CONECTATE CON NOSOTROS

Internacional

Fracasó la reunión en Hanoi

La cumbre entre los líderes de Corea del Norte y Estados Unidos terminó abruptamente y no llegó más lejos que la anterior en Singapur, la cual fue una mera declaración de buenas intenciones. “Hay un brecha”, dijo sin mucho detalle Trump al finalizar el encuentro con Kim.

Publicado

el

En 1953, Eisenhower llegó a la presidencia de EE.UU. con la promesa de resolver la guerra de Corea, empantanada en dos años de negociaciones fútiles mientras bombardeaban colinas convertidas en hormiguero humano, casi inmunes gracias a los túneles de Kim Il Sung. El norteamericano envió un mensaje secreto –esos donde los políticos se dicen la verdad– advirtiéndole los norcoreanos que, si no retomaban el diálogo, usarían su arsenal nuclear.

Kim Il Sung entendió ese mensaje y volvió a la mesa de negociación para firmar el alto al fuego sin tratado de paz que perdura hasta hoy, dejando a los dos países técnicamente en guerra. Pero como buen estratega, se puso manos a la obra consciente de que la amenaza norteamericana seguiría latente. Tres generaciones de la dinastía Kim enfocaron esfuerzos en lograr lo único les garantizaría un escudo eficaz: la bomba atómica, la mejor forma de que no haya guerra entre dos enemigos que, si destruyeran al otro, automáticamente se autodestruirían.

Al primer Kim lo convencieron de que la amenaza venía en serio, mientras que el último Kim parece haber persuadido a Trump de que alcanzó su objetivo nuclear. Y una carambola histórica hizo caer a la derechista presidenta Park en Corea del Sur, ocupando su lugar el centroizquierdista Moon, quien ante la escalada entre Kim y Trump, declaró que sería mejor idea que las dos Coreas organizaran un mundial. El presidente de EE.UU. vio allí una oportunidad: ponerse traje de estadista y soñar con un premio Nobel de la Paz.

EE.UU arrojó 635.000 toneladas de bombas en la península coreana, arrasando cada ciudad de Corea del Norte con 2 millones de muertos. Por eso, cuando Trump prometía “furia y fuego”, en Corea del Norte le creían. Al caer la Unión Soviética, la población comenzó a pasar hambre –en un contexto de bloqueo comercial– y todo siguió en esa línea intervencionista que solidificó un sentimiento antinorteamericano en la población, algo que a Kim III –educado en Suiza y fanático de la NBA– siempre le permitió apelar al nacionalismo.

La cumbre transcurrió en el afrancesado Hotel Métropole donde Graham Greene escribió su novela El americano impasible –ambientada en la guerra de Vietnam– de la cual una frase resume el ambiente del comienzo de esta reunión: “Las heridas se habían helado hasta la placidez”. Trump ofició de anfitrión en casa ajena: condujo la situación con seguridad e inusual cuidado de agradar a un presidente de traje Mao, mofletudo y timidón que miraba asombrado, pero que ha sabido hacerse respetar.

En un receso de la reunión, un periodista le preguntó a Kim si pensaba tocar el tema de los derechos humanos, pero un oportuno Trump interrumpió: “hablaremos todos los temas”. El norteamericano pareció testear al otro corriendo los límites: un periodista preguntó a Kim sobre una posible oficina de EE.UU. en Pyongyang, entonces Kim propuso a Trump retirar a los medios de la sala. Pero el norteamericano dobló la apuesta diciendo que la parecía una buena pregunta. Kim afirmó que sería algo bienvenido pero que mejor era discutir eso en privado. En privado las negociaciones no avanzaron: a media tarde el programa de la cumbre se canceló y cada presidente partió hacia su hotel. Trump dio una conferencia subrayando por décima vez que Corea del Norte tiene un gran potencial –quiere seducir a Kim con riquezas– pero que esta vez no se decidieron por ningún acuerdo: “llevará tiempo”. Concedió que el problema fue el levantamiento de las sanciones: “quisiera hacer esto bien, antes que rápido”.

