La noche era calma y brillante, más yo no podía conciliar el sueño. Yo era un mozalbete, por entonces, y había quedado al cuidado... La Luna y la Muerte

La noche era calma y brillante, más yo no podía conciliar el sueño. Yo era un mozalbete, por entonces, y había quedado al cuidado de mis 4 hermanos menores.
Como hacía mucho calor, saqué un viejo catre y me dispuse a dormir al aire libre en el patio de tierra, cerca de la morera turca, donde dormían las gallinas.
Mis padres habían partido a acompañar a Don Diego Baraza, que agonizaba aquella noche de Plenilunio, de noviembre del ’44. Evoqué al vecino moribundo y lo recordé cuando recorría su finca en compañía de su inseparable perro Sultán. Al igual que mis padres, procedía del pueblo de Carbonera, en la Provincia Andaluza de Almería. Don Diego era el más afortunado de los colonos, ya que su posición económica era desahogada. Pero el destino, que es el que tiene la última palabra, había decidido otra cosa, y nuestro amigo se moría aquella noche de luna llena.
Finalmente me quedé dormido, cuando una ráfaga de viento me despertó violentamente.  Sultán, el perro de Don Diego aullaba triste y solitario, allá abajo. Las gallinas se alborotaron en la morera turca, y al unísono, comenzaron a cantar. Era un canto funestamente bello, extraño, insólito.
Aquella demoníaca liturgia del viento, el llanto lastimero del Sultán, y el canto coral de las gallinas, continuó por unos segundos más, y de repente, todo se calló. Miré el reloj: eran las 4 y media de la mañana.
Ya casi al despuntar el día, el sueño me venció y con el sol alto, me despertaron unas voces. Eran mis padres que venían de casa de los Baraza. Don Diego había fallecido a la madrugada.
Recordé el llanto de Sultán y el canto de las gallinas y lo comprendí todo. Aquella noche, tras hacer la posta en la casa de los Baraza, cabalgando aquel fatídico viento que soplaba hacia el norte, por allí, por el patio de mi casa, había pasado la muerte……

Relato de mi abuelo José Zamora
Adaptación: Lic María Del Mar Novoa Zamora
Imágen: Pinterest

Comentarios