CONECTATE CON NOSOTROS

Curiosidades

Encuentran restos de un continente perdido hace 250 millones de años

La gran porción de tierra estaría ubicado hoy entre el noreste de Africa y el sur de Europa, y ocuparía algunas de las naciones existentes en la actualidad.

Avatar

Publicado

el

Un estudio publicado en forma reciente en la revista Gondwana Research por científicos de las universidades de Utrecht, Oslo y el Instituto de Geofísica ETH en Zúrich, confirmó que existió un antiguo continente enterrado debajo de Europa. De acuerdo con los geólogos, Gran Adria se hundió hace unos 100 millones de años y su historia es difícil de reconstruir.

Según los científicos, las roca calizas que prueban su existencia comenzaron como sedimentos marinos y luego, gracias a las colisiones de las placas tectónicas, fueron arrastradas de la superficie de la corteza terrestre y elevadas hasta las alturas donde están ahora donde las afectó el proceso de erosión.

El coautor del estudio Douwe van Hinsbergen afirmó que Gran Adria tuvo una historia «violenta y complicada». El geólogo de la Universidad de Utrecht explicó que esta masa de tierra se separó del supercontinente Gondwana, que albergaba al actual territorio de África, América del Sur, Australia, la Antártida, la Península Arábiga y el subcontinente indio, hace 240 millones de años, y desde entonces comenzó a desplazarse hacia el norte.

Ya hace 140 millones de años el continente era del tamaño de Groenlandia y tenía parte de su territorio cubierto de un ligero mar tropical, donde los sedimentos se acumularon de manera paulatina hasta convertirse en rocas.

Gran Adria siguió su «viaje» hasta estrellarse con lo que hoy es Europa. Esto último ocurrió hace 100/120 millones de años. La colisión se produjo a velocidades de entre tres o cuatro centímetros por años, un ritmo suficiente para destruir por completo su corteza que tenía unos 100 kilómetros de espesor, mientras que el resto se quedó debajo de Europa.

La dificultad del descubrimiento radicó, sobre todo, en que esos restos quedaron dispersos a lo largo de más de 30 países.

Continuar Leyendo
Publicidad

Curiosidades

Diseño, creatividad y respeto por el medio ambiente

Ricci Arts and Crafts representa un emprendimiento que busca rescatar la calidad y autenticidad del trabajo artesanal, inspirado en un movimiento artístico de fines del siglo XIX que surgió como reacción a la industrialización.

Avatar

Publicado

el

Por

María y Rosario Ricci, hermanas mellizas y arquitectas, son las creadoras de éste emprendimiento y se destacan en el diseño de productos de papelería. Se definen con 3 valores fundamentales: hecho a mano, personalizado y la utilización de materiales amigables con el medio ambiente.
Gracias a la carrera de Arquitectura adquirieron herramientas y conocimientos sobre el proceso y criterio de diseño, creatividad, planificación, idea fuerza y lenguaje. También destacan la relación con el cliente en la que aprendieron a interpretar y descifrar lo que cada persona les transmite para realizar el diseño de cada producto. A través de todos estos elementos aportan un original valor agregado al trabajo que realizan en equipo.
«Buscamos sumar ideas constantemente siempre con la premisa que caracteriza a todo trabajo hecho a mano: calidad y autenticidad»
Los productos que ofrecen son: agendas, cuadernos, bitácora de viaje, cuaderno emprendedor, agenda de casamiento, libro de recetas y ahora incorporaron tarjetas personales e invitaciones a eventos. Dichos productos llevan un tiempo de producción que depende de la complejidad del diseño.
Los materiales utilizados por estas talentosas emprendedoras son: tapas de cartón gris forradas con papel kraft e intervenidas con marcadores a base acrílica, hojas de papel ecológico color natural y bolsita de lienzo reutilizable (packaging).
«Fuimos tomando conciencia de la importancia de cuidar el medio ambiente, por eso utilizamos materiales renovables y reciclables desde la elaboración hasta la entrega de cada producto».
Sobre el futuro del proyecto aclaran: «Nos gusta pensar que nuestro desafió personal es reinventarnos constantemente y estar dispuestas a adaptarnos a los cambios».
Queda claro que cada página en blanco es, para María y Rosario, una nueva oportunidad para superarse y así lo demuestran con la originalidad y el detalle de cada producto que sale de sus manos.