Trump intentó disimular el fracaso de la cumbre, que no llegó más lejos que la anterior en Singapur, la cual fue una declaración de buenas intensiones. “Hay un brecha”, dijo sin mucho detalle. Y por lo visto es grande. Sus escalones son cuatro: reestablecer relaciones diplomáticas, firmar un tratado de paz, desnuclearizar –¿el norte y el sur?– y repatriar soldados norteamericanos muertos. Desnuclearizar el sur de la península sería tan fácil como que EE.UU. envíe sus bombas a casa, algo simbólico porque las puede arrojar a la distancia. En cambio el proceso completo en el norte llevaría años, incluyendo las armas biológicas, sometiendo a Corea del Norte a una humillante inspección permanente.

Si los dos presidentes se reunieron en Singapur y Vietnam, fue porque así como Kim I se tomó en serio la amenaza de Eisenhower, Trump creyó el mensaje de Kim III cuando comenzó sus pruebas nucleares. El norteamericano dijo que con su par norcoreano “nos hemos enamorado”. Pero cuando hablan a solas parece primar la desconfianza. La bomba atómica es un seguro de vida para Kim y no la va a entregar hasta no estar seguro de que no lo engañan. Están en juego su régimen, su vida y la continuación de un linaje con simbología comunista que ha sido la piedra angular de un conveniente equilibrio geopolítico en una zona donde China no quisiera tener tropas norteamericanas en su patio trasero –resultado de la reunificación–; EE.UU, Rusia y los chinos temían un rearme de Japón –que reclamó su derecho–, Corea del Norte necesitaba un enemigo externo creíble para justificar la falta de libertad, y a la Corea del Sur hipercapitalista pobre en derechos sociales, le era útil un fantasma rojo que justificara toda clase de abusos laborales en favor de las corporaciones industriales.

Todo eso comenzó a cambiar cuando el hábil estratega Kim –objeto de mega bullying global–, comenzó a tirar misiles al mar. Pero en los papeles, hasta ahora todo sigue más o menos como lo dejaron Eisenhower y Kim I en 1953. Corea, esa moneda con caras tan opuestas congelada en la Guerra Fría, sigue girando en el aire sin terminar de caer.

* Coautor, con Daniel Wizenberg, de Corea, dos caras extremas de una misma nación.

Continuar Leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Video: mujer irrumpió en una misa y tiró al sacerdote del altar

Fue durtante la ceremonia de clausura de un campamento religioso a la que asistieron 50 mil personas. La acción inesperada dejó atónito al público pero el cura se incorporó de inmediato y continuó con su palabra

Publicado

el

Por

Una mujer irrumpió en una misa que se llevaba a cabo en Brasil y para sorpresa de los miles de asistentes empujó al sacerdote y lo tiró del altar.

Ocurrió durante una ceremonia de clausura de un campamento religioso ante 50 mil personas en Cachoeira Paulista, municipio de San Pablo. Según informó O’Globo, la mujer saltó el control de seguridad, subió al altar y empujó al sacerdote.

La víctima de la agresión fue el cura Marcelo Rossi, quien además es cantante, escritor, columnista de un periódico y una persona muy reconocida del movimiento católico en su país.

El propio Rossi restó importancia a lo sucedido y no quiso denunciar a la mujer, que tras pasar por las dependencias policiales fue puesta en libertad y enviada a servicios sanitarios por un posible trastorno.

Continuar Leyendo

Internacional

Los desesperados mensajes de auxilio de una chica que se subió a un taxi y apareció muerta: «Ayúdame, por favor, me quieren secuestrar»

Fue en México. Daniela le pidió ayuda a un amigo por WhatsApp pero él no hizo nada.

