CONECTATE CON NOSOTROS

Policiales

La reacción de una mujer asaltada por dos nenes de 7 y 8 años: “Yo los adopto”

Los chicos entraron a su casa con un arma de juguete e intentaron llevarse una bicicleta.

Avatar

Publicado

el

Evangelina Soto tiene 48 años, diez hijos y una imagen que no se puede sacar de la cabeza. En el patio de su modesta vivienda, en la localidad santafesina de Pérez, vio a dos chiquitos de 7 y 8 años recorrer el lugar para robar algunas cosas. Cuando la mujer salió para reclamarles advirtió que uno tenía un arma en la mano. Primero se asustó. Después intentó hablar con ellos. Finalmente comprobó que el revólver sólo era una réplica.

“Hoy entraron con un arma de juguete. Mañana o pasado entran con un revólver y te matan a toda la familia. A mí me da pena. No sé quién será la mamá. Pero tenerlos así, a las seis de la mañana”, dice la mujer entre conmovida e indignada. Todavía shockeada, se ofrece a cuidar de los chicos que intentaron robarle: «Yo los adopto».

Evangelina habla y la familia la rodea. Unos perros corretean alrededor. Ladran, se pelean. En el patio hay un par de bicicletas, una moto rota y un Peugeot 504. Un portón al fondo, el lugar por el que se supone treparon los niños para acceder por el techo. “Cuando mi marido y mi yerno les hablan tiran la bicicleta e intentan saltar, pero no pueden. ¡Si eran miniaturas! Alguien los levantó y los largo para acá. Ellos no pueden. Para mí hay una persona mayor involucrada. No tiene la capacidad de asaltar una casa. ¿Cómo van a hacer?”, conjetura.

Ella se acercó a hablarles. Les preguntó qué hacían dentro de la casa y uno puso el dedo en el gatillo de la réplica del arma para asustarla. La mujer advirtió que era de juguete y se la sacó. Les preguntó sus nombres, dónde estaba su mamá. No le respondieron. “¿Dónde vivís?”, les consultó. “En otro país”, alcanzó a responderle uno.

Otro empezó a llorar. “Yo después también lloraba. Cómo puede ser que dos chicos tan chiquitos estén robando, con el frío que hacía”, lamenta Evangelina. Uno de los pequeños le cuestionaba que hubiera llamado a la Policía. “Yo quería la bici”, le explicó con enojo. “¿Y por qué no me la pediste? Venís, tocás el portón y te la puedo regalar”, le contestó Evangelina.

La Policía demoró dos horas en llegar. Ella los hizo sentar en el sol y después les ofreció mate cocido. Pensó que tenían hambre. Evangelina sabe lo que es eso. Tuvo que cirujear para vivir. Se compró una maquina para amasar rosquitas y torta asada. Tuvo un accidente cerebrovascular. Pero volvió a levantarse. “Reuní a la familia y les dije: ‘vamos a amasar y vamos a salir’”. La bicicleta que intentaron robarle la necesita para el reparto.

A pesar de todas las privaciones ella descartó delinquir. “No me gustan los que roban y los que se drogan. Nunca le enseñé eso a mis hijos”, dice. Será por eso que está molesta con su hijo de 25 años, detenido en Coronda por robo. Lo visitó en enero y le dijo que era la primera y la última vez que lo vería. Dice que fue la “mala junta”.

La Policía se entrevistó con la madre de los chicos de 7 y 8 años. Ella les dijo que desconocía lo sucedido porque hace una semana no iba a la casa. La Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de Santa Fe intervino en el caso y los pequeños volvieron con la familia, aunque esta tarde algunas personas colaboraban para acercarle algunas cosas a los chicos y hacerse cargo de su situación, todo con el consentimiento de la madre.

Entre algunos vecinos había también indignación por la inseguridad creciente. Se repetían las historias que involucraban a los mismos pequeños con otros intentos de asalto e incluso se viralizaron sus fotografías. En las cadenas de Whatsapp se definía a los chicos como los “mini chorros de Parque Güemes”.

Soto está angustiada. Tiene bronca. Dice que le va a costar dormir. Cree que hablar puede “traer cola”, pero dice que se “cansó de tener miedo”. La indigna la inseguridad, pero también el desamparo de los chicos, la voracidad de algún mayor que aprovecha su vulnerabilidad.

“¿Cómo puede ser? Que me los den. Yo los adopto. Les dije a ellos si después de que pase todo esto quieren venir a tomar la leche. ‘Vení, pedime’, les dije. Se pueden rescatar los chicos. Tenés que tener paciencia y amor para darles. Como los vi, son chicos que necesitan mucha atención. A mí me duele el alma”, explica Evangelina.

Sus hijos de a ratos la dejan sola. Hay que repartir algunas rosquitas. La mujer les prometió que, si siguen trabajando, van a salir. Y en eso andan.

Continuar Leyendo
Publicidad

Policiales

Otra vez los «rompevidrios» volvieron atacar a un automovilista

El episodio ocurrió en la intersección de las avenidas Mate de Luna y Adolfo de la Vega y la víctima fue un docente

Avatar

Publicado

el

Por

Un docente fue víctima este viernes del ataque de rompevidrios en una transitada esquina capitalina. El hecho se produjo a las 8, en la intersección de las avenidas Mate de Luna y Adolfo de la Vega cuando había detenido su auto (un Gol Trend, color gris) en el semáforo.

