CONECTATE CON NOSOTROS

Economía

Consultoras estiman que la inflación rondaría entre 3,9% y 5,9% en octubre

A la espera de que el Instituto de Estadísticas y Censos (Indec) difunda los datos del décimo mes del año, consultoras ya hicieron sus pronósticos.

Avatar

Publicado

el

Según expertos y consultores, la inflación del pasado mes de octubre rondaría del 3,9% hasta un 5,9%, dato que hará oficial el próximo jueves el Instituto de Estadísticas y Censos (Indec).

“La inflación de octubre estuvo contenida porque, en el caso de los bienes, muchos aumentos llegaron en la semana pre y post electoral, pero los comercios los trasladaron mayormente a partir de noviembre”, aseguró la economista Victoria Giarrizzo en un informe publicado por Telam.

Giarrizo también afirmó que “noviembre va a ser un mes duro en materia inflacionaria, porque concentra muchas subas en bienes y servicios, aunque el súper cepo y la tranquilidad del dólar podría ser un aliciente para diciembre”.
Por su parte, el director de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram, ubicó la suba de precios al consumidor para octubre en un 4,5% mientras que Abram ve una tendencia ascendente y proyectó que los precios minoristas tendrán una suba en torno del 4,8%.

En el otro extremo, desde la consultora Economía y Regiones, ubicaron el aumento del índice de precios al consumidor para octubre en 5,9%, según precisó el economista Diego Giacomini.

Economía

Deuda: el Gobierno postergó la publicación de la oferta hasta mañana y habrá dos plazos para los acreedores

Se debe a ciertas cláusulas de los bonos emitidos en 2016, durante la presidencia de Macri. Pero el detalle legal no afectará la propuesta económica-financiera destinada a los fondos de inversión para cerrar un acuerdo y evitar juicios en los Tribunales de Manhattan

Avatar

Publicado

el

Por

En instantes, el ministerio de Economía dará a conocer un comunicado informando las condiciones básicas de la oferta a los bonistas que mañana se publicará en el Boletín Oficial. La demora fue explicada en la cercanía de Martín Guzmán debido a una cláusula de los contratos de los bonos 2016 que establece que el plazo de negociación debe tener un máximo de 30 días, y por lo tanto el cierre temprano del diálogo entre el gobierno y los bonistas será el próximo 4 de agosto.

Pero como Alberto Fernández y Guzmán quieren ratificar su “buena fe” en la negociación con los acreedores privados, en la propuesta que se publicará mañana habrá dos fechas de cierre: el 4 de agosto para no violar la norma de los bonos 2016 y una segunda fecha que se extenderá hasta el 31 de agosto, como adelantó Infobae.

De esta manera, el Gobierno ratifica su estrategia negociadora con dos plazos de diálogo con los bonistas. Uno que respeta el indenture 2016 y otro, puesto de forma deliberada, para lograr en el tiempo las adhesiones necesarias para evitar demandas judiciales.

Una conversación telefónica entre Alberto Fernández y Martín Guzmán sirvió ayer para ultimar los detalles de la oferta a los bonistas que finalmente se publicará en el Boletín Oficial con la firma del Presidente, el ministro de Economía y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

La propuesta de reestructuración de 66.000 millones de dólares establece un equilibrio entre las aspiraciones de los fondos de inversión y la decisión política del gobierno de evitar un default. “Es lo que podemos ofrecer. Ni un peso más”, explicó Alberto Fernández en Olivos.

Alberto Fernández y Guzmán ofrecen una iniciativa de reestructuración que aún no tiene los porcentajes de adhesión necesarios entre los acreedores privados para bloquear la posibilidad de una demanda por incumplimiento en los tribunales de Manhattan.

En este sentido, el Presidente y su ministro mantuvieron ayer una conversación telefónica para ajustar la estrategia que permita cumplir con los porcentajes previstos en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC´s) que establecen los bonos emitidos durante las administraciones de Néstor Kirchner y Mauricio Macri.

Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un 75 por ciento de las adhesiones en los bonos Kirchner y un 66 por ciento de adhesiones en los bonos Macri, la reestructuración de la deuda fracasó y Argentina va sin escalas a un nuevo juicio por default.