Adaptación y texto: Licenciada María Del Mar Novoa Zamora

 

También se puede seguir contacto por más productos de las creativas mellizas tucumanas en  @ricci.ayc

Continuar Leyendo

Curiosidades

El enigmático fósil del monstruo de Tully

Cada cierto tiempo, los científicos descubren fósiles tan extraños que desafían cualquier posible clasificación, con patrones corporales que no se asemejan a ningún otro animal o planta existente.

Avatar

Publicado

el

Por

Es el caso del Tullimonstrum (conocido como el monstruo de Tully), un fósil de 300 millones de años de antigüedad hallado en el depósito fósil de Mazon Creek en Illinois (Estados Unidos).

A simple vista, el monstruo de Tully presentaría un aspecto parecido al de una babosa. Sin embargo, donde cualquiera esperaría encontrar una boca, esta criatura poseería un alargado apéndice rematado por lo que parece ser un par de afiladas garras. En cuanto a los ojos, las cuencas sobresaldrían de su cuerpo en forma de antenas coronadas por sendos globos oculares.

Este ser era tan peculiar que nadie en la comunidad científica ha sido capaz de discernir si se trataba de un animal vertebrado, es decir, con una columna vertebral (como los mamíferos, las aves, los reptiles y los peces), o invertebrado (como los insectos, los crustáceos, los pulpos y demás animales). En 2016, un equipo de científicos aseguró haber descifrado el enigma: sus pruebas, las más exhaustivas hasta el momento, demostraban que era un animal vertebrado. No obstante, mis compañeros y yo hemos desarrollado un nuevo estudio que pone en duda dicha conclusión. La criatura es más misteriosa que nunca.

El monstruo de Tully fue descubierto en la década de los 50 del siglo pasado por un coleccionista de fósiles llamado Francis Tully. Desde entonces, los investigadores han tratado de resolver un rompecabezas que les lleve a averiguar a qué grupo de especies modernas pertenece. La incógnita de las conexiones evolutivas del monstruo le ha granjeado una gran popularidad, hasta el punto de que se ha convertido en el fósil oficial del estado de Illinois.

Fósil del Monstruo Tully (Shutterstock)

Fósil del Monstruo Tully (Shutterstock)

Se han llevado a cabo numerosos esfuerzos para clasificar al monstruo de Tully. La mayoría de los estudios elaborados se han centrado en la apariencia de los rasgos más prominentes del animal, entre los que se encuentran un característico trazo lineal interpretado como la prueba de que el monstruo tenía intestinos, las bandas de colores claros y oscuros que presenta el fósil y las singulares garras de su boca. El patrón corporal del monstruo de Tully es tan poco común en su totalidad que, sin duda, supondrá la expansión del grupo al que pertenece y cambiará la concepción que tenemos sobre el mismo.

En la investigación que vio la luz en 2016 se argumentaba que el animal debería ser clasificado dentro de los vertebrados porque sus ojos contienen unos gránulos pigmentados llamados melanosomas, los cuales se disponen en base a su forma y tamaño de la misma manera que los de los ojos de los vertebrados. Sin embargo, nuestro trabajo demuestra que los ojos de algunos invertebrados, como los pulpos o los calamares, también contienen melanosomas divididos en forma y tamaño de una manera similar a la de los ojos del monstruo de Tully, y también se conservan en fósiles.

Investigación con un acelerador de partículas

Para desarrollar nuestro estudio utilizamos un acelerador de partículas llamado Synchrotron Radiation Lightsource (fuente de luz de radiación sincrotrón), situado en la Universidad de Stanford (California). El acelerador nos permitió explorar la composición química de diferentes muestras de fósiles y animales aún hoy vivos. El sincrotrón bombardea a los sujetos de estudio con intensas ráfagas de radiación para “agitar” los elementos que albergan en su interior. Cuando absorben la radiación, cada elemento libera rayos X con marcas específicas. Al detectar las marcas emitidas, podemos averiguar qué elementos fueron estimulados y, en última instancia, de qué está compuesto el espécimen en cuestión.