En esos momentos dos sujetos que se conducían en moto, giraron en U y uno de los malvivientes bajo del rodado y reventó el vidrio trasero del automóvil del docente para extraerle un bolso.  La víctima de nombre C M (por razones de seguridad no se publica su nombre) de 42 años, contó que sólo escuchó el ruido de los vidrios y que afortunadamente no llevaba en el bolso sustraído, elementos de  mucho valor, sólo papeles por lo que lo dejó en el asiento trasero. Sin embargo, no pudo disimular su conmoción e impotencia ante el episodio que le tocó vivir.

 

Continuar Leyendo

Policiales

Aplastó a su bebé y no irá a la cárcel

El trágico suceso ocurrió luego de que los médicos advirtieran a la madre de que no podía continuar durmiendo con el bebé. La mujer logró evadir la condena pero aún espera la confirmación de la Justicia.

Avatar

Publicado

el

Por

Una madre, que asfixió su hijo al aplastarlo mientras dormía, no irá a la cárcel a pesar de haber admitido la negligencia culpable en la muerte. El trágico hecho ocurrió menos de una semana después de que los médicos advirtieron a la mujer que dejara de compartir la cama con el bebé.

La mujer, oriunda de West Palm Beach en Florida, fue acusada en un principio de «homicidio culposo negligente» pero tras realizar 300 horas de servicio comunitario y asistir a clases de asesoramiento sobre salud mental y padres, cuenta con la posibilidad de no ir a prisión.

La víctima tenía cinco semanas de nacido.

De acuerdo a las autoridades de Florida, Clarke murió mientras compartía la cama con su madre en su casa de Wellington. La madre dejó al menor sobre una almohada en su cama, lo tapó con una sábana y comenzó a mirar una película a su lado, pero se quedó dormida.

Al ser arrestada, Aaronson declaró que ella y su esposo dormían con el bebé desde que nació y que tenían por costumbre turnarse para compartir la cama con él. Incluso continuar con la práctica después de que Clarke se soltó de los brazos de su papá y cayó al suelo.
La familia. 

Un informe del Departamento de Niños y Familias de Florida responsabilizó a ambos padres de «permitirle dormir en una situación insegura que finalmente causó su muerte»; mientras que los policías describieron la asfixia del niño como un caso de «mala crianza con trágicas consecuencias», según el Palm Beach Post.

Continuar Leyendo

Policiales

Investigan circunstancias en las que una joven fue atropellada por un automovilista en El Bajo

La víctima contó que ejerce la prostitución en la zona donde se registró el hecho, y que este sujeto, quien la atropelló, llegó hasta el lugar donde ella se encontraba para contratar sus servicios.

Avatar

Publicado

el

Por

El hecho se registró en la madrugada del domingo 11 de agosto pasado, cuando un automovilista embistió a una pareja en la zona de El Bajo. Como consecuencia de las gravísimas lesiones, una joven de 26 años, sufrió la amputación de ambas piernas y permanece internada con pronóstico reservado en una sala para pacientes críticos del Centro de Salud.
Desde el Ministerio Público Fiscal se informó que la causa está en la órbita de la Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos IV, a cargo del doctor Arnoldo Susnábar, desde donde se solicitó la detención de tres personas involucradas en el hecho.
Hay dos versiones en torno al suceso. Por un lado, el conductor de 34 años, declaró que regresaba de un asado en el barrio de Villa Alem y que se dirigía a cargar combustible, cuando al llegar a las vías del ferrocarril, en inmediaciones del pasaje Díaz Vélez y Crisóstomo Álvarez, desconocidos le arrojaron piedras y lo abordaron utilizando armas de fuego, para luego despojarlo de $ 6.000. En esas circunstancias los embistió, según relató en tribunales.
Pero al declarar otro joven, de 22 años, quien también fue embestido, contó otra versión de lo ocurrido aquella madrugada. El muchacho, que también permanece internado con lesiones de importancia en una pierna, negó que se haya tratado de un robo y afirmó que el automovilista los atropelló en circunstancias totalmente diferentes a las que había descripto al ser indagado. También expuso que testigos arrojaron piedras para defenderlos. Finalmente, contó que él y la joven se encuentran en situación de calle.

La investigación

Desde la Fiscalía se dispusieron diferentes medidas para llegar al esclarecimiento del hecho. En ese sentido, un equipo de esa unidad investigativa judicial se presentó en el hospital Centro de Salud para tomar declaración a la muchacha, quien permanece en grave estado.
La víctima contó que ejerce la prostitución en la zona donde se registró el hecho, y que este sujeto (quien la atropelló) llegó hasta el lugar donde ella se encontraba para contratar sus servicios. Pero cuando subió al auto, comenzó a golpearla. Ante esa situación, según contó la joven, se bajó del vehículo. Dijo que en ese momento, el automovilista se retiró, regresando después, circunstancias en la que habría arrollado a la pareja.
Según consta en la causa, en el lugar no se hallaron armas de fuego ni el dinero del que el conductor supuestamente había sido despojado. En cambio, se encontró alrededor de $ 25.000 dentro del vehículo en el que se desplazaba esta persona.
A partir de la declaración de la joven, no se descarta reformular la calificación del hecho. Los investigadores aclararon que aunque la causa se encuentra en plena etapa de investigación, en principio, no se descarta que el caso se enmarque en una tentativa de femicidio.
En tanto, se confeccionó una carpeta técnica, se dio intervención a Trata de Personas de la Policía y se cursaron oficios para examinar las cámaras de seguridad de la zona. También se aguardan declaraciones de testigos del hecho en los próximos días.

Continuar Leyendo