CONECTATE CON NOSOTROS

Internacional

Fracasó la reunión en Hanoi

La cumbre entre los líderes de Corea del Norte y Estados Unidos terminó abruptamente y no llegó más lejos que la anterior en Singapur, la cual fue una mera declaración de buenas intenciones. “Hay un brecha”, dijo sin mucho detalle Trump al finalizar el encuentro con Kim.

Avatar

Publicado

el

En 1953, Eisenhower llegó a la presidencia de EE.UU. con la promesa de resolver la guerra de Corea, empantanada en dos años de negociaciones fútiles mientras bombardeaban colinas convertidas en hormiguero humano, casi inmunes gracias a los túneles de Kim Il Sung. El norteamericano envió un mensaje secreto –esos donde los políticos se dicen la verdad– advirtiéndole los norcoreanos que, si no retomaban el diálogo, usarían su arsenal nuclear.

Kim Il Sung entendió ese mensaje y volvió a la mesa de negociación para firmar el alto al fuego sin tratado de paz que perdura hasta hoy, dejando a los dos países técnicamente en guerra. Pero como buen estratega, se puso manos a la obra consciente de que la amenaza norteamericana seguiría latente. Tres generaciones de la dinastía Kim enfocaron esfuerzos en lograr lo único les garantizaría un escudo eficaz: la bomba atómica, la mejor forma de que no haya guerra entre dos enemigos que, si destruyeran al otro, automáticamente se autodestruirían.

Al primer Kim lo convencieron de que la amenaza venía en serio, mientras que el último Kim parece haber persuadido a Trump de que alcanzó su objetivo nuclear. Y una carambola histórica hizo caer a la derechista presidenta Park en Corea del Sur, ocupando su lugar el centroizquierdista Moon, quien ante la escalada entre Kim y Trump, declaró que sería mejor idea que las dos Coreas organizaran un mundial. El presidente de EE.UU. vio allí una oportunidad: ponerse traje de estadista y soñar con un premio Nobel de la Paz.

EE.UU arrojó 635.000 toneladas de bombas en la península coreana, arrasando cada ciudad de Corea del Norte con 2 millones de muertos. Por eso, cuando Trump prometía “furia y fuego”, en Corea del Norte le creían. Al caer la Unión Soviética, la población comenzó a pasar hambre –en un contexto de bloqueo comercial– y todo siguió en esa línea intervencionista que solidificó un sentimiento antinorteamericano en la población, algo que a Kim III –educado en Suiza y fanático de la NBA– siempre le permitió apelar al nacionalismo.

La cumbre transcurrió en el afrancesado Hotel Métropole donde Graham Greene escribió su novela El americano impasible –ambientada en la guerra de Vietnam– de la cual una frase resume el ambiente del comienzo de esta reunión: “Las heridas se habían helado hasta la placidez”. Trump ofició de anfitrión en casa ajena: condujo la situación con seguridad e inusual cuidado de agradar a un presidente de traje Mao, mofletudo y timidón que miraba asombrado, pero que ha sabido hacerse respetar.

En un receso de la reunión, un periodista le preguntó a Kim si pensaba tocar el tema de los derechos humanos, pero un oportuno Trump interrumpió: “hablaremos todos los temas”. El norteamericano pareció testear al otro corriendo los límites: un periodista preguntó a Kim sobre una posible oficina de EE.UU. en Pyongyang, entonces Kim propuso a Trump retirar a los medios de la sala. Pero el norteamericano dobló la apuesta diciendo que la parecía una buena pregunta. Kim afirmó que sería algo bienvenido pero que mejor era discutir eso en privado. En privado las negociaciones no avanzaron: a media tarde el programa de la cumbre se canceló y cada presidente partió hacia su hotel. Trump dio una conferencia subrayando por décima vez que Corea del Norte tiene un gran potencial –quiere seducir a Kim con riquezas– pero que esta vez no se decidieron por ningún acuerdo: “llevará tiempo”. Concedió que el problema fue el levantamiento de las sanciones: “quisiera hacer esto bien, antes que rápido”.

