En el comedor infantil “San Pedro Nolasco” los chicos encuentran un espacio donde almorzar y realizar actividades educativas para su crecimiento. Allí este miércoles, el vicegobernador, a... Ganadores del Concurso de Violín tocarán con la Sinfónica

En el comedor infantil “San Pedro Nolasco” los chicos encuentran un espacio donde almorzar y realizar actividades educativas para su crecimiento.

Allí este miércoles, el vicegobernador, a cargo del Poder Ejecutivo, Osvaldo Jaldo, compartió una mañana con los niños y vecinos del barrio que aprovechan a diario este espacio de integración.

Comedor-LS

Ubicado en la Parroquia San Pedro Nolasco, los encargados y voluntarios preparan comida para 150 chicos de Villa Amalia, Villa Alem y Barrio El Llanto. “Son momentos difíciles, y es cuando más tenemos que estar a la par de la gente. Nuestro compromiso es seguir reforzando las partidas de tal manera que alcancen y poder atender bien a los que concurren a los comedores”, expresó Jaldo en rueda de prensa.

Según el Vicegobernador, en tiempos de crisis las partidas nacionales que llegan muchas veces no alcanzan y por este motivo, el gobernador Juan Manzur tomó la decisión de incrementar las partidas presupuestales provinciales y reemplazar las nacionales que por diferentes motivos llegan.

“En la reunión de gabinete del lunes, el gobernador dio instrucciones precisas de asistir al ministerio de Desarrollo Social, de tal manera de fortalecer lo que tenemos en funcionamiento y seguir incrementando según la demanda”, explicó Jaldo.

El titular de la cartera social, Gabriel Yedlin, recorrió el establecimiento y aseguró que la temática de la seguridad alimentaria es lo que más preocupa la agenda social en todo el país. “En estas crisis políticas que se transforman en económicas la agenda social queda cubierta en su totalidad por la seguridad alimentaria”, dijo.

Comedor solidario

José Luis Mercado Morales, párroco de la parroquia donde se encuentra el comedor aseguró que se cocinan alrededor de 180 porciones de comida todos los días para comer ahí o retirar las viandas. “Todos los asistentes están censados por los trabajadores sociales a fin de verificar las necesidades que tienen”, afirmó.

Y agregó: “Un grupo de dos trabajadoras social, una docente y yo hacemos un taller con señoras que cocinan. Además, un grupo de jóvenes trabaja con los niños coordinados por la trabajadora social”, aseguró el párroco.

Comentarios