.
• Mareos, acompañados de cansancio.
• Letargo o confusión.
• Desmayo o pérdida de conocimiento.
• Alteraciones visuales.
• Convulsiones.
• Estado de coma.

En caso de sospecha de estar sufriendo una intoxicación por monóxido se recomienda abrir las ventanas y puertas de la casa para ventilar los ambientes; salir a tomar aire fresco inmediatamente; apagar los artefactos de gas y concurrir con urgencia a al CAPS u hospital más cercano.

Medida de prevención
Para prevenir la intoxicación por monóxido de carbono es indispensable controlar las instalaciones y el buen funcionamiento de artefactos cada invierno así como mantener los ambientes bien ventilados:

• Controlar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los artefactos: calefones, termotanques, estufas a gas, salamandras, hogares a leña, calderas, cocinas, calentadores, faroles, motores de combustión interna en automóviles y motos, braseros.
• Examinar especialmente las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas para asegurarse que están permeables y en buen estado.
• Hacer una verificación de las instalaciones con personal matriculado que pueda identificar y corregir los desperfectos de la fuente generadora de monóxido de carbono.
• Existen distintos signos que muestran que un artefacto no está funcionando bien y vuelve urgente hacer revisar la conexión por un gasista matriculado:
• Comprobar que la llama de estufas y hornallas sea siempre de color azul. Si les anaranjada es señal de mal funcionamiento.
• Lo más notorio en un conducto de gas que no esté bien puesto o mal tapado, es el rastro de una mancha negra en el techo y en la pared (en el recorrido que hace el caño).
• Comprobar que los ambientes tengan ventilación hacia el exterior.
• Ventilar toda la casa una vez al día, aunque haga frío.
• Dejar siempre una puerta o ventana entreabierta, tanto de día como de noche, y aun cuando haga frío.
• Si se encienden brasas o llamas de cualquier tipo, no dormir con éstas encendidas y apagarlas fuera de la casa.
• No usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente.
• No mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor.
• El calefón no debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.
• No encender motores a combustión (grupos electrógenos, motosierra, etc.) en cuartos cerrados, en sótanos o garajes.
• No mantener el motor del auto en funcionamiento cuando el garaje está cerrado. Si su garaje está conectado al resto de su hogar, cierre las puertas.
• No arrojar al fuego plásticos, goma o metales porque desprenden gases y vapor que contaminan el aire.

Continuar Leyendo

Salud

Médicos argentinos separaron a bebés siameses que estaban “fusionados” por la pelvis

Gianluca y Santino nacieron en septiembre y ya se recuperan junto a su familia.

Publicado

el

Por

Dos bebés que nacieron siameses fueron separados con éxito en la Fundación Hospitalaria y se recuperan en excelente estado con su familia. Si bien la operación ocurrió hace alrededor de un mes, el caso se conoció este lunes.

Con solo 17 semanas de gestación de lo que parecía un embarazo “normal”, Evelyn y Jonatan fueron a un control y recibieron el diagnóstico: estaban esperando gemelos, y estaban “fusionados por la pelvis”.

Para tratar este embarazo que ahora era de “alto riesgo”, fueron derivados a la Fundación Hospitalaria, donde hicieron interconsultas con especialistas de varias áreas. A las 22 semanas de gestación, la doctora María Junes (MN 98560) le colocó a Evelyn un “pesario de Arabin” para prevenir un parto prematuro, informó TN.

Gianluca y Santino nacieron el 20 de septiembre, pesaron 1.800 kilos cada uno, y podían respirar por sí solos. Durante sus primeros meses de vida, fueron monitoreados por especialistas y guiados en su crecimiento.

Desde su primer día de vida se les practicó un “ostoma” para derivar su contenido intestinal y se les realizó una resonancia preoperatoria para diseñar la operación de separación.

Nos encontramos con dos bebés unidos por el periné que debían ser divididos disminuyendo al mínimo las posibilidades de complicaciones, con una familia muy contenedora y positiva“, dijo a TN la doctora Carolina Millán (M.N. 110893), coordinadora de cirugía pediátrica de Fundación Hospitalaria.