Trump intentó disimular el fracaso de la cumbre, que no llegó más lejos que la anterior en Singapur, la cual fue una declaración de buenas intensiones. “Hay un brecha”, dijo sin mucho detalle. Y por lo visto es grande. Sus escalones son cuatro: reestablecer relaciones diplomáticas, firmar un tratado de paz, desnuclearizar –¿el norte y el sur?– y repatriar soldados norteamericanos muertos. Desnuclearizar el sur de la península sería tan fácil como que EE.UU. envíe sus bombas a casa, algo simbólico porque las puede arrojar a la distancia. En cambio el proceso completo en el norte llevaría años, incluyendo las armas biológicas, sometiendo a Corea del Norte a una humillante inspección permanente.

Si los dos presidentes se reunieron en Singapur y Vietnam, fue porque así como Kim I se tomó en serio la amenaza de Eisenhower, Trump creyó el mensaje de Kim III cuando comenzó sus pruebas nucleares. El norteamericano dijo que con su par norcoreano “nos hemos enamorado”. Pero cuando hablan a solas parece primar la desconfianza. La bomba atómica es un seguro de vida para Kim y no la va a entregar hasta no estar seguro de que no lo engañan. Están en juego su régimen, su vida y la continuación de un linaje con simbología comunista que ha sido la piedra angular de un conveniente equilibrio geopolítico en una zona donde China no quisiera tener tropas norteamericanas en su patio trasero –resultado de la reunificación–; EE.UU, Rusia y los chinos temían un rearme de Japón –que reclamó su derecho–, Corea del Norte necesitaba un enemigo externo creíble para justificar la falta de libertad, y a la Corea del Sur hipercapitalista pobre en derechos sociales, le era útil un fantasma rojo que justificara toda clase de abusos laborales en favor de las corporaciones industriales.

Todo eso comenzó a cambiar cuando el hábil estratega Kim –objeto de mega bullying global–, comenzó a tirar misiles al mar. Pero en los papeles, hasta ahora todo sigue más o menos como lo dejaron Eisenhower y Kim I en 1953. Corea, esa moneda con caras tan opuestas congelada en la Guerra Fría, sigue girando en el aire sin terminar de caer.

* Coautor, con Daniel Wizenberg, de Corea, dos caras extremas de una misma nación.

Continuar Leyendo
Publicidad
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

El argentino internado por coronavirus en Japón dio “negativo”

El hombre de 61 años contrajo la enfermedad a bordo del crucero Diamond Princess. Desde el Ministerio de Salud informaron que «no tiene más el virus».

Avatar

Publicado

el

Por

El argentino que fue internado en Japón por contagio de coronavirus a bordo de un crucero que se encuentra amarrado y en cuarentena en el sur de ese país, “no tiene más el virus” ya que dio “negativo” el último test, informaron fuentes del Ministerio de Salud de la Nación.

“El último test dio negativo. No tiene más el virus. Vamos día a día a través de las informaciones que tenemos de Japón y el Reglamento sanitario internacional. El argentino está bien“, aseguraron a Télam.

El Diamond Princess atracado en Yokohama (Foto: Franck Robichon/EFE/EPA)

El Diamond Princess atracado en Yokohama (Foto: Franck Robichon/EFE/EPA)

Además, otros siete argentinos siguen en cuarentena a bordo del crucero Diamond Princess, amarrado en el puerto japonés de Yokohama, donde luego de 1.219 test se detectaron 355 infectados entre más de 3.700 personas que estaban a bordo cuando las autoridades niponas decretaron la cuarentena, el pasado 3 de febrero.

La cuarentena a bordo del Diamond Princess, donde otros 44 pasajeros dieron positivo y permanecerán en hospitales de Japón, concluirá el próximo miércoles 19 de febrero. China, en tanto, informó que son al menos 1.770 los muertos por el virus y 70.548 los infectados por el Covid-19.

Médicos atienden a un paciente en Wuhan (Foto: China Daily via REUTERS)

Médicos atienden a un paciente en Wuhan (Foto: China Daily via REUTERS)

Por otra parte, catorce argentinos residentes en la ciudad china de Wuhan, epicentro del Covid-19 en China, serán trasladados este martes a Kiev, Ucrania, donde quedarán en cuarentena por 14 días. De no tener el virus, luego regresarán al país.