“Una clave de la negociación es el tiempo”, explica el ministro de Economía a su staff. Y por eso ayer, junto al Presidente, se decidió que el lapso de negociación de la deuda se extenderá del 24 de julio hasta el 31 de agosto.

En Estados Unidos y Europa iniciaron las vacaciones de verano, un circunstancia inevitable que sumada a la crisis de la pandemia complica la negociación con los bonistas que aún dudan de adherir a la propuesta que hoy se publicará en el Boletín Oficial. Si todavía no están los votos para cumplir con las CAC´s, al gobierno no le quedó otra alternativa que extender por seis semanas la ventana de negociación.

En términos financieros, la propuesta oficial se acercó con holgura a las aspiraciones y pretensiones de los acreedores privados. Fue una decisión política que asumió Alberto Fernández para lograr consenso entre los fondos de inversión y avanzar un paso más hacia un programa económico que sea respaldado por los países centrales y los organismos multilaterales de crédito.

Esa meditada decisión presidencial chocó inesperadamente con BlackRock y su poderoso CEO Larry Fink, que tiene acceso ilimitado al Departamento del Tesoro, al Departamento de Estado, al Fondo Monetario Internacional (FMI), a la Unión Europea (UE) y a la Casa Blanca. Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un acuerdo con BlackRock y Fink, la posible reestructuración corre peligro.

El jefe de Estado y su ministro de Economía aún no terminan de entender por qué BlackRock combate la propuesta de Argentina sobre la deuda externa. Asumen que hay un problema de ego con un portfolio manager -que detesta a Guzmán-, pero a continuación añaden que abrieron otras líneas de comunicación con Fink -a través de Andrés Manuel López Obrador y Miguel Galuccio- y que sirvieron de muy poco para encarrilar las conversaciones.

Ante la reticencia de BlackRock, que influye en las acciones de los grupos de acreedores Ad Hoc y Exchange, Alberto Fernández y Guzmán diseñaron un táctica con final incierto: pretenden romper a esos bloques de bonistas, explicar que se puede encontrar un punto de consenso sin “vencedores ni vencidos” y cerrar un deal beneficioso para ambas partes.

Desde esta perspectiva, el jefe de Estado y su ministro de Economía pueden demostrar que acercaron posiciones para lograr un acuerdo de reestructuración. La oferta que se publicará hoy tiene tres cláusulas que favorecen a los aliados de BlackRock y Fink:

1. Reconoce los derechos de los fondos con bonos canjeados en 2005 y 2010.

2. Pagará los intereses devengados hasta el 31 de agosto de 2020, a los bonistas que adhieran a la última oferta que se registrará mañana en la SEC. En la primera oferta oficial, este beneficio económico no estaba previsto.

3. Abonará los cupones desde el 1 de septiembre de 2021, cuando en la oferta original se había establecido el 15 de noviembre de 2023.

La predisposición del gobierno a cerrar un deal con los acreedores privados también implicó cruzar los límites de las recomendaciones del FMI sobre la sostenibilidad de la deuda externa de la Argentina. Kristalina Georgieva, tras dos contactos telefónicos con Alberto Fernández y Guzmán, ordenó la redacción de un informe al staff del FMI que recomendara que el acuerdo con los fondos no debía establecer un Valor Presente Neto (VPN) de los bonos por encima de 49.90 dólares.

El ministro de Economía explicó al jefe de Estado -hace dos semanas- que se debía aumentar el VPN sobre los bonos, si se pretendía llegar a un acuerdo con los acreedores privados para evitar un juicio por default. Alberto Fernández estuvo de acuerdo con la recomendación de Guzmán y, a partir de ese momento, en el Palacio de Hacienda se trabajó en un nuevo Valor Presente Neto (VPN) que permita sumar adhesiones a la propuesta oficial.

