CONECTATE CON NOSOTROS

Internacional

Hiroshima 74 años después: el día que la muerte cayó del cielo

El 6 de agosto de 1945 cambió la historia de esta ciudad japonesa

Avatar

Publicado

el

Es verano y el clima en esta zona de Japón es muy cálido. Con temperaturas que superan los 34°C y una humedad del 90%, es bastante normal ver a las personas caminando con paraguas para protegerse del Sol.

Hiroshima hoy no luce muy distinta a cualquier otra ciudad japonesa con sus grandes avenidas, su tren bala que la conecta con el resto del país, grandes parques y veredas extremadamente limpias. Es una gran urbe con 1.5 millones de habitantes pero bastante pequeña en comparación de otras megaciudades como Tokio, Yokohama u Osaka que concentran gran parte de la población.

El crecimiento que tuvo el país asiático desde mediados de los 50 y decisiones de distintos gobernantes sobre lo que había que hacer o no con la reconstrucción de la ciudad tras la II Guerra Mundial fueron ocultando gran parte de las huellas del desastre de la bomba atómica en aquella mañana de agosto de 1945. La lucha y el pedido de los sobrevivientes hicieron posible que hoy sea la ciudad símbolo de la paz mundial y de la eliminación de las armas nucleares.

Hiroshima antes de la guerra

Por su posición cercana al río y al mar, Hiroshima siempre fue una ciudad con una intensa actividad comercial e industrial. Las distintas guerras en las que participó Japón como la Sino-Japonesa (1894-1895) y la Ruso-Japonesa (1904-1905) convirtieron a este puerto en uno de los principales productores de armamento para el imperio japonés.

En la década del 10 del siglo XX, empezó la construcción de uno de los exponentes de esa época dorada de crecimiento de la ciudad: el Centro de Exhibiciones de la Prefectura de Hiroshima (1915), bajo la dirección del arquitecto checo Jan Letzel. El edificio fue construido en ladrillo y parcialmente en acero, cubierto con piedras y una cúpula de cobre. El primer piso se utilizaba para oficinas, mientras que el segundo y el tercer piso eran para las exhibiciones de distintos productos que se realizaban en esta prefectura japonesa. Su estilo arquitectónico de diseño europeo era un símbolo de lo que admiraba la sociedad en una época de apertura al mundo, cuando el resto de las construcciones eran más bien de madera, al estilo japonés tradicional. Para 1934, el icónico edificio era utilizado para distintos tipos de exhibiciones y eventos sociales de la comunidad local.

Una película de 16 mm de la época, muestra un poco la vida de la sociedad de Hiroshima en 1935, con las flores del cerezo (sakura), sus puentes sobre el río que cruza a la ciudad y parte de la vida cotidiana de este gran puerto.

Durante la II Guerra Mundial, Hiroshima mantuvo su estatus de ciudad al servicio del Imperio Japonés. Esto significaba que era un punto clave para la producción de armamento y provisiones. Sin embargo, durante la guerra, no había recibido daños considerables, a pesar de que la mayoría de las casas estaban hechas de madera. Hiroshima y Kyoto eran las más vulnerables al fuego de los bombardeos, pero permanecían intactas.

Es por eso que a la hora de elegir un objetivo, Hiroshima se convirtió en el ideal para el Ejército de los Estados Unidos. Las ciudades alternativas para la bomba nuclear eran Kokura y Nagasaki.

Tras varios vuelos de reconocimiento, el bombardero B-29 “Enola Gay” soltó la carga nuclear “Little Boy” sobre una ciudad en la que vivían 340 mil personas. Eran las 8:15 hs del 6 de agosto de 1945, el día en el que cambió para siempre el curso de la historia de esta ciudad.

La bomba explotó a 600 metros de altura con la energía de 16 kilotones de TNT, sobre uno de los puentes que estaba a 160 metros del Centro de Exposiciones de Hiroshima. La destrucción fue total en un radio de 1.6 km y los edificios ardieron a 11 km a la redonda.

Se estima que entre 70 y 80 mil personas murieron en el instante de la explosión, mientras que otros 70 mil resultaron gravemente heridos, más cientos de miles que tuvieron problemas de salud de por vida. Según estudios posteriores, el 69% de la ciudad se destruyó por completo, mientras que el 6% de los edificios recibió daños de consideración.
Para los que sobrevivieron, conocidos como hibakusha (persona bombardeada, en japonés), fue el infierno en la Tierra. Gran parte de los médicos y enfermeros de la ciudad murieron por la explosión, y los pocos que sobrevivieron, no podían atender a todos los heridos. El periodista John Hersey, que llegó a Hiroshima 25 días después de la explosión nuclear, contó el horror con seis testimonios que se publicaron en The New Yorker en 1945, cuando la ciudad era un caos.

