Se trata de dos jóvenes hermanos quienes tras 48 horas sin comida ni bebida decidieron entregarse en la comisaría. Dos ladrones se entregaron después... Estuvieron dos días escondidos en unos cañaverales después de robar una panadería

Se trata de dos jóvenes hermanos quienes tras 48 horas sin comida ni bebida decidieron entregarse en la comisaría.

Dos ladrones se entregaron después de vivir una experiencia casi bíblica. Se trata de un par de jóvenes hermanos que asaltaron una panadería, después pasaron dos días completos escondidos en unos cañaverales hasta que decidieron entregarse.

Tienen 18 y 19 años, y en la tarde del martes llamaron a la base de los vigías municipales de Banda del Río Salí para confesar que habían cometido un robo y manifestar que querían entregarse.

Los jóvenes indicaron que llevaban dos días escondidos entre los pastizales, sin agua ni comida, y que habían decidido ponerse a disposición de la Justicia, según afirma La Gaceta.

Según confesaron, decidieron ocultarse después de haber robado en una panadería de Lastenia, aunque no trascendieron mayores detalles de ese hecho.

Ambos fueron trasladados a la comisaría, pero desde la Fiscalía de turno no se ordenaron medidas privativas de la libertad en su contra.

Comentarios