CONECTATE CON NOSOTROS

Policiales

Investigan si el asesinato a puñaladas de un joven fue para robarle

Avatar

Publicado

el

Las fuentes judiciales consultadas comunicaron que no se descarta que Santiago Lizarra haya sido ultimado por personas que lo atacaron para robarle. El hecho se registró en la noche del sábado pasado en inmediaciones de las calles Próspero Palazo y Díaz Vélez.

Desde el Ministerio Público Fiscal (MPF), se informó que cerca de las 21.30 se dio intervención en el hecho al personal de Fiscalía Especializada en Homicidios II, a cargo de la doctora Adriana Giannoni y al Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF).
El ayudante fiscal Alberto Plaza y la ayudante judicial Candelaria Aráoz se desplazaron hasta el lugar. Por protocolo, se abocaron a la tarea de búsqueda de elementos de valor para la investigación en el lugar de los hechos.
El ECIF intervino con su equipo completo: Laboratorio de Química Legal, Criminalística y Médico Forense. Las primeras actuaciones habían estado a cargo de la comisaría 4º y de la División Homicidios de la Policía.
El cuerpo de la víctima fue llevado al hospital Padilla, donde se le practicó el reconocimiento médico legal y la toma de muestras. Presentaba tres heridas de arma blanca: en zona paraesternal (a la altura del sexto espacio), en tórax derecho y en zona infraclavicular izquierda. Según la autopsia, la primera de esas heridas habría sido la de mayor gravedad.
Entre otras tareas de laboratorio, se realizaron: hisopado bucal, de lechos ungueales y extracción de cabellos para ser sometidos a pericias.
Un testigo del hecho habría relatado que un grupo de jóvenes atacaron a Lizárraga para despojarlo de sus pertenencias. Según esa versión, lo despojaron de su billetera y de una radio.
En esas circunstancias, le ocasionaron tres puñaladas a la víctima, que falleció posteriormente en el hospital como consecuencia de un shock hipovolémico por pérdida de sangre.

A partir de esos datos, los investigadores intentan establecer la identidad de las personas que participaron del mortal ataque.
Los investigares trataban para establecer además si la victima cumplía funciones de vigía nocturno en la zona donde fue ultimado.

Continuar Leyendo
Publicidad

Policiales

“La Policía hará un registro de los trapitos”, anunció el comisario Ardiles

El funcionario de Seguridad dijo que quieren saber cuántos y quiénes son los que trabajan en la calle.

Avatar

Publicado

el

Por

La polémica por el accionar los “trapitos” crece en Tucumán. El crimen del joven Palavecino avivó el debate sobre las personas que trabajan en la calle. El comisario José Ardiles, funcionario del Ministerio de Seguridad de Tucumán, habló sobre el tema y anunció que se creará un registro oficial para saber quiénes son, cuántos son los que trabajan de “trapitos”.

“Las comisarías elaborarán un registro y estarán identificados cada uno de ellos y si hay menores hablaremos con los padres”, aseguró Ardiles en una entrevista en el programa “Buen Día” de LA GACETA Play. El funcionario de seguridad advirtió que la idea del Ministerio es la erradicación total de “trapitos”, de “limpiavidrios de los semáforos” y de la venta ambulante.

Con ese objetivo, la idea es organizar reuniones con la Municipalidad de la capital para tomar medidas en conjunto.

SAN MARTÍN Y SAAVEDRA. El lugar donde mataron al joven Palavecino.

Un «trapito» quedó aprehendido y a disposición de la Justicia por ser el principal sospechoso del asesinato de Santiago Ismael Palavecino, quien falleció apuñalado mientras retiraba su auto en Saavedra y San Martín.

Fuente LG

Continuar Leyendo

Policiales

Nena de 12 años escrachó a su tío mientras la abusaba sexualmente

La nena, de 12 años, ya había hablado del abuso a una amiga, a su niñera y en el colegio.

Avatar

Publicado

el

Por

Una nena de 12 años, víctima de abuso sexual, llegó al punto de dejarse tocar por su tío frente a una cámara para obtener una prueba irrefutable de los abusos sobre los que ya había alertado a sus papás, pero continuaban.

La nena, identificada como V, era abusada por el esposo de una prima hermana de su papá, con quienes mantenía una relación cercana ya que tenían un hijo de quien era muy amiga, y solía dormir a menudo en la casa de ellos.