Publicado

el

Por

Daniela Ramírez Ortiz salió el pasado 18 de mayo de su trabajo en Ciudad de México para reunirse con un grupo de compañeros, pero nunca llegó. “Ayúdame por favor”, fue el último mensaje de alerta que envió a un amigo antes de que desapareciera. Casi dos meses después encontraron su cuerpo.

La última vez que algún conocido la vio fue cuando se subió a un taxi al salir de la pizzería en la que trabajaba. Según la reconstrucción de los hechos -a partir de una conversación de WhatsApp que mantuvo con uno de los amigos con los que se reuniría- le dijo al taxista la dirección a la que quería ir, pero luego se dio cuenta de que el hombre se dirigía a un lugar que no conocía.

Algunos de los mensajes que compartió con un amigo momentos antes de desaparecer. (Crédito: Especial)

Fue entonces cuando alertó a su amigo: «Creo que el taxi me quiere secuestrar. Me está llevando casi a Tres Marías”. La conversación duró 14 minutos y ocurrió de las 12:41 de la madrugada a las 12:55.

Los últimos mensajes que envió Daniela pidiendo ayuda. (Crédito: Especial)

En varias ocasiones Daniela le pidió ayuda, pero el receptor de los mensaje no hizo nada. “Llama a una patrulla”, le dice él; “¿Y qué le digo?”, pregunta ella; “Que te quieren secuestrar”. A lo que la chica responde de nuevo y por última vez: “Ayúdame. Por favor”. Fue su última oportunidad para que alguien la rescatara.

La denuncia y el hallazgo

Cuando su mamá notó que no llegaba a casa fue hasta la pizzería. Fue entonces que el compañero que había recibido los mensajes se dio cuenta que posiblemente la habían secuestrado y se lo dijo a la mujer. Inmediatamente, Margot Ortiz denunció la desaparición de su hija y mostró los mensajes de Whatsapp.

Carteles y mensajes por las redes con la imagen de Daniela fueron distribuidos por familiares, amigos y voluntarios.

La familia indicó que Daniel traía un vestido anaranjado y botas cafés el día de su desaparición. (Crédito: Especial)

A pesar de que las pistas de su paradero eran claras, fue hasta el 9 de julio cuando la Justicia ordenó inspeccionar la localidad de Parres. Allí encontraron huesos, unas botas cafés y un vestido naranja. Tres días después su familia confirmó que se trataba de Daniela.

 

Continuar Leyendo

Internacional

Un joven hindú con muerte cerebral «revivió» antes de ser cremado

Un joven de 18 años se despertó en medio de preparativos para su cremación, luego de haber sido declarado con muerte cerebral en un hospital indio. Es el segundo despertamiento de este tipo reportado en julio en la India

Publicado

el

Por

Gandham Kiran, del pueblo de Pillalamarri, estado de Telangana, fue hospitalizado el 26 de junio pasado con fiebre y vómitos y los médicos le diagnosticaron una forma grave de hepatitis. Dos días más tarde se sintió peor y fue transferido a una clínica privada, donde cayó en coma. El 3 de julio los especialistas afirmaron que su cerebro había muerto y que no sobreviviría.

Los familiares se lo llevaron a casa con un sistema de apoyo vital, para que Gandham rindiera su último suspiro en su pueblo natal, y empezaron a preparar los funerales: se colocó un cartel de homenaje, se erigió una tienda y se recogió leña para la cremación.

Ya convocados los amigos y familiares del joven, la madre, que estaba llorando por la difícil pérdida, notó lágrimas en los ojos de su hijo. De inmediato fue llamado un médico, quien examinó al «difunto» y alabó a los familiares por no desconectarlo del sistema de apoyo vital, según publicó Actualidad.rt.com.

Gandham fue ingresado en un hospital y tres días más tarde recuperó la conciencia y pudo hablar en voz baja. El 7 de julio fue dado de alta y al momento sigue siendo tratado en casa.

A principios de este mes, otro joven indio, que había sido declarado muerto, se despertó justo antes de ser enterrado durante su ceremonia fúnebre.

Continuar Leyendo

Tendencias