CONECTATE CON NOSOTROS

Argentina

Derribar el mito de los «planeros»: ¿de qué viven los pobres?

Lejos de la difundida idea de que muchos de los pobres prefieren no trabajar y vivir de planes sociales, la evidencia muestra que siete de cada diez pesos que reciben los hogares pobres son el producto de su trabajo y que solo uno de cada diez pesos proviene de AUH, planes de empleo, becas y similares.

Avatar

Publicado

el

Buena parte de la población está convencida de que los más humildes viven, en su mayoría, de “planes”. Y de que esa es la causa por la cual “los que trabajan” se ven “asfixiados por los impuestos”, que se usan para “mantener vagos”. Veamos si, efectivamente, los pobres son pobres porque no se esfuerzan y prefieren vivir de planes…

La Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC deja en evidencia que, lejos de eso, la gran mayoría de los ingresos de los hogares pobres procede del mercado de trabajo. De hecho, la proporción de los ingresos provenientes del trabajo en los hogares pobres es similar a la de los hogares no pobres. En contrapartida, las transferencias monetarias directas dirigidas a la población vulnerable (planes de empleo y capacitación, AUH, becas escolares y similares, tanto del estado nacional como de las provincias y municipios) son apenas un complemento.

Tomando el último año para el que disponemos de las bases de datos (del segundo trimestre de 2018 al primero de 2019, periodo en el que la tasa de pobreza promedió 31,7%), analicemos cómo se componen los ingresos de los pobres (indigentes y no indigentes) y de los no pobres (en estratos, según la cantidad de canastas de pobreza que representan sus ingresos). Vale recordar que, a valores de septiembre, un hogar tipo del GBA (el monto varía de acuerdo con la composición del hogar y a la región donde reside) necesitó alrededor de $35 mil para no ser pobre y en torno a $14 mil para no ser indigente.

En los hogares pobres, el 70,5% de los ingresos totales provienen de ocupaciones laborales (sin incluir los planes de empleo), valor que resulta apenas inferior al del promedio de los hogares no pobres (73,0%).

Sin embargo, mientras que en los hogares pobres casi la mitad de los ingresos laborales provienen de ocupaciones informales (48%), en los hogares no pobres los ingresos de ocupaciones formales representan el 84% de los ingresos laborales. Dentro de los pobres, la participación de los ingresos laborales es más baja entre los indigentes, entre quienes además es mucho mayor el peso de las ocupaciones informales en la masa de ingresos laborales. En los no pobres, la mayor participación de los ingresos laborales se observa entre los sectores vulnerables (es decir, aquellos cuyos ingresos familiares se ubican apenas por encima de la línea de la pobreza), y el peso de las ocupaciones formales en el total del ingreso laboral se incrementa a medida que más arriba de la pirámide se ubica el hogar.

En contrapartida, los ingresos por transferencias directas no contributivas dirigidas a población vulnerable como la AUH, los planes de empleo (con contraprestación laboral) y de capacitación, las becas escolares, etc. representan solo el 9,3% de los ingresos de los hogares pobres: del total de estos ingresos, el 84% corresponden al ítem “ayuda social” donde el mayor aporte proviene de la AUH, el 12% a planes de empleo y el 4% a becas.

De esta manera, por cada ocho pesos de ingreso que los hogares pobres reciben por su trabajo, nos encontramos con apenas un peso proveniente de este tipo de transferencias.

Desde otro ángulo, mientras que el 85% de los pobres forman parte de hogares donde al menos uno de sus integrantes tiene ingresos laborales (valor casi idéntico al de los no pobres, 86%), apenas el 0,5% de los pobres integra hogares en el que todo el ingreso proviene de planes, AUH y similares.

En el caso de la población en hogares indigentes, la participación de estas transferencias en el total de la masa de ingresos alcanza al 25,2%, mientras que entre los pobres no indigentes cae al 7,9%. El peso relativo que los ingresos por estas transferencias tienen entre los indigentes no implica que sean sumas cuantiosas, sino, simplemente, a que sus ingresos originados en otras fuentes son exiguos: cada persona que integra hogares indigentes, en promedio y a precios de septiembre, recibe unos $550 mensuales por medio de estas transferencias, frente a los $3.600 que necesitaría para no ser indigente y a los cerca de $9.000 que requeriría para no ser pobre.

Cabe señalar que estas transferencias tienen distintos orígenes y objetivos. A diferencia del periodo transcurrido entre fines de los noventa y los primeros años del siglo, cuando la estrella eran los “planes de empleo”, actualmente la transferencia social directa cuantitativamente más importante es la AUH que está lejos de ser “un plan manejado por punteros”: constituyó una de las medidas de equiparación de derechos más importantes de las últimas décadas (los hijos de los trabajadores formales reciben ingresos por sus hijos por la vía de las asignaciones familiares o por la de deducción de ganancias) y, junto a las moratorias previsionales, fueron fundamentales para garantizar un piso mínimo de protección social que alcanza a casi todos los niños, niñas y adolescentes y adultos mayores de nuestro país.