“El silencio era espeluznante: «Nadie gritaba, nadie corría. Los sobrevivientes no tenían la fuerza física ni psicológica. Todo lo que hacían era susurrar suplicando agua», recordó Setsuko Nakamura en 2017 cuando la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares recibió el premio Nobel de la Paz. Setsuko Nakamura tenía 13 años en el momento de la explosión. «Siendo una estudiante de secundaria fui testigo de la destrucción de mi ciudad. Se había convertido en la ciudad de la muerte».

Nagasaki sufriría la segunda detonación nuclear, el 9 de agosto. Japón presentaría su rendición el 15 de agosto de 1945, dando por finalizada la Guerra del Pacífico.

Fuente:  TN

Continuar Leyendo
Publicidad

Internacional

Pepe Mujica fue lapidario con la medida de Lacalle Pou para «atraer» argentinos

El expresidente de Uruguay afirmó que la disposición retrotrae a su país a cuando «funcionaba como un eslabón intermediario a intereses financieros argentinos que se dedicaban a sacar (fugar) plata”. Alertó también sobre el riesgo para la relación bilateral.

Avatar

Publicado

el

Por

El ex mandatario de Uruguay José Pepe Mujica criticó al gobierno conservador de su país al reconocer que no le “gusta un carajo» la decisión del presidente Luis Lacalle Pou de facilitar que extranjeros con alto poder adquisitivo puedan tener una residencia fiscal en ese país para evadir impuestos en su lugar de origen.

Mujica consideró que esa medida “pone en peligro” la relación de Uruguay con Argentina e implicaría una marcha atrás en el esfuerzo de la la república oriental por dejar de ser “un paraíso fiscal”.

“Entramos en una dialéctica que ya hemos vivido en este país y que no me gusta un carajo, para nada. La relación con Argentina es el primer capítulo de la política exterior del Uruguay”, remarcó el ex mandatario durante una entrevista por radio Metro.

“Argentina tiene una larga experiencia en sacar dólares hacia el exterior”

La medida cuestionada es la que el presidente Luis Lacalle Pou hizo entrar en vigencia ayer y que posibilita que argentinos y cualquier extranjero con alto poder adquisitivo puedan comprar una vivienda allí y establecer un domicilio fiscal.

Para Mujica, ese tipo de medidas se corresponden con un momento en el que “Uruguay tenía un sistema financiero bastante opaco que funcionaba como un eslabón intermediario a intereses financieros argentinos que se dedicaban a sacar (fugar) plata”, y que el Frente Amplio trató de desandar durante sus años de gobierno.

“Argentina tiene una larga experiencia en sacar dólares hacia el exterior” y “eso ha sido utilizado por intereses especulativos que utilizaron las condiciones del Uruguay para que huyera capital”, reconoció.

Por este motivo, la nueva medida tomada por Lacalle Pou corresponde con “una actitud que seguramente no resulta simpática para los intereses argentinos”. “Puede parecer una buena solución de corto plazo para algunos, pero para mí pone en peligro algo muy trascendente que es la estabilidad de una relación muy importante para Uruguay”.

El ex mandatario uruguayo negó haber hablado de este tema con el presidente argentino, Alberto Fernández, y reconoció los problemas que esto podría acarrear: “Las malas relaciones con la Argentina en la época de (Juan Domingo) Perón determinaron que en cinco o seis años Perón nos cerrara la canilla y que al Uruguay no viniera ni el loro”, comentó.

El coronavirus en Uruguay

Durante la entrevista, el dirigente evaluó los efectos del coronavirus en su país. Sostuvo que uno de los motivos por los cuales Uruguay tiene pocos casos es porque “es un país de poca población” y con “una fuerte presencia de los servicios públicos” que durante los sucesivos gobiernos del Frente Amplio “no fueron abandonados sino mejorados”.

No obstante, reparó en que “el enemigo está agazapado, sobre todo en la frontera como esperando la oportunidad de hacer una travesura”, y señaló que el peligro está en el límite con Brasil, el país más afectado por la pandemia en Latinoamérica. “Hemos tenido presencia de contagios en Rivera y Treinta y Tres. No es casual, son departamentos fronterizos muy ligados a la vida de Brasil”, apuntó.

Continuar Leyendo

Internacional

Bolivia confirmó récord de muertes por coronavirus

Con la última actualización, la cifra total de fallecidos asciende a 1.201 desde que se detectaron los primeros casos

Avatar

Publicado

el

Por

Bolivia reportó hoy 78 muertos por coronavirus marcando un nuevo récord de muertes diarias, mientras que el número de infectados superó la barrera de los 1.000 casos en la última jornada, en los que se incluye al ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

Con la última actualización, la cifra total de fallecidos asciende a 1.201 desde que se detectaron los primeros casos en el país, en marzo pasado, informó el Ministerio de Salud.

