En su primera homilía durante un festejo patrio como arzobispo, monseñor Carlos Sánchez reclamó a las autoridades presentes “pasión por la verdad y un... Sánchez, llamando a cada uno de los diputados por su nombre, les pidió votar en contra del aborto

En su primera homilía durante un festejo patrio como arzobispo, monseñor Carlos Sánchez reclamó a las autoridades presentes “pasión por la verdad y un compromiso por el bien común”. A la vez  pidió a cada uno de los diputados nacionales, llamándolos por su nombre de pila, que voten por la vida. Al tiempo que reclamó escuchar “los gritos de los hermanos que sufren, de los ignorados y los marginados”.
A continuación, el líder de la Iglesia Católica en Tucumán envió un mensaje en defensa de la vida del niño por nacer, en medio del debate sobre la interrupción del embarazo, proyecto que es impulsado por algunos sectores políticos en el Congreso nacional. “
“Es aberrante pensar que un humano puede eliminar la vida de otro ser. Cuidemos la vida del argentino en gestación que es sujeto de derechos. No apaguemos con la muerte la vida de los que no tienen vos, pero cuyos corazones laten en el seno materno. Salvemos las dos vidas”, enfatizó monseñor Sánchez.
Luego, el arzobispo les solicitó a los diputados nacionales que representan a nuestra provincia que “defiendan y voten por la vida desde la concepción, salvando las dos vidas, porque tienen la responsabilidad que les ha confiado el pueblo tucumano por el cuidado y defensa de cada una de la vida de los argentinos”.
En otro tramo de su sermón, el prelado pidió a las autoridades y al pueblo que cuiden la infancia y adopten medidas para terminar con la pobreza. “Nuestros chicos, cuando no pueden más, caen en el suicidio. Toda vida vale. Otra realidad que toca vivir es la pobreza y la marginalidad. Falta cerrar la brecha de la pobreza” advirtió. Además, pidió proteger a los jóvenes adictos y a los ancianos e instó a combatir “la violencia y la inseguridad que se viven diariamente en Tucumán por la falta del diálogo”. Frente a ello, el arzobispo reclamó “mayor compromiso desde los gobernantes, el Estado, cada una de las instituciones y de la familia”.

El intendente Germán Alfaro participó este viernes, en la Iglesia Catedral, del solemne Tedeum por el 208° aniversario de la Revolución de Mayo y de la creación del Primer Gobierno Patrio, que fue presidido por el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez.
El jefe municipal estuvo acompañado por su esposa, la diputada nacional Beatriz Ávila, y por funcionarios de su gabinete. De la ceremonia religiosa también participaron autoridades provinciales.
Al finalizar la ceremonia religiosa, el intendente Alfaro destacó el valor del mensaje transmitido por monseñor Sánchez. “Fueron brillantes las palabras del arzobispo, como solamente un hombre auténtico lo puede hacer. Todos, quienes tenemos responsabilidades públicas y los que no las tienen, tenemos que escuchar sus palabras, porque habló sobre el valor de la vida desde su concepción, pasando por la vida de niños, de los jóvenes que padecen problemas de la droga y hasta la vida de nuestros abuelos”, reflexionó el jefe municipal.
Además, Alfaro resaltó el hecho de que el máximo referente de la Iglesia Católica en nuestra provincia “les haya pedido a cada uno de los diputados nacionales, llamándolos por su nombre de pila, que voten por la vida”. Y agregó: “Estas palabras y el llamado al diálogo que hizo el arzobispo han llegado a cada uno de nosotros, que debemos obrar en consecuencia”.

 

Comentarios