En el trabajo intervinieron directivos de la Institución, jefes del servicio de cirugía, jefe Médico, cuatro cirujanos pediátricos, dos cirujanos plásticos, tres urólogos, un cardiólogo, tres anestesiólogos y un técnico de anestesia, terapistas, instrumentadoras, jefa de instrumentadas en quirófano, jefe de hemoterapia y laboratorio, enfermeros, médicos legistas, abogados, gerente comercial, auditores médicos, y personal de apoyo de la Fundación.

Los cirujanos practicaron con muñecos para asegurarse de que la operación sería exitosa, y repasaron paso a paso. Los signos vitales de Gianluca y Santino fueron normales en todo momento.

Los bebés estuvieron 10 días internados tras la intervención y ya se recuperan con sus papás, fuera de peligro.

 

 

fuente TN

Continuar Leyendo

Salud

Bromatología alerta sobre productos no aptos para consumo

Se trata de alimentos de dudosa procedencia

Publicado

el

Por

El Ministerio de Salud Pública, a través de la Dirección de Bromatología, sugiere a la población abstenerse de consumir y adquirir los siguientes productos:

Mermelada de ciruela sin sal, RNPA: 21-115454, marca: Flor de Seibo
Mermelada de durazno sin sal, RNPA: 21-111570, marca: Flor de Seibo
Cebollas dulces, expte: 3865-2016, marca: Flor de Seibo; elaborados por Bee Silvia. RNE 21-114291. Domicilio: Santa Juaquina N° 663, Carcaraña, Santa Fe.
Consultas y denuncias

Se solicita que, en caso de ser detectados a la venta, se informe a la Dirección de Bromatología, Pasaje Dorrego 1080, teléfono-fax 424-5617, o vía e-mail: bromatologiatuc@arnetbiz.com.ar

Continuar Leyendo

Salud

Se incrementan las consultas por obesidad infantil

Según la endocrinóloga infantil del hospital Avellaneda, Verónica Felipe Gacioppo, hay bebés de seis meses que ya presentan signos de obesidad. Y afirmó que el uso del celular en niños favorece al incremento de estos casos a causa de la mala alimentación y el sedentarismo.

Publicado

el

Por

La obesidad infantil es una enfermedad grave. Los niños obesos están por encima del peso normal para su edad y estatura, según la OMS. Contrario a la vieja idea de que ‘un niño gordito, es sinónimo de un niño sano’.

La obesidad infantil suele provocar que los niños comiencen a tener problemas de salud que antes se consideraban exclusivos de los adultos, como diabetes, presión arterial alta y colesterol alto; además de que también puede generar baja autoestima y depresión.

Según una estadística reciente, el 30% de los chicos en edad escolar presenta sobrepeso, y más del 10% es obeso.

“Generalmente el paciente llega a la consulta derivado de un pediatra o de la escuela, pero la familia de ese niño no suele ver el problema porque se desarrolla en un entorno que ya se encuentra afectado por el sobrepeso y la obesidad. Entonces, cuando llegan a la consulta ya es tarde”, dijo la doctora Felipe.

Factores de riesgo
Muchos factores que generalmente funcionan conjuntamente aumentan el riesgo de que tu hijo tenga sobrepeso:

Alimentación: ingesta de alimentos con alto contenido calórico, de azúcares o grasas.
Factores hereditarios: si proviene de una familia de personas con sobrepeso, o si en su entorno siempre hay alimentos disponibles que son ricos en calorías y no se fomenta la actividad física.
Factores psicológicos: el estrés personal, parental y familiar puede aumentar el riesgo de un niño de padecer obesidad.

Complicaciones físicas
Diabetes tipo 2: la obesidad y un estilo de vida sedentario aumentan el riesgo de diabetes tipo 2.
Síndrome metabólico: puede predisponer al niño en riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes u otros problemas de salud.
“Lo fundamental es la prevención, que comienza desde la lactancia materna como principal factor de protector ante esta patología, además de la consulta con el pediatra”, cerró Felipe.

Continuar Leyendo

Tendencias