Los contagios confirmados son 34.227 en el país de 11 millones de habitantes, tras varias jornadas de sumar más de 1.000 casos diarios, entre los que se cuenta el de Núñez, quien está estable y aislado, junto a un jefe de la Policía, que también se contagió.

Núñez informó al diario paceño El Deber que se aislará a todos los funcionarios cercanos a Núñez y altos cargos que estuvieron en contacto con él como medida de precaución y se les realizarán testeos para descartar que no estén infectados.

También aclaró que esta semana no hubo reunión del Gabinete, por lo que la presidenta de facto, Jeanine Áñez, no habría corrido el riesgo de contagiarse.

Santa Cruz, la región más poblada del país con algo más de 3 millones de habitantes, sigue siendo la zona más afectada, con 22 de los 78 fallecidos de hoy, mientras que Cochabamba registra 19, informó la agencia de noticias EFE.

La ciudad de Cochabamba, una de las más grandes de Bolivia, viene registrando problemas desde hace algunos días para incinerar y enterrar a los fallecidos, lo que ha desatado protestas en los cementerios al tener que regresar las familias con los féretros a cuestas por encontrarse las puertas cerradas.

Bolivia declaró el estado de emergencia sanitaria a fines de marzo, con una cuarentena que actualmente está sujeta a cambios en función de un mapa de riesgo. El Gobierno interino del país estima que la pandemia llegará a su pico a comienzos de septiembre.

Algunas de las principales ciudades bolivianas, como Santa Cruz, mantienen una cuarentena rígida, mientras que otras como Cochabamba y La Paz, que la habían rebajado, se han visto obligadas a retroceder ante el aumento de los contagios.

Fuente: El Tribuno Salta

Continuar Leyendo

Internacional

En Bolivia colapsaron los servicios fúnebres y se hacen velorios en la calle

Varios muertos sospechosos de coronavirus Covid-19 fueron recogidos de la vía pública en las últimas semanas.

Avatar

Publicado

el

Por

Los servicios funerarios de Cochabamba se hallan al borde del colapso y los cadáveres se acumulan para ser cremados o enterrados por el rápido ascenso de los contagios del nuevo coronavirus en una de las ciudades más castigadas por la pandemia en Bolivia.

«Antes de la pandemia la policía recogía cuatro o cinco cadáveres de la calle por accidentes, crímenes o suicidios, ahora son 16 diarios y la mayoría por sospechas de coronavirus Covid-19. El depósito de la policía ya no cubre las necesidades», dijo hoy la vocera de la policía anticrimen de esa ciudad, la capitana Rocío Olivera.

En una entrevista con el diario Opinión agregó que «sabemos que hay más personas que mueren en sus casas pero no se reportan».

El cuerpo de Cristóbal, un comerciante de 59 años que falleció solo en su casa por el nuevo coronavirus, fue velado anoche en la calle y hoy su féretro esperaba para ser enterrado.

El obsoleto crematorio del cementerio municipal -con capacidad para incinerar cuatro cuerpos por día-, está desbordado. La lista está copada hasta el domingo y hay varios cadáveres pendientes, dijo un funcionario que pidió el anonimato porque no estaba autorizado hacer declaraciones a la prensa. Hoy un tractor cavaba zanjas en un rincón del cementerio de Cochabamba para aumentar la cantidad de tumbas.

Los procedimientos para enterrar o incinerar a fallecidos por la pandemia complican la situación. «Un cadáver hallado en la calle debe ser sometido a una autopsia para determinar la causa de la muerte, pero el Instituto Forense está congestionado con muertos», dijo Olivera.

Las casas funerarias de la ciudad -de casi un millón de habitantes- se han declarado en emergencia porque reciben cadáveres sin autopsia y no saben qué procedimientos de bioseguridad utilizar, dijo la oficial.

Bolivia reportó 34.227 contagios y 1.201 fallecidos. «La pandemia está en pleno ascenso», declaró el director de Epidemiología del Ministerio Salud, Virgilio Prieto.

De las nueve regiones del país, Santa Cruz, Cochabamba y Beni concentran el 79 por ciento de los casos y los servicios médicos y laboratorios de diagnóstico están desbordados. La prensa local ha registrado casos de fallecidos en los vestíbulos de los hospitales por falta de espacio.

En gran parte del país la cuarentena fue levantada el 1º de junio por presiones de sectores informales que representan el 70 por ciento de la economía. Colegios, escuelas y universidades siguen cerrados y los espectáculos y viajes entre regiones están suspendidos.

Pero los mercados callejeros, donde se venden alimentos a bajos precios, se han convertido en focos de contagio debido a las aglomeraciones y la falta de distanciamiento, según las autoridades.

Continuar Leyendo