Guzmán comentó sobre la decisión de elevar el VPN a las autoridades del FMI, y sin reclamos a la vista, ordenó a su staff que se pusieran a modelizar una nueva ecuación para acercar posiciones con los fondos de inversión. De ese trabajo técnico, ejecutado en los últimos 15 días, se llegó a las siguientes cláusulas que se publicaran hoy en el Boletín Oficial:

1. El Valor Presente Neto (VPN) estará cerca del 53.4 dólares por cada lámina de cien dólares. Y en el caso de los bonos Exchange, superará los 57 dólares por cada lámina de 100 dólares.

2. Se establece el concepto de Minimun Participation: si no se llega al 60 por ciento de las CAC´s no se firma el canje y todo se vuelve a negociar.

3. La quita de capital, que era promedio del 5 por ciento, ahora será de cero para los bonos Exchange y del 3 por ciento para el resto de los títulos soberanos.

La oferta oficial de la Argentina se registrará mañana en la SEC, y habrá un plazo de negociación que se extenderá hasta el 31 de agosto. Alberto Fernández y Guzmán tienen expectativa de cerrar un acuerdo con los acreedores privados. Reconocen que será complicado con los bonos M -se necesita el 66 por ciento de las CAC´s) y muy complicado con los bonos K (establecen el 75 por ciento de las CAC´s).

“Ahora vamos a la cancha. Se acabaron las especulaciones”, opinó el Presidente en Olivos. Y completó: hicimos todo para acordar y evitar el default”.

/Fuente: Infobae/

Continuar Leyendo

Economía

Deuda: Argentina presenta el lunes oferta ante la SEC y extiende plazo al 28 de agosto

La nueva propuesta es de alrededor de u$s53 por lámina de 100. La negociación que vencía el 24 de julio se prorrogará para dar tiempo a los bonistas analizar los detalles

Avatar

Publicado

el

Por

El Gobierno terminó de armar su nueva propuesta para los acreedores externos y se prepara para inscribirla este lunes en la Security and Exchange Commission (SEC, la Comisión de Valores de los Estados Unidos), tal como adelantó Ámbito.

El presidente Alberto Fernández se muestra confiado en que logará una importante adhesión por parte de los bonistas, según consignan fuentes de la Casa Rosada.

Las negociaciones se habían enfriado con dos de los principales grupos acreedores. Ad Hoc, liderado por el fondo de inversión BlackRock, y Exchange, encabezado por Monarch, manifestaron que no tuvieron ningún avance significativo con las autoridades argentinas desde el 17 de junio. En realidad, hace tiempo que el grupo expresaba su rechazo a continuar conversando con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

A raíz de esta tensa relación entre el grupo Black Rock y el titular de Hacienda, intervino en su momento el presidente Alberto Fernández solicitando al presidente de México, Andrés López Obrador que interceda ante Larry Fink, titular de este fondo. Sin embargo, estas gestiones no tuvieron buen resultado.

En los últimos días, el presidente y diferentes interlocutores intervinieron para acercar posiciones, “estamos negociando con Flint”, confió una alta fuente a Ámbito.

También colaboraron en los contactos con el exterior el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

El primer mandatario tomó su decisión tras distintas gestiones que se realizaron para evaluar el ánimo de los acreedores.

A pesar de estas gestiones, en todo momento, el presidente dijo que “yo soy Guzmán y Guzmán es Alberto Fernández”. Las cuestiones técnicas siempre estuvieron en manos del titular del Palacio de Hacienda y la decisión política en Fernández.

La expectativa ahora más favorable se asienta no sólo en la mejora que realizó la Argentina en su ofrecimiento, sino en estas últimas gestiones.

Las autoridades argentinas formalizarán su propuesta de canje de los títulos de la deuda externa a una paridad del orden de los 53 dólares por cada lámina de 100 – para los bonos Exchange alcanzará a 57 dólares – (con una tasa de salida de 10%).

La última versión de la oferta argentina se ubica más de 13 dólares por encima de los 40 que propuso inicialmente el ministro Martín Guzmán en marzo pasado.

El plazo de negociación se prolongará hasta el viernes 28 de agosto y los resultados se anunciarán el lunes 31. Cabe recordar que el anterior plazo establecido vencía el 24 de julio. Sin embargo, se evaluó que este lapso era insuficiente para lograr la aceptación de los bonistas tomando en cuenta que ya comenzaron las vacaciones en el hemisferio boreal.

