CONECTATE CON NOSOTROS

Policiales

Secuestran casi dos toneladas de marihuana en un criadero de pollos

El lugar era utilizado para el acopio de los estupefacientes. Detuvieron a dos integrantes de la banda tras un tiroteo en el que uno de ellos resultó herido en una de sus piernas.

Avatar

Publicado

el

Casi dos toneladas de marihuana fueron secuestradas tras una persecución y tiroteo en que resultó herido un sospechoso, en la localidad bonaerense de San Miguel del Monte. La organización criminal utilizaba un criadero de pollos para acopiar la droga, que era ingresada en la Argentina a través de la ciudad correntina de Paso de los Libres.

El procedimiento tuvo lugar en la madrugada del pasado lunes cuando efectivos de la Policía de la Ciudad comenzaron el seguimiento de un camión como parte de una investigación dispuesta por el Juzgado Federal 4 por venta de drogas en la zona.

Fuentes de la investigación informaron que los pesquisas habían determinado que el conductor del vehículo tenía como destino la localidad bonaerense de  Cañuelas y que iba a estacionar cerca de las Rutas 6 y 205.

Sin embargo, el camionero continuó la marcha y siguió hasta un campo ubicado a la altura del kilómetro 120 de la Ruta 41, en San Miguel del Monte, donde funciona un criadero de pollos.

De acuerdo a las fuentes, los policías entraron al lugar y fueron recibidos a balazos, lo que originó un enfrentamiento en que un sospechoso que portaba una escopeta resultó herido en una pierna. El personal policial detuvo a ese hombre, de nacionalidad paraguaya, que ya recibió el alta médica; y a otro acusado.

Los voceros añadieron que los efectivos encontraron cuatro camionetas y tres autos que tenían en su interior varios bultos que contenían casi dos toneladas de marihuana.

Los efectivos junto a uno de los vehículos con que trasportaban droga.

«Esta investigación comenzó con otros secuestros de droga y continuó con el objetivo de encontrar los centros de acopio de las bandas que distribuyen el estupefaciente en Buenos Aires», detalló uno de los encargados de la pesquisa.

El juez Ariel Lijo dispuso el decomiso de la marihuana, los vehículos y la detención de los involucrados en el tiroteo.

Fuente: Télam

Continuar Leyendo
Publicidad

Policiales

Amenaza de bomba en la sede de ATEP

La denuncia fue radicada pasadas las 20 de ayer. «Es una situación inexplicable y repudiable», expresó el secretario General, David Toledo, David Toledo

Avatar

Publicado

el

Por

Una amenaza de bomba en la sede de la Agremiación Tucumana de Educadores Tucumanos (ATEP), alarmó a la dirigencia que tuvo que tuvo que ser evacuada por la policía del edificio, ubicado en San Lorenzo 434 de la Capital.

Personal policial luego de realizar un exhaustiva investigación desestimó la amenaza y los dirigentes gremiales decidieron iniciar acciones legales para que la justicia investigue el origen de la falsa alarma.

«Es lamentable lo que ocurrió este lunes, vivimos momentos dramáticos. Es una situación inexplicable y repudiable, nuestros abogados llevaron este tema a la justicia para esclarecer esta situación», aseguró el secretario General de ATEP, David Toledo.

A raíz de la amenaza, en el lugar trabajaron por varias horas la policía y la brigada de explosivos. «No se encontró nada luego del relevamiento del lugar y quedó la denuncia», sentenció.

Cabe señalar que en los últimos días mediante las redes sociales se evidenció disidencias entre facciones más radicalizadas de la docencia en contra de la posición que adoptó la actual dirigencia ante el decreto gubernamental que suspende el pago de la cláusula gatillo. Esta posición también quedó reflejada durante las marchas que realizaron docentes nucleados en ATE y Autoconvocados.

Continuar Leyendo

Policiales

“La Policía hará un registro de los trapitos”, anunció el comisario Ardiles

El funcionario de Seguridad dijo que quieren saber cuántos y quiénes son los que trabajan en la calle.

Avatar

Publicado

el

Por

La polémica por el accionar los “trapitos” crece en Tucumán. El crimen del joven Palavecino avivó el debate sobre las personas que trabajan en la calle. El comisario José Ardiles, funcionario del Ministerio de Seguridad de Tucumán, habló sobre el tema y anunció que se creará un registro oficial para saber quiénes son, cuántos son los que trabajan de “trapitos”.

“Las comisarías elaborarán un registro y estarán identificados cada uno de ellos y si hay menores hablaremos con los padres”, aseguró Ardiles en una entrevista en el programa “Buen Día” de LA GACETA Play. El funcionario de seguridad advirtió que la idea del Ministerio es la erradicación total de “trapitos”, de “limpiavidrios de los semáforos” y de la venta ambulante.

Con ese objetivo, la idea es organizar reuniones con la Municipalidad de la capital para tomar medidas en conjunto.