Por otro lado, en los hogares pobres los ingresos por jubilación o pensión ocupan el segundo lugar luego de los ingresos laborales, al igual que entre los no pobres. Pero mientras representan 15,2% del total de ingresos en hogares pobres, en el resto representan una proporción mayor, especialmente en los sectores acomodados (23,8%), donde también tienen un peso destacado los ingresos por rentas y alquileres (3,4%). Los ingresos monetarios por cuota alimentaria o ayuda de otros hogares están presente en todos los segmentos, pero en mayor medida en los hogares pobres, especialmente entre aquellos que se encuentran en la indigencia (5,6%).

Para el periodo analizado, los ingresos de los hogares pobres representaron, en promedio, el 62% de lo que hubieran requerido para alcanzar el umbral de la línea de la pobreza. Esto significa que tuvieron los recursos necesarios para afrontar solo 18 días y medio de los 30 días del mes: 13 días con ingresos provenientes del trabajo, apenas algo más de un día y medio con los ingresos por AUH, planes de empleo, etc., y los otros cuatro días con ingresos de otras fuentes no laborales, especialmente jubilaciones y pensiones.

Si los ingresos no alcanzan, ¿cómo (sobre)viven los pobres?

Al contemplar solo los ingresos monetarios, la medición de pobreza no toma en cuenta otros recursos a los que pueden echar mano los hogares para satisfacer sus necesidades ante la carencia de ingresos corrientes, como recibir ayuda en especies (alimentos sin cocinar o en comedores, ropa, etc.), descapitalizarse (gastar ahorros, vender pertenencias) o endeudarse (con otros hogares o bien con bancos o financieras).

No obstante, la EPH también nos aporta información sobre estas otras estrategias a las que recurren los hogares (en los tres meses previos). Si bien de manera menos precisa que la indagación exhaustiva por los ingresos, estos datos ofrecen pistas interesantes.

El 13% de las personas pobres integra hogares que declaran haber recibido mercadería (alimentos, ropas, etc.) de parte de instituciones estatales y no estatales o, en medida algo mayor, de parte de otros hogares, y esto adquiere especial relevancia entre los indigentes (17,8%). Sin embargo, esto no es privativo de los pobres: lo mismo se registra para el 5% de las personas no pobres, especialmente para los segmentos vulnerables y medios bajos.

Por otra parte, casi una tercera parte de los pobres se endeuda para solventar sus gastos, con bancos o financieras, pero especialmente con otras familias (una cuarta parte de la población indigente recibió préstamos de otros hogares). Entre los no pobres los préstamos recibidos de otros hogares decrecen a medida que aumenta el nivel de ingreso, pero esto no ocurre con los préstamos de bancos y financieras (sin incluir aquí las compras con tarjetas de crédito), que se mantiene en torno al 15% en todos los segmentos.

Finalmente, otras de las estrategias se vinculan a la descapitalización. El uso de ahorros para solventar gastos alcanza al 30% de todos los segmentos de hogares, lo que, al igual que el endeudamiento con bancos y financieras, puede ocultar fenómenos disímiles: mientras que para algunos es una acción obligada para la satisfacción de necesidades básicas, para otros el uso de ahorros bien podría destinarse al consumo de ciertos bienes (electrodomésticos, por ejemplo) o servicios (paseos, vacaciones) no esenciales, o bien para mantener un cierto nivel de vida en coyunturas en las que se contrae el poder adquisitivo. En cambio, la descapitalización por la vía de la venta de pertenencias sí muestra una mayor preponderancia entre los más desfavorecidos: la población en hogares pobres que recurrió a esta estrategia en los tres meses anteriores (12,5%) duplica a lo observado en la población de hogares no pobres (6,7%), y si se comparan los segmentos extremos, la venta de pertenencias resulta casi cinco veces más usual entre los indigentes que entre los sectores acomodados.

Cabe señalar que, tanto recibir mercaderías como préstamos de parte de otros hogares, constituyen un indicio de la importancia que tienen las redes de relaciones interpersonales en las estrategias de mitigación de la carestía de recursos corrientes por parte de los sectores más vulnerables. Pero, al igual que con la venta de pertenencias, se trata de estrategias que muy probablemente encuentren complicada su permanencia o eficacia en el tiempo cuando una crisis se amplifica y es duradera.

¿Qué pasaría si no existieran las transferencias sociales directas?