La mejora en la oferta argentina se logró, según trascendió, mediante una reducción en la quita de capital a un promedio de 3% -los Exchange no tendrán recorte-.

Asimismo, se contempla el reconocimiento de los intereses devengados al 31 de agosto de 2020 para quienes acepten la oferta sin demoras.

Otra novedad es que se pagarán los intereses del cupón en febrero y agosto comenzando este año. La tasa se ubica en torno de 1%.

En el terreno jurídico, se mantendrán los derechos adquiridos de los bonos canjeados en 2005, pero sólo para los tenedores de estos títulos.

Con relación a la presentada en marzo por el ministro Guzmán, la última oferta argentina supone una mejora de 10.000 millones de dólares para los acreedores, se calcula en fuentes oficiales.

La iniciativa recién será conocida por los grupos acreedores cuando se publique en el Boletín Oficial, pero las primeras reacciones que Ámbito pudo recoger en medios cercanos a la negociación es que se trata de una oferta “razonable”.

Con esta mejora para los acreedores, el Gobierno apuesta a lograr la adhesión de los bonistas, particularmente de los inversores que compraron títulos de la deuda argentina en los valores deprimidos que se registraron tras la derrota de Mauricio Macri en las PASO. En ese momento los papeles se derrumbaron hasta valores inferiores a 30 dólares, de donde la nueva oferta argentina supondría elevadas ganancias para estos inversores.

La nueva oferta argentina se encuentra muy cerca de las aspiraciones expresadas por uno de los clubes de acreedores, el Comité de Acreedores de la Argentina (ACC en su sigla en inglés). Este grupo hizo llegar una contrapropuesta del orden de los 54,5 dólares.

Mayores son las diferencias con los otros dos grupos de bonistas, Ad Hoc y Exchange que exigen paridades a partir de los 57 dólares. Dentro de estas agrupaciones, se comenta que el más duro es el fondo Ashmore que tiene gran parte de su tenencia en Global 21.

Las condiciones de emisión de los bonos lanzados en 2016 requieren una adhesión de 66% para activar las Cláusulas de Acción Colectivas (CACs) y la primera impresión en el mercado es que la última oferta argentina “es suficientemente atractiva como para disparar las CACs en la mayoría de las series”.

Pero para los títulos emitidos en 2005 se requiere un piso de 75% de adhesión para realizar el canje, “más difícil, pero no imposible”, según operadores.

Fuente: https://www.ambito.com/economia/deuda/gobierno-presenta-el-lunes-oferta-la-sec-y-extiende-plazo-al-28-agosto-n5114895

Continuar Leyendo

Economía

PLAN REGIONAL DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA UN PROYECTO EN COMÚN A REALIZARSE EN OCHO PROVINCIAS