El nombre del abusador es Leandro Martínez, de 43 años. “Cuando V. tenía dos años, entró a la boda de ellos tirando pétalos de rosa. Su nene mayor es su primito más querido. Desde hace mucho, se quedaba a dormir en la casa, en el barrio cerrado La Tradición, de Moreno”, relatan Daniela y Pablo, papás de V.

Leandro Martínez, el abusador (Foto: TN.com.ar)

Leandro Martínez, el abusador (Foto: TN.com.ar)

El primer indicio del horror llegó una noche de 2018, mientras V estaba en la casa de sus tíos: “Paró un auto a la mañana frente a casa y era la mamá de una compañerita de V: ‘Decime que V. está acá’, gritó. Cuando le dije que estaba en lo de sus tíos, me contestó que me tenía que hacer escuchar algo, que mi hija estaba en peligro. Y me hizo oír los audios que mi hija le había mandado a la suya”, relató.

En los audios, V. le contaba a su amiguita: “Hola, no sabés lo que me pasó, mi tío me tocó la cola y la chucha. Estábamos los cuatro en la cama y me desperté con él tocándome. Yo cerraba las piernas y él hacía más fuerza. Como que me quiso violar”.

Entonces, en lugar de acudir a la justicia, Daniela y Pablo le mostraron los audios a la suegra del abusador y ella les pidió entre lágrimas que no le contaran a su hija porque estaba embarazada después de muchos tratamientos y podrían causarle una pérdida. Los papás de V le obedecieron y solo se limitaron a retirar a su hija del country.

Luego, V les contó la historia a sus papás y les dio detalles de los abusos de los que era víctima: les contó que había gritado “tengo que hacer pis” para escapar de los manoseos de Leandro, y que había quedado en shock y por eso no había dicho nada.

Los papás pusieron al tanto a la psicóloga de la nena para que abordara el tema.

Mientras, las visitas de V a la casa de sus tíos se interrumpieron, hasta que un día ella pidió permiso para ir con su primo a un pelotero. Pablo y Daniel dudaron y finalmente accedieron, y acordaron que la retirarían después de la salida. Sin embargo, V les contó después que su tío le había tocado lascivamente la pierna. “No quiero ir nunca más a lo de Leandro y la tía”, les dijo.

“No se trata de una idea de V o que no quiera que alguien la toque. Tiene otro tío que se revuelca siempre con los chicos en el pasto y nunca percibió nada raro. Ella sabía de lo que estaba hablando”, contó Pablo.

Luego, en una clase de Educación Sexual Integral (ESI) en la escuela, V levantó la mano y delante de sus 35 compañeros dijo: “A mí me pasa, mi tío abusó de mí”.

Entonces el colegio abrió un expediente. “La maestra lo comunicó al gabinete psicopedagógico y derivaron la información a un centro de niñez, pero aún así, todavía entonces nos costaba enmarcar lo que había pasado en un hecho delictivo”, cuenta Daniela.

Los papás de V también relatan que Leandro, el abusador, es obsesivo, bien educado y puntilloso. “No podíamos creer que fuera culpable de algo así cuando lo veíamos con sus hijos, cómo los cuidaba. Precisamente como V. se hacía pis encima desde los 6 años y él era tan cuidadoso creí que tal vez la había tocado en la cama para ver si no estaba mojada”, cuentan.

También advierten que V tenía enuresis y retraso escolar, que eran consecuencias claras del abuso del que era víctima. Luego la psicóloga y los fiscales lo confirmaron.

El desenlace se dio cuando toda la familia se reunió en la casa de los abuelos de Pablo, en una casa conjunta a la de V y su familia. “En un momento, cuando yo llego del trabajo, V. empieza a insistir en que le quería mostrar varias mejoras que habíamos hecho en casa a Leandro. Me extrañó mucho, y la ignoré un rato. Pero de repente, cuando vi que tomaba la llave muy dispuesta, la acompañé”, contó el papá.

Entonces V organizó un tour por la casa que extrañó a su papá, entre los espacios que recorrieron estaba la habitación de la nena. V sabía que Leandro aprovecharía cualquier distracción de su padre para tocarla, y por eso generó la situación, sabiendo que en algunos ambientes habían instalado cámaras de seguridad.