Las autoridades chinas prohibieron el desplazamiento de vehículos en la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia de coronavirus COVID-19, y ordenaron el cierre de todos los lugares públicos no esenciales. Así, unos 60 millones de personas deberán permanecer aisladas en sus hogares, excepto por causas de fuerza mayor.

Calles desiertas en Yichang, Hubei (Foto: China Daily via REUTERS)

Calles desiertas en Yichang, Hubei (Foto: China Daily via REUTERS)

Continuar Leyendo

Internacional

Un niño de 9 años conmueve al mundo por su emoción al salir de su última quimioterapia

Se hizo viral un video del pequeño llorando de la felicidad.

Avatar

Publicado

el

Por

Un niño de 9 años llamado Steven Cotter ha logrado dar la vuelta al mundo con su historia. Su madre compartió un video, que rápidamente se hizo viral en las redes sociales, en el que se lo puede ver llorando de felicidad mientras se toma la última pastilla de su tratamiento contra la leucemia.

Uno de los síntomas de la leucemia es que los pacientes suelen sufrir dolores severos en los huesos y en las articulaciones. El pequeño, originario de Oklahoma, había sido diagnosticado de leucemia linfoblástica aguda el 29 de agosto del 2016, según informó ABC News.

Finalmente, al saber que su lucha contra el cáncer terminó de forma positiva, al niño se lo puede ver en las imágenes con su conmovedora reacción. “Nunca has visto felicidad pura hasta que ves a un niño de 9 años llorar lágrimas de felicidad por tomar su última dosis de quimioterapias y ser libre del cáncer”, comenzó escribiendo junto al video su madre.

Niño de 9 años supera el cáncer

Niño de 9 años supera el cáncer

“Mi bebé tomó hoy su última dosis de tratamiento, lo hizo llorando y con una inmensa sonrisa en su rostro. ¡Dios Bendijo a mi familia! Mi hijo tiene una historia que contar, que va más allá de las estrellas. Este es uno de los momentos más felices que he vivido”, finalizó.

Continuar Leyendo

Internacional

Rodrigo nació sin ojos, nariz y parte del cráneo: a los 4 meses, empezó a hablar

Desde su nacimiento, conmovió a Portugal y al mundo. Los pronósticos son complicados, pero su fortaleza supera los obstáculos.

Avatar

Publicado

el

Por

Hace cuatro meses, en una ciudad 50 kilómetros de Lisboa (Portugal), Rodrigo vino al mundo. El parto no fue fácil: el pequeño tenía graves malformaciones en la cara y en el cerebro, que el obstetra Artur Carvalho había sido incapaz de detectar en las ecografías. Por este motivo, el profesional fue suspendido y tiene cinco procesos en su contra.

(ABC España)

(ABC España)

Pese a las dificultades, la familia no se dio por vencida. El amor de sus padres Marlene y David lo acompañan cada día. Y Tânia Contente, la madrina del bebé, suele transmitir el estado de su ahijado a las millones de personas que lo apoyan.

Marlene y David, los papás de Rodrigo. (Web)

Marlene y David, los papás de Rodrigo. (Web)

Rodrigo carece de ojos y nariz y también es sordo, por lo que requiere una supervisión constante. Además, las anomalías en su boca convierten a la alimetación en un verdadero desafío.

"4 meses de amor", el mensaje de la mamá de Rodrigo. (Facebook)

“4 meses de amor”, el mensaje de la mamá de Rodrigo. (Facebook)

Desde hace tres meses, el bebito se encuentra en su casa, aunque un equipo de cuidados paliativos pediátricos del Hospital San Bernardo de Setúbal (donde nació) lo visita constantemente. El hospital está bajo la lupa, tras la mala praxis de Carvalho.

Aunque los médicos sostienen que tiene pocas probabilidades de vivir mucho más, los avances que ha tenido hasta el momento son verdaderamente sorprendentes. Sus papás confirmaron que incluso comenzó a balbucear y emitir sonidos (algo que nadie creía posible).

Continuar Leyendo