Avatar

Publicado

el

Por

Crecimiento de la economía, ordenamiento demográfico, desarrollo, inclusión, tecnología,
infraestructura, ciencia, educación, salud, medio ambiente, innovación, y otros, conceptos
todos ellos que interactúan entre sí y se complementan en el abordaje de un plan sustentable.
En este trabajo desarrollaremos una propuesta focalizándonos en ocho provincias
productoras del país. Ellas son: Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán, Salta,
Jujuy, Chaco y Formosa.
En cualquier análisis serio se parte de lo que hay y de lo que falta.
Empecemos entonces por lo que tenemos.
El país cuenta con una industria agrícola pujante en producción, tecnología, competitividad,
solvencia, que requiere muy poco o nada de aporte financiero, orientada a los mercados
domésticos y fundamentalmente a la exportación.
Ha venido creciendo de un piso de treinta millones de toneladas de los años 80 a ciento
cincuenta millones del 2020.-
Haciendo un breve repaso histórico para conocer de dónde venimos y hacia dónde vamos, no
podemos dejar de mencionar que la verdadera segunda revolución agrícola se produce al
incorporar en la siembra local a la soja genéticamente modificada tolerante al glifosato (un
herbicida imprescindible para este tipo de producción) en 1996, expandiendo así el área
pasible de siembra, no solo para soja, sino también para el maíz, (cuyos rindes pasaron de
35 a mas de 80 quintales por hectárea). La consecuencia directa de esta nueva siembra fue el
desplazamiento de áreas ganaderas por cultivos agrícolas dando lugar a la proliferación de
feed lots como nuevas formas de engorde de hacienda vacuna.
El nuevo problema era qué hacíamos con los lotes que necesitaban rotación con ganadería
para mantener estructura y fertilidad.
Sin darnos cuenta se daba nacimiento al nuevo concepto de siembra directa y la necesidad de
aplicar fertilizantes.
En el año 1994 se utilizaron alrededor de 200.000 toneladas de fertilizante mientas que en
2007 llegamos a utilizar 4 millones de toneladas y, con proyecciones de futuro.
Profértil instala en la década del 90, la fábrica de urea más grande del mundo, cuyo proyecto
original era la exportación, no obstante ello, tuvo que destinar toda su producción al mercado
interno.
Aquí una aclaración importante: la urea se obtiene del gas de venteo, es decir que podemos
exportar gas dentro de un grano de maíz o de trigo (convertir la urea en granos es agregarle
valor).
Hoy el campo se abastece en los insumos críticos. La agricultura le agrega valor a la industria,
al acero de la sembradora, al lubricante del motor, al combustible, al polietileno del silo bolsa,
al caucho de los neumáticos de los camiones que transportan la producción, a todas las
herrerías, comercios y talleres de todas las localidades del interior del país.
Sería un error seguir considerando a la producción agropecuaria una actividad primaria.
Argentina posee una gran industria de herbicidas, fertilizantes, semillas y maquinaria
agrícola que el mundo valora por las exportaciones y por el acabado conocimiento del campo
argentino y, el uso que hace de la biotecnología en la obtención de organismos genéticamente
modificados por empresas rosarinas que cotizan en la Bolsa de New York.
La intensificación ganadera, la nueva manera de organizar la agricultura con los contratistas
(que hoy están sembrando en Brasil y Uruguay), los fondos de inversión, la agricultura de
precisión asistida por GPS, los fideicomisos y el gran dinamismo del mercado de alquileres
por sembrar hacen una actividad nacida del ingenio argentino.
Esta industria tiene la particularidad de que el balance de divisas entre montos de exportación
e importación de insumos la relación es de seis a uno, es decir, obtenemos seis veces más
divisas por exportar que por importar.
Es sin duda el sector más dinámico de la economía en la actualidad y, parece que lo seguirá
siendo en el transcurso de las próximas décadas.
Si se implementan soluciones para mejorar la logística y los de costos de fletes, se puede
pensar en hacer crecer la producción hasta alcanzar los trescientos millones de toneladas en
un lapso de diez años, lo cual se correspondería con la curva que se viene cumpliendo desde
hace cuarenta años.
Para que este pronóstico se cumpla hay que superar la barrera del costo de fletes, sobre todo
de las regiones de frontera agraria, que son obviamente las más alejadas de los puertos de
exportación. También habría que ahondar en una logística eficiente que agilice la recepción