Si se decidiese eliminar todos los ingresos que los hogares reciben en concepto de AUH, planes de empleo, etc., la tasa de indigencia aumentaría entre 2,5 y 3 puntos porcentuales, en tanto que la de pobreza total subiría alrededor de un punto y medio. Esto muestra que las transferencias sociales directas tienen mayor eficacia para garantizar un pequeño ingreso estable a los indigentes y para evitar que una porción de los pobres no indigentes caigan en la indigencia, que para reducir la pobreza.

Para ponerlo en perspectiva, si bien un punto porcentual y medio equivale a casi 700 mil personas (extrapolando los datos de las grandes ciudades, que es lo que cubre la EPH, a todo el país), esta magnitud representa apenas una sexta parte del crecimiento experimentado por la tasa de pobreza entre la segunda parte de 2017 (25,7%) y la primera mitad de 2018 (35,4%).

En definitiva, dado el carácter apenas paliativo (aunque necesario, hiper progresivo y, en muchos casos, restitutivo de derechos) de las transferencias sociales directas, el combate a la pobreza (y a la desigualdad) no debe pasar por la estéril discusión sobre ellas, sino por cómo lograr reactivar el mercado de trabajo, para que bajen la desocupación y la informalidad, y se recupere el poder adquisitivo de los salarios.

Continuar Leyendo
Publicidad

Argentina

Falleció el economista Jorge Todesca

Todesca, que fue director del Indec desde el 12 de diciembre del 2015 hasta el 9 de diciembre de 2019, tuvo una larga trayectoria en la gestión pública y en su profesión.

Avatar

Publicado

el

Por

El ex viceministro de Economía y director del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), Jorge Todesca, falleció a los 73 años, informaron familares y allegados.

Su deceso se produjo luego de 15 días de internación hospitalaria, producto de un cáncer que padecía.

Quién fue Jorge Todesca

Todesca, que fue director del Indec desde el 12 de diciembre del 2015 hasta el 9 de diciembre de 2019, tuvo una larga trayectoria en la gestión pública y en su profesión.

En 2002, fue viceministro de Economía durante la gestión de Jorge Remes Lenicov bajo la presidencia de Eduardo Duhalde.

Además, fue secretario de Comercio Interior en 1989 durante la presidencia de Raúl Alfonsín y vicepresidente del Banco Provincia entre 1999 y 2001.

Asimismo, en el ámbito privado fundó en 1994 la consultora Finsoport, de la cual era el titular hasta hoy.

En el ámbito académico, se graduó en la licenciatura en Economía de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y fue profesor de posgrados en la Universidad Católica Argentina (UCA), la Universidad del Salvador (USAL) y la Universidad Nacional de General San Martín (Unsam), entre otras.

También publicó libros y artículos entre los que se destacan “El mito del país rico” y “La necesidad de una política industrial en Argentina”.

Fuente: Télam

Continuar Leyendo

Argentina

Paritaria nacional: el 26 se debatirá el salario docente

Los gremios apuntan a resolver de forma urgente la cuestión salarial, como señalaron la semana anterior la UDA, la AMET y la CEA, todos afiliados a la CGT.

Avatar

Publicado

el

Por

Los representantes de los gremios docentes CTERA, UDA, CEA, SADOP y AMET con representación nacional y los funcionarios del Ministerio de Educación y el Consejo Federal de Educación iniciaron este jueves de manera formal las negociaciones paritarias en el contexto de las mesas técnicas, que contemplan aspectos de la discusión convencional como las condiciones laborales y medioambientales.

El encuentro se realizó en el Palacio Pizzurno, sede del Ministerio de Educación que conduce el ministro Nicolás Trotta, ocasión en la cual los referentes sindicales de los cinco gremios representativos de los docentes de todo el país iniciaron formalmente el diálogo.

Durante varias horas sindicalistas y funcionarios debatieron en esa primera reunión en el contexto de la Comisión Técnica de la Paritaria Federal Docente para profundizar respecto de los variados temas de la agenda educativa y pedagógica, confirmaron las fuentes.

La paritaria nacional, derogada por el gobierno macrista casi inmediatamente luego de asumir en diciembre de 2015, había también excluido por decisión del entonces ministro de Educación Esteban Bullrich a la representación del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) por considerarlo ajeno a la discusión convencional con el Estado.

A partir de ahora, la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) -el gremio nacional más numeroso del sector-, la Unión Docentes Argentinos (UDA), la Confederación de Educadores Argentinos (CEA), el Sadop y la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) debatieron otra vez con autoridades y funcionarios del área respecto de “una agenda integral para la actividad, que no solo abarca lo salarial”.

Sin embargo, todas las fuentes gremiales consultadas por Télam coincidieron en señalar que de forma independiente a la importancia de los temas sobre condiciones laborales, de medioambiente del trabajo y de la carrera docente y la formación profesional, la condición prioritaria para el acuerdo y el inicio del ciclo lectivo el 2 de marzo próximo es sin duda “el convenio de recomposición salarial nacional ante la realidad de pobreza e inflación”.

