En el Gobierno descuentan que la ex presidenta se presentará porque es la que mejor mide en la oposición. El núcleo duro y los... Mauricio Macri se prepara para enfrentar a Cristina Kirchner y sale a buscar los votos del balotaje

En el Gobierno descuentan que la ex presidenta se presentará porque es la que mejor mide en la oposición. El núcleo duro y los desencantados.

“Bien, bien, otra vez conectado con la realidad”. Es jueves a la tarde, y mientras espera a Mauricio Macri para acompañarlo a una de sus últimas actividades del día, un funcionario de su máxima confianza describe el estado actual del Presidente ante la consulta de Clarín. Amplía: “Después de hablarle mucho al círculo rojo, a los mercados, está enfocado en la gente”. A esa hora, justamente, Macri contestaba preguntas por Instagram. Y daba una pista (otra) sobre su voluntad de ir por la reelección: “Voy a estar todo el tiempo que ustedes decidan”. En ese camino, en el Gobierno trabajan con una hipótesis de simple enunciado y más compleja concreción: el Presidente se prepara para enfrentar a Cristina Kirchner y ya está buscando del voto del balotaje.

“A veces los peronistas ‘saludables’, como les puso alguno ahora, se quejan de que nosotros levantamos a Cristina para forzar la grieta. Pero la realidad es que estas cosas vienen de abajo para arriba. Cristina es la única que mide y tiene un núcleo duro, que no se mueve de entre 25 y 30 puntos. Tercero viene (Sergio) Massa, con 10 puntos, ponele, y el resto no existe”, describe el mismo funcionario. Con esos números, en la Casa Rosada descuentan que la ex presidenta será candidata y la grieta tendrá finalmente su combate estelar en 2019.

En esa línea, el periodista Pablo de León adelantó este miércoles en Clarín que Cristina ordenó el relanzamiento de Unidad Ciudadana en pos de ese objetivo. “Los de La Cámpora ya empezaron con el operativo clamor interno. Que la gente la pide en la calle… Es incomprobable, pero es una señal muy fuerte de que se prepara para ser candidata. Se va a venir un fuerte debate interno”, cuenta un consultor que midió para el kirchnerismo en la última elección. 

Así, y para ese eventual mano a mano, Macri apunta a un grupo en particular. En el Gobierno lo llaman “Los Desencantados”. Según su análisis, son los que habían votado a otro partido en la primera vuelta de 2015 pero después eligieron a Cambiemos en el balotaje. Exactos 4.396.806 votos. Macri sacó 8.601.131 sufragios en primera vuelta (34,15%) y 12.997.937 en la segunda (51,34%).

Como siempre, en el oficialismo hablan de un electorado en tercios. El voto duro de Cambiemos es el de la primera vuelta. “Eso está consolidado. Es el votante que pedía un cambio político y económico en 2015, y hoy sigue apoyando a la gestión. Se mantiene ahí y hasta puede haber crecido un poco”, aseguran en Gobierno: “En cambio, el votante que nos apoyó sólo en el balotaje, es el que pedía un cambio más político que económico, y hoy está desencantado. El último tercio es el que no quería ni un cambio político ni económico, el votante duro del kirchnerismo, que para nosotros es impenetrable”.

Las visitas que hace Macri a vecinos comunes en la Ciudad y la Provincia durante la semana, o cuando viaja al Interior, apuntan a esos desencantados. “Los vamos identificando por las redes. Gente que nos putea por las tarifas, por ejemplo. Kirchneristas duros no, porque no tiene sentido. Pero la clave para ganar es reconquistar ese público intermedio”, agregan cerca del Presidente. 

La dualidad con Cristina y un escenario abierto

Mientras desmenuza el análisis electoral, un alto funcionario revela una contradicción que está viviendo hoy el Gobierno respecto a Cristina: “Es cierto que por un lado nos conviene tenerla enfrente, políticamente, pensando en la elección. Pero para la economía es un problema. Porque en el exterior, vuelven a pensar que si pierde Cambiemos puede volver el kirchnerismo y eso es perjudicial para el país. Sería mucho mejor que la opción sea algo más moderado”.

Respecto a los números con que el Presidente y la ex parten hacia la pelea de 2019, la última encuesta en Capital y Provincia a la que accedió este diario (se hizo entre lunes y miércoles, con 1.200 casos) muestra un escenario abierto. 

– Cuando se mide a distintos candidatos del oficialismo y la oposición por separado, Cristina lo pasa por poco a Macri: 29,73% contra 28,27%.

– Pero si se suma lo que miden María Eugenia Vidal (la opción oficialista) y Agustín Rossi (variante ultra K), Cambiemos relega al Frente para la Victoria: 38,39% a 36,75%

Los desencantados tienen la palabra.

Comentarios