de los granos a las plantas de procesamiento y embarque.
Como propuesta de trabajo a esto sugerimos el estudio de dos cuestiones.
Una es la adecuar la ruta 34 que nace en Rosario y termina en Jujuy convirtiéndola en una
autopista o autovía preparada para el tránsito de bi y tri camiones. Esta autopista tendría un
recorrido de 1.500 kilómetros, Rosario -Juuy, a los cuales se le sumarían unos 500 kilómetros
más con un desvío que nacería en ruta 34 a la altura de Añatuya con dirección al Chaco y
Formosa. 2000 kilómetros de recorrido que conectarían Santa Fe, la parte Este de Córdoba,
Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Chaco y Formosa. Las ocho provincias
mencionadas al principio que cuentan con una basta producción agrícola.
La otra cuestión, es adecuar la llegada de la producción a la zona de tratamiento y embarque
mediante, la Ribera del Río Paraná desde Villa Constitución hasta Timbués, donde se
concentran 26 puertos y plantas procesadoras.
La infraestructura actual no perite duplicar la recepción fluida de este tonelaje.
Para ello, hemos acercado en su momento un proyecto logístico que tiene como eje la
implementación de puertos secos, procesamiento, y transporte por medio de granoductos a la
zona de embarque (el cual se visualiza como adjunto al presente en el Anexo I). Las distancias
que deberán recorrer estos granoductos es de entre cinco y quince kilómetros. Lo cual es
tecnológicamente viable.
Consideramos que con la concreción de estas dos iniciativas los costos de fletes, sobre todo
los de media y larga distancia, serán sensiblemente menores, incentivando la producción de
las zonas más alejadas.
Como complemento de ordenamiento demográfico y económico se debería legislar para que,
a lo largo de esta vía de desarrollo territorial de 2000 kilómetros, se estimulen la creación de
parques industriales libres de impuestos en un número aproximado a cien o más.
A la par del crecimiento productivo agrario también lo hace la infraestructura, la industria
relacionada, la tecnología de siembra y cosecha, la biotecnología, los negocios y la economía
en general.
Hay que saber despojarse de ataduras ideológicas que no aportan al desarrollo ni al
crecimiento. Más que conceptos ideológicos creemos que se trata de vinculación geográfica,
del medio donde se desarrolla cada uno y de ahí la formación del concepto. De no ver ni
observar la producción, su traslado, procesamiento y exportación.
En nuestro medio, Rosario, no hay forma de no percibir algunas de estas cuestiones. Para
citar algunas cifras, diremos que dos millones de camiones arriban anualmente a los 26
puertos y plantas de procesamiento en el ámbito del Gran Rosario.
En el futuro, de cumplirse la idea que expresamos, serán cuatro millones de camiones con
algunos puertos más.
No hay contradicción entre campo e industria. Solo existe en el imaginario de personas que
se quedaron con la foto del pasado.
La producción agrícola genera un derrame positivo sobre el resto de la economía.
El campo proporciona y puede proporcionar a futuro el despegue de todas las demás
actividades industriales y tecnológicas, incluidas las científicas.
Argentina produce 8 veces más alimentos primarios de lo que requiere para el consumo
interno, tomando en cuenta estos números, esta es una gran oportunidad en el contexto global
en cuanto a la demanda de alimentos, que aumentará no menos de un 70% en los próximos
40 años, con grandes cambios de dieta, donde el consumo de carnes mundial crecerá de 32
Kg. de carne anual per cápita a 52 Kg. de carne anual per cápita para el 2050. Ese cambio de
estructura dietaria a futuro deja a la Argentina frente a una oportunidad única de transformar
sus exportaciones primarias de grano o commodities en exportaciones de carne y alimentos
de consumo humano directo.
Acertadas son las afirmaciones del Ministro Guzmán, en cuanto declara que: “Que no haya
crisis recurrentes de balanza de pago. Para eso tienen que crecer las exportaciones. Es
una cuestión prácticamente aritmética la necesidad de que las exportaciones crezcan. No
es que las exportaciones tienen que crecer para liderar el crecimiento, sino que sin
crecimiento de las exportaciones no hay sendero de crecimiento que se pueda sostener”
“No hemos logrado definir cuál es nuestro esquema productivo”.
“Venimos cambiando la tendencia de forma recursiva.”
Bueno, nos hacemos cargo y, además, proponemos cambiar esa realidad a partir de lo que