Sindicalistas y funcionarios acordaron los temas y metodologías de trabajo que la paritaria profundizará en la comisión técnica de políticas educativas, luego de la inauguración formal de la paritaria el 30 de enero último y la convocatoria de Trotta a los cinco gremios para el miércoles próximo -26 de febrero- para intentar acordar salarios.

“El análisis de la realidad del sistema educativo, de la salud y de las condiciones de trabajo; el cumplimiento de la Ley de Financiamiento Educativo y la recuperación de la pérdida de inversión durante los últimos cuatro años son algunos de los aspectos por los cuales se convinieron estas reuniones técnicas periódicas”, detalló la cartera educativa.

El miércoles próximo habrá o no confirmación del inicio del ciclo lectivo, ya que Trotta encabezará “la paritaria salarial” para determinar los nuevos ingresos de los docentes, en la que participará el Consejo Federal de Educación y los cinco sindicatos nacionales.

Sin menoscabar la trascendencia de los tema “es preciso generar políticas salariales que propendan a que los trabajadores de la educación emerjan de esa realidad”, señaló un comunicado conjunto de las entidades.

Los gremios apuntan a resolver de forma urgente la cuestión salarial, como señalaron la semana anterior la UDA, la AMET y la CEA, todos afiliados a la CGT.

El apuro sindical para “cerrar” un primer acuerdo salarial se relaciona con la realidad de cada provincia o jurisdicción, ya que los gremios con representación nacional acuerdan una base de ingresos que luego cada uno de los sindicatos ratifica o no en sus distritos.

Trotta participó en el 30° Congreso Nacional Ordinario del Sadop, que lidera Jorge Kalinger, y confirmó que el miércoles 26 próximo se negociarán los salarios del sector.

Además de elogiar la reinserción del Sadop en la discusión convencional, Trotta dijo que “no existe conflicto entre escuela pública y privada sino complementariedad, ya que muchas de esos establecimientos parroquiales están donde el Estado no lo hace”, y se pronunció por “la defensa colectiva de la educación como herramienta de transformación -como reclamó al asumir el presidente Alberto Fernández-, de la escuela y la inversión”.

Romero, titular de la UDA, explicó a Télam la importancia de producir un acuerdo salarial a partir de “la situación de 250 mil trabajadores, que perciben una remuneración por debajo de la línea de pobreza”, por lo que exhortó a generar “políticas de ingresos realistas”.

“Se impone un acuerdo respecto del necesario cumplimiento de la Ley de Financiamiento Educativo y de la inversión del 6 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) en el área; del sostenimiento del actual régimen previsional docente y del Programa 2020, además de una formación que efectivice a la Comisión de Interpretación Normativa”, señaló Romero.

Fuente: Télam

Continuar Leyendo

Argentina

Comienza la paritaria nacional docente y la semana próxima se tratará el tema salarial

Los representantes de los gremios docentes CTERA, UDA, CEA, SADOP y AMET y autoridades del Ministerio de Educación y del Consejo Federal de Educación se reunirán a las 16 en el Palacio Sarmiento.

Avatar

Publicado

el

Por

Las reuniones por la paritaria nacional docente comenzarán este jueves con la conformación de una comisión técnica que abordará la agenda educativa y continuarán el miércoles próximo cuando se tratará la temática salarial.

Los representantes de los gremios docentes CTERA, UDA, CEA, SADOP y AMET y autoridades del Ministerio de Educación y del Consejo Federal de Educación se reunirán este jueves a las 16 en el Palacio Sarmiento para acordar temarios y metodologías de trabajo en la comisión técnica de políticas educativas, se informó oficialmente.

El encuentro abarcará agenda educativa y problemas pedagógicos, y será la primera reunión en el marco de las comisiones técnicas de trabajo consensuadas en la paritaria nacional docente.

«El análisis del sistema educativo, salud y condiciones de trabajo, el camino para cumplir la Ley de Financiamiento Educativo y la recuperación de la pérdida de inversión sufrida en los últimos cuatro años son algunos de los aspectos oportunamente tratados y para los cuales se han acordado reuniones técnicas periódicas», indicó un comunicado de la cartera que encabeza Nicolás Trotta.

Por otra parte, el 26 de febrero se convocará a la segunda reunión paritaria conformada por el ministro Trotta, el comité ejecutivo del Consejo Federal de Educación y los representantes paritarios de los cinco sindicatos docentes con representación nacional.

En esa reunión se buscará consolidar un acuerdo en torno a la política salarial que se implementará, según se indicó. /Télam/

Continuar Leyendo