Fósil del Monstruo Tully (Shutterstock)

Fósil del Monstruo Tully (Shutterstock)

El primer hallazgo que llevamos a cabo fue que los ojos de los vertebrados modernos poseen una mayor proporción de zinc respecto al cobre que los invertebrados modernos que estudiamos. Para nuestra sorpresa, posteriormente descubrimos que se podía apreciar el mismo patrón en los vertebrados e invertebrados fosilizados encontrados en Mazon Creek.

Después, analizamos la composición química de los ojos del monstruo de Tully y comprobamos que la proporción de zinc y cobre era más cercana a la de los animales invertebrados, lo cual apunta a que esta criatura pudo no ser vertebrada, en contradicción con las aproximaciones previas para clasificarlo.

También descubrimos que los ojos del monstruo contienen un tipo de cobre distinto al encontrado en los ojos de animales vertebrados. Sin embargo, tampoco era idéntico al de los invertebrados que estudiamos. Por lo tanto, aunque nuestros avances inclinen la balanza hacia la idea de que no estamos hablando de una especie vertebrada, tampoco permiten identificarla de manera clara como lo contrario.

(Shutterstock)

(Shutterstock)

Y ahora ¿qué podemos hacer? No cabe duda de que realizar un análisis más exhaustivo de la química de los melanosomas y de otros pigmentos de los ojos de un número más amplio de invertebrados sería dar un paso en la dirección correcta, ya que contribuiría a acotar los posibles grupos de animales a los que el monstruo de Tully podría pertenecer.

El misterio, pues, continúa sin resolverse. Dicho esto, nuestra investigación demuestra que el estudio de los fósiles a nivel químico y molecular puede ser fundamental en el descubrimiento de la identidad de esta y otras criaturas enigmáticas.

Por Chris Rogers, Investigador Postdoctoral en Paleobiología, University College Cork

Continuar Leyendo

Curiosidades

¿Por qué se conmemora el 19 de noviembre el “Día internacional del hombre”?

Surgió por iniciativa de un profesor estadounidense y apunta, sobre, todo a valorar en lugar del hombre en una sociedad donde la masculinidad está en permanente cambio.

Avatar

Publicado

el

Por

Cada 19 de noviembre se conmemora el Día Internacional del Hombre, una fecha a la que se sumó la UNESCO por iniciativa de Thomas Oaster, un profesor de la Universidad de Missouri.

Este organismo sostuvo que la fecha es «una excelente idea que proporcionará un poco de equilibrio entre sexos». Además la Organización Panamericana de la Salud lo incorporó a su calendario, ya que una de las premisas fue contar con la difusión del cuidado de la salud del varón.

En la página de los promotores del International Men´s Day comparten algunas pistas sobre el modo de conmemorar esta jornada.

 Nuevas masculinidades. Los hombres debaten su nuevo rol ante el avance del feminismo

«El Día Internacional del Hombre puede celebrarse a nivel individual o familiar, pasando un tiempo especial con los hombres valiosos más cercanos de sus vidas.»

También proponen algunas acciones concretas como «escribir cartas, correos y enviarlas a los amigos, familiares y los hombres que han contribuido en tu vida. Es importante decirles, del modo que encuentres, cuánto los aprecias.»

 Nuevas masculinidades: del supermacho al hombre sensible. Nuevas masculinidades masculinidad hombre hombres

Según International Men’s Day, los principales aspectos que los hombres actualmente deben revertir son las cifras de suicidios, «3 veces mayor que al de las mujeres».

Lo doméstico de la esfera masculina

También apuntan a un cuidado especial de la salud ya que los hombres «mueren en promedio 4 – 5 años antes que las mujeres. Y que los hombres tienen «el doble de probabilidades que las mujeres de padecer cáncer de pulmón».

Continuar Leyendo