hacemos bien, “producción agraria” fundamentalmente, sin desconocer que hay otros
segmentos que también se desarrollaron de forma óptima, pero sin alcanzar la dimensión de
aquella. Crecer cualitativamente y también en aumento de la producción es la idea, hasta
alcanzar saldos exportables que nos permitan sustentar el andamiaje de reconversión
demográfica, tecnológica, educativa, del conocimiento, de infraestructura de comunicaciones
e innovación, entre otros.
Tener la capacidad de integrar las variables económicas, productivas, tecnológicas y sociales,
es la condición que deben saber gestionar las clases dirigentes, en algunos tiempos históricos,
para alcanzar la dimensión de estadistas.
A este sector dinámico se suman una industria intermedia clásica, la energética, la minería,
la pesca, ganadería, etc., y otras nacientes como la ingeniería biológica, la tecnología del
conocimiento, la informática, la espacial con la construcción de satélites, etc.
Ahora bien, hasta aquí hemos dado cuenta de las cualidades y condiciones favorables que el
país posee, por lo tanto, nos resta hacer un análisis de las falencias para poder desarrollar el
proyecto que proponemos.
Podríamos empezar diciendo que carecemos de una moneda fuerte que proporcione soberanía
monetaria. Hemos presentado una propuesta de soberanía monetaria con la creación de una
moneda fuerte con valor intrínseco y extrínseco (que podrá verse adjunto como Anexo II).
También hace falta un Mercado de capitales fuerte, acompañado de una reforma tributaria y
judicial, que se ajusten a los tiempos modernos y tecnológicos que se viven.
Es clave el mejoramiento en infraestructura de comunicaciones y, el desarrollo científico
tecnológico.
Reconversión demográfica;
Hay que comenzar a revertir la tendencia que viene de hace más de cien años de migración
interna hacia los grandes centros urbanos e impulsar la expansión demográfica hacia el
interior de modo sustentable y armonioso. Por eso proponemos la creación de 100 o más
parques industriales libres de impuestos a lo largo de ésta renovada vía de comunicación que
atraviesa ocho provincias.
Estimamos que pueden concentrar entre directamente relacionados, indirectos, servicios,
familias, etc., aproximadamente un millón de personas.
Descongestionar los hacinamientos urbanos es una tarea urgente. Hacerlo inteligentemente
es una obligación.
Los parques industriales libres de impuestos a lo largo de la ruta 34 y su anexo a Chaco y
Formosa, irán generando una estructura productiva diversificada en zonas donde la
producción es básicamente agropecuaria, dejando como mejora adicional la integración
territorial de una vasta región del país.
Según Guzmán: “llevar adelante políticas productivas, que el Estado tenga un rol
importante en generar una economía de mercado con un componente social, una
economía de mercado que esté al servicio de la gente, que de al sector privado la posibilidad
de crecer sobre la base de cinco objetivos, inclusión, dinamismo, estabilidad, federalismo
y soberanía”.
Logística,
Reestructuración integral de la logística agraria como modo de dar certeza a los productores
de contar con condiciones de relativa rentabilidad por disminución de costos de fletes, no por
reducción de ingresos del sector de transporte ni de sus trabajadores, sino por la mejora de la
infraestructura logística, fundada en la construcción de una autopista o autovía y la
construcción de puertos secos con conexión de granoductos a zona de embarque.
Nuevamente citando a Guzman: “Hay que apuntar a una estructura productiva que genere
al mismo tiempo trabajo en todos los sectores de nuestra estructura demográfica,
crecimiento de la productividad, más dinamismo y crecimiento de las exportaciones
compatible con el crecimiento de la actividad económica.”
Hace cinco años presentamos un pre-proyecto sobre granoductos al gobierno de la provincia
de Santa Fe. El Consejo Federal de Inversiones estaba interesado en este tipo de soluciones
logísticas, no obstante, las autoridades de la provincia decidieron optar por otras propuestas.
Sintetizando, la propuesta tiene varios estamentos a los cuales hemos respondido con posibles
soluciones.
Financiamiento, (ensayo disponible)
Proyecto de soberanía monetaria, creación de una moneda fuerte con parte de valor intrínseco
y extrínseco, direccionada fundamentalmente a la financiación de proyectos de
infraestructura como el presente.
Sobre esto queremos extendernos con algunas consideraciones:
La formación de un activo puede darse por el ahorro, la inversión y el crédito o la confianza.
