El jugador anunció su despedida del Santo luego del partido contra Newell’s. “Tucumán ha sido una provincia respetuosa conmigo”, declaró.  Adrián Arregui acaba de volver de... Arregui jugará el viernes su último partido con la casaca de San Martín

El jugador anunció su despedida del Santo luego del partido contra Newell’s. “Tucumán ha sido una provincia respetuosa conmigo”, declaró.

 Adrián Arregui acaba de volver de Los Ralos. Fue a visitar a una familia que llegó a Tucumán desde Berazategui, como él y sus orígenes. Acompañado por el amigo Julián Vitale, Arreguifue invitado a almorzar y ahí está, un par de días después del clásico, pensando en todo lo que deja en cada hincha de San Martín. Porque Arregui ya comienza a despedirse de San Martín. Su carrera está encaminada para que continúe en el AEK de Atenas: tierra de gladiadores, luchas y hazañas acordes a su imagen dentro de un campo de juego.

Es la despedida que empezó a formalizarse justamente después del épico clásico ganado en la noche del Monumental, en un clima inolvidable con un final glorioso para también hacerle un lugar en las valijas. Fue un clásico que todavía retumba en El León de Ciudadela, como lo definieron los hinchas. Un clásico que revela en detalle cómo lo vivió: “Supimos que lo ganábamos cuando Lucho descontó. Estaba seguro. Durante el entretiempo el técnico nos dijo: ‘Muchachos, tienen que entender: están siendo superiores, ellos no’. Y ni aún el segundo gol de ellos nos hizo dejar de creer que la forma de ganarlo era esa. Fuimos dignos en el juego”.

Una de las imágenes que también se llevará a Europa es el final del partido y el episodio con el Pulga Rodríguez, empujándole el carrito con él arriba: “No sé muy bien qué pasaba. En líneas generales no le prestamos mucha atención a lo que dijeron ellos y a lo que hicieron ellos. El del carrito me quería sacar por detrás del arco y le dije: ‘Me van a cagar a hielazos’. Salgamos por el costado’. Ahí apareció y quiso manotear el volante. No pasó a mayores. Después nos dimos la mano y quedó todo ahí”.

 

El triunfo de San Martín a Atlético, jura Arregui, fue cobrando dimensión con el correr de los días: “Uno va dándose cuenta de lo que ha pasado cuando habla con la gente del club. Hemos recibido mucho afecto. Y eso es lo que me llevo de Tucumán: ha sido una provincia respetuosa conmigo, muy bondadosa, muy humilde. Saben cómo me he desempeñado en lo personal”. Y de cara a su futuro en Atenas, agrega: “Me voy a Buenos Aires y quiero creer que no vuelvo a Tucumán después del partido con Newell’s. Será el último. Es una oferta que le hace bien a San Martín (tenía la opción de compra) y a Temperley (dueño del pase). Es una oportunidad linda que se me da y uno de los sueños que es jugar en el fútbol de Europa”.

 

Ante tal escenario que lógicamente golpea a los hinchas de San Martín, Adrián Arregui les deja un mensaje a través del diálogo con el tucumano“Gracias por el respeto de siempre, por haberme hecho sentir cómodo. Me siento muy agradecido”. Y a horas del último choque contra Newell’s en Ciudadela el viernes a las 21.30, Arregui anticipa la despedida, sin guardarse nada como en cada partido que ha jugado con la 13 en San Martín: “Claro que voy a jugar el viernes. Ojalá que podamos ganar el último partido de un año cargado. Eso sí, antes de irme, al presidente Roberto Sagra le dí mi palabra: me gustaría volver. Algún día me gustaría volver”. 

 

Fuente: El Tucumano

Comentarios