Como V lo planeó, el abuso quedó filmado y se convirtió en materia prima para la Justicia.

En el video se ve cómo Leandro advierte la cámara. V contó que le dijo: “¿Viste que mis papás pusieron cámaras de seguridad?” y que él le apretó el cuello “y me dolió mucho”, dijo la nena.

“V.lo llevó por todos los lugares de la casa donde habíamos instalado cámaras. Cuando me enteré -me hizo escuchar los audios en que se lo contaba a su niñera, porque no se animaba a decírmelo- y vi que los videos coincidían exactamente con lo que mi hija nos relataba nos desesperamos”, cuenta Pablo.

Fue en ese momento, y no antes, que Daniela y Pablo finalmente decidieron hacer la denuncia. “Hablamos con ella y le dijimos que se quedara tranquila, que su mamá y su papá iban a hacer lo que tenían que hacer para que nunca más le volviera a pasar”, contaron. “Ella llegó a hacer lo que hizo porque estaba totalmente desbordada”.

El abusador, prófugo

Mientras, cuando la fiscalía ordenó una inspección en la casa del abusador, ya no estaba en su vivienda. “Cuando se produjo el allanamiento, supuestamente Leandro y su esposa se habían ido de vacaciones a Mar del Plata, pero dejando la puerta trasera abierta. ¿Quién se va de vacaciones así? Evidentemente, alguien les habían avisado, y el se había ido en una camioneta solo esa mañana”, se queja Daniela.

“Está prófugo. No usa el teléfono. No aparece en cámaras de peajes. Evidentemente está muy bien asesorado”, acota Pablo.

Continuar Leyendo

Policiales

Atrapan a tres hombres mientras cometían un escruche

Tres hombres llegaron durante la siesta del este domingo a una casa ubicada en Barrio Sur de la capital, usaron herramientas para forzar la entrada y una vez adentro comenzaron a preparar los elementos que pensaban robar. Su plan falló, ya que la policía apareció justo a tiempo y los atrapó in fraganti.

Avatar

Publicado

el

Por

El hecho ocurrió en una vivienda de calle Bernabé Aráoz al 300. Los miembros de la familia salieron a almorzar, pero jamás sospecharon que tres malvivientes aprovecharían esa ausencia para cometer un “escruche”.

Los móviles de la comisaría realizan permanentemente recorridos en la zona y trabajan siempre en colaboración con el Sistema de Emergencias 911, por lo que apenas se recibió el llamado de una actitud sospechosa, efectivos se presentaron en el lugar.

El jefe de la Comisaría, Alfredo Díaz, explicó que cerca de las 14 un móvil recibió el aviso de que una llamada al 911 denunciaba que un hombre había sido visto intentando forzar la puerta de una casa y que en la calle estaba estacionado un auto sospechoso.

“Inmediatamente el móvil se dirigió por la calle San Lorenzo y para evitar la posible huida de sospechosos, ingresó a la calle Bernabé Aráoz en contramano para interceptar al sujeto, que ya emprendía la huida en un auto”, informó.

Al ser consultado por los empleados policiales, el conductor intentó huir, pero los efectivos divisaron que la puerta de una vivienda estaba entreabierta y decidieron ir a averiguar qué sucedía. “Una vez en el interior de la casa, encontraron a dos sujetos cargando bolsas repletas de objetos de valor de la casa”, detalló Díaz.

A pesar de que uno de los sospechosos intentó huir, fue alcanzado por personal policial en Crisóstomo Álvarez y San Luis, y los tres fueron aprehendidos. “Se trata de tres malvivientes que cuentan con numerosos antecedentes prontuariales. Uno de ellos, de 50 años, había salido en libertad del Penal de Villa Urquiza hace apenas dos meses y su hermano, un conocido delincuente, permanece preso por la misma modalidad de robo”, detalló el comisario de la jurisdicción, que estuvo a cargo del procedimiento.

Además de la aprehensión del hombre, fueron aprehendidos sus cómplices de 22 y 21 años, y por orden de la Fiscalía de Turno Especializada en Delitos de Robos y Hurtos de la II° Nominación, se concretó el secuestro del auto Fiat Siena gris en el que circulaban y de todos los elementos que usaron para entrar a la casa, entre los que había destornilladores, martillos y masas.

Continuar Leyendo