El ahorro interno es un bien preciado que no alcanza a nuestras necesidades de inversión.
La inversión o el crédito externo no parecen posible en el horizonte cercano.
La generación de confianza es una bala de plata que debemos cuidar. Para incentivarla
proponemos que la emisión de esos activos, una moneda fuerte, tenga una parte de valor
intrínseco y la otra parte formada por una canasta de monedas. Este activo tiene que servir
de moneda transable, valor de reserva, ahorro, pago de impuestos, formación de mercado de
capitales, financiamiento de proyectos de infraestructura.
Ahora bien, si generamos confianza y nos hacemos del activo, éste no puede quedar librado
a la libre disposición de voluntades. Hay que direccionarlo de forma tal que la transformación
quede dentro de un sistema asilado.
Para hacernos comprender tomaremos ejemplos de nuestra amiga la ciencia física.
Primer principio de la termodinámica, todo se transforma, nada se pierde o se crea.
Segundo principio de la termodinámica, la entropía. Para definirla podemos decir que es una
magnitud física de equilibrio. Un sistema altamente distribuido al azar tiene alta entropía. Lo
más probable que si juntamos dos trozos de metal uno caliente y el otro frío, el calor se
trasmite del caliente al frío hasta llegar a un estado de equilibrio.
Si nos atenemos al primer principio, cuando generamos el activo y lo transformamos en obras
de infraestructuras o cualquier bien consolidado dentro de un sistema cerrado, este activo no
se pierde, queda con igual valor convertido en otra cosa de bien común.
En el segundo, cuando generemos un activo y lo distribuimos al azar, aumentamos las
posibilidades de que se genere alta entropía y se evada de nuestro sistema cerrado. Por
ejemplo, los préstamos y créditos tomados en el gobierno anterior no podemos determinar
adonde fueron y donde están. Si fueran ejemplos astrofísicos podríamos decir que fueron
chupados por un agujero negro.
Así tenemos que nuestra propuesta de generar activos basados en la confianza también
conlleva la obligación de cuidarlos de forma extrema para que no desaparezcan. Una forma
de cuidarlos es invertir en obras de infraestructura necesarias y multiplicadoras de riquezas.
Logística,
Pre-proyecto de granoductos (disponible)
Presentación de la idea de que la ruta 34 se convierta en autopista o auto-vía con capacidad
para el tránsito de bi y tri camiones.
Bi-trenes y Tri-tenes
Camiones diseñados para trasportar cargas remotas. Es un chasis de camión que arrastra
remolques de cargas, dos o más. En ocasiones llegan hasta un kilómetro de largo.
La incorporación de bitrenes es un reclamo histórico del sector productivo, estas unidades
poseen una potencialidad en la reducción de costos de entre un 25% y un 35% según
distancias. El adicional de carga neta que puede llevar un bitren respecto de un vehículo
convencional puede ir como máximo entre un 40% más (configuración de 20.50 m y 60tn) y
un 70 – 75% más (configuración de 30.25 m y 75tn).
En Australia y otros países están utilizándose desde muchos años. En nuestro país se fabrican
en la provincia de San Luis y ya existen algunos corredores viales nacionales habilitados.
Referencias de fletes de granos y oleaginosas en relación de precio y porcentaje con cada
producto.
Precios estimados al 29/06/2020
Fletes: 100 klm $ 710 tns
800 klm $ 3.576 tns
1.500 klm $ 6.400 tns
Precios pizarra Rosario al 29/06/2020
Soja $ 15.340
Trigo $ 12.980
Maiz $ 8.700
Girasol $ 17.600
Sorgo $ 10.180
Incidencia del porcentaje del flete en el precio de pizarra
100 klm 800 klm 1.500 klm
Soja 4.6 % 23.3 % 41 %
Trigo 5,5 % 27.5 % 49 %
Maíz 8.1 % 41.1 % 73 %
Girasol 4. % 20. % 36 %
Sorgo 7. % 35. % 62 %
Con la utilización de bi-trenes o tri-trenes se apunta, al menos, a reducir al 50% promedio el
porcentaje de la incidencia del flete en largas distancias.
La incidencia del flete en media y larga distancia atenta contra la producción a escala en
zonas alejadas. Reducir al 50% el costo de fletes es un estímulo efectivo.
Con los actuales costos de fletes existe de hecho una inequidad productiva. Hay que trabajar
para restaurar las igualdades de oportunidades entre los productores de las zonas más alejadas
y los de las zonas más cercanas, profundizando el federalismo, apoyándonos en la economía
real.
Consideramos que esta propuesta es fundamentalmente integradora, abarcando todos los
aspectos posibles.
Ricardo Bianchi
Dra. Costanza Bianchi

Continuar Leyendo