El abogado celebró que ambos programas sigan en vigencia al sostener que el Estado está tratando de atender las necesidades de los consumidores.

«Estamos en una situación bastante compleja que ha comenzado por esta pandemia mundial y de alguna manera el Gobierno lo que está intentado es generar situaciones que sean un poco más agradables para el consumidor. Es decir que el consumidor pueda de alguna manera adquirir bienes y servicios que sean alcanzables por el bajo ingreso que existe hoy», señaló.

En este sentido, sostuvo que «hoy hay un ingreso muy bajo y esto es uno de los problemas que tiene el consumidor. Debido a eso se está generando este tipo de medidas con el Ahora 12 y Precios Cuidados, que son dos cosas importantes para el consumo atendiendo a los bajos ingresos que existen».

De todos modos, Bassano advirtió que «el problema no es el trabajo, sino la vida. Ante esta situación la mejor medida que se pudo tomar fue la cuarentena. No podemos mandar gente a la calle a que genere más problemas».

En este marco, «el Gobierno está tratando de generar todas las actividades necesarias para poder solucionar la pandemia».

Ahora el problema económico no es reciente, aclaró. «Veníamos de una situación económica muy desastrosa, por lo tanto los resultados económicos son siempre peores».

En consecuencia, el Gobierno «está tratando de generar ingresos a través de subsidios que está dando, y por otro lado continuar con estos programas, pero no es suficiente porque Argentina tiene una alta concentración en producción de alimentos dentro de la industria y de lo que significa la generación de precios. Esto genera monopolios y eso no es bueno ni para el Estado ni para el consumidor, que es el más afectado», resumió.

En este aspecto, consideró oportuna la intervención del Estado en Vicentin. «En Argentina siempre que hubo problemas con alimentos intervino el Estado, por lo tanto la intervención y la expropiación es necesaria para que el Estado regule la situación porque los perjudicados son los productores, los consumidores y el Estado».

“Argentina tienen un alto problema de monopolio del alimento: las aceiteras, harineras son dos o tres, la láctea es una sola. Cuando tenemos este tipo de situaciones el Estado tiene que intervenir“, aseveró Bassano. En ese sentido, aseguró: “si tenemos y queremos alimentos, Vicentin debe ser expropiado. /Fuente: LV12/