SAN MARTÍN Y SAAVEDRA. El lugar donde mataron al joven Palavecino.

Un «trapito» quedó aprehendido y a disposición de la Justicia por ser el principal sospechoso del asesinato de Santiago Ismael Palavecino, quien falleció apuñalado mientras retiraba su auto en Saavedra y San Martín.

Fuente LG

Continuar Leyendo

Policiales

Nena de 12 años escrachó a su tío mientras la abusaba sexualmente

La nena, de 12 años, ya había hablado del abuso a una amiga, a su niñera y en el colegio.

Avatar

Publicado

el

Por

Una nena de 12 años, víctima de abuso sexual, llegó al punto de dejarse tocar por su tío frente a una cámara para obtener una prueba irrefutable de los abusos sobre los que ya había alertado a sus papás, pero continuaban.

La nena, identificada como V, era abusada por el esposo de una prima hermana de su papá, con quienes mantenía una relación cercana ya que tenían un hijo de quien era muy amiga, y solía dormir a menudo en la casa de ellos.

El nombre del abusador es Leandro Martínez, de 43 años. “Cuando V. tenía dos años, entró a la boda de ellos tirando pétalos de rosa. Su nene mayor es su primito más querido. Desde hace mucho, se quedaba a dormir en la casa, en el barrio cerrado La Tradición, de Moreno”, relatan Daniela y Pablo, papás de V.

Leandro Martínez, el abusador (Foto: TN.com.ar)

Leandro Martínez, el abusador (Foto: TN.com.ar)

El primer indicio del horror llegó una noche de 2018, mientras V estaba en la casa de sus tíos: “Paró un auto a la mañana frente a casa y era la mamá de una compañerita de V: ‘Decime que V. está acá’, gritó. Cuando le dije que estaba en lo de sus tíos, me contestó que me tenía que hacer escuchar algo, que mi hija estaba en peligro. Y me hizo oír los audios que mi hija le había mandado a la suya”, relató.

En los audios, V. le contaba a su amiguita: “Hola, no sabés lo que me pasó, mi tío me tocó la cola y la chucha. Estábamos los cuatro en la cama y me desperté con él tocándome. Yo cerraba las piernas y él hacía más fuerza. Como que me quiso violar”.

Entonces, en lugar de acudir a la justicia, Daniela y Pablo le mostraron los audios a la suegra del abusador y ella les pidió entre lágrimas que no le contaran a su hija porque estaba embarazada después de muchos tratamientos y podrían causarle una pérdida. Los papás de V le obedecieron y solo se limitaron a retirar a su hija del country.

Luego, V les contó la historia a sus papás y les dio detalles de los abusos de los que era víctima: les contó que había gritado “tengo que hacer pis” para escapar de los manoseos de Leandro, y que había quedado en shock y por eso no había dicho nada.

Los papás pusieron al tanto a la psicóloga de la nena para que abordara el tema.

Mientras, las visitas de V a la casa de sus tíos se interrumpieron, hasta que un día ella pidió permiso para ir con su primo a un pelotero. Pablo y Daniel dudaron y finalmente accedieron, y acordaron que la retirarían después de la salida. Sin embargo, V les contó después que su tío le había tocado lascivamente la pierna. “No quiero ir nunca más a lo de Leandro y la tía”, les dijo.

“No se trata de una idea de V o que no quiera que alguien la toque. Tiene otro tío que se revuelca siempre con los chicos en el pasto y nunca percibió nada raro. Ella sabía de lo que estaba hablando”, contó Pablo.

Luego, en una clase de Educación Sexual Integral (ESI) en la escuela, V levantó la mano y delante de sus 35 compañeros dijo: “A mí me pasa, mi tío abusó de mí”.

Entonces el colegio abrió un expediente. “La maestra lo comunicó al gabinete psicopedagógico y derivaron la información a un centro de niñez, pero aún así, todavía entonces nos costaba enmarcar lo que había pasado en un hecho delictivo”, cuenta Daniela.

Los papás de V también relatan que Leandro, el abusador, es obsesivo, bien educado y puntilloso. “No podíamos creer que fuera culpable de algo así cuando lo veíamos con sus hijos, cómo los cuidaba. Precisamente como V. se hacía pis encima desde los 6 años y él era tan cuidadoso creí que tal vez la había tocado en la cama para ver si no estaba mojada”, cuentan.

También advierten que V tenía enuresis y retraso escolar, que eran consecuencias claras del abuso del que era víctima. Luego la psicóloga y los fiscales lo confirmaron.

El desenlace se dio cuando toda la familia se reunió en la casa de los abuelos de Pablo, en una casa conjunta a la de V y su familia. “En un momento, cuando yo llego del trabajo, V. empieza a insistir en que le quería mostrar varias mejoras que habíamos hecho en casa a Leandro. Me extrañó mucho, y la ignoré un rato. Pero de repente, cuando vi que tomaba la llave muy dispuesta, la acompañé”, contó el papá.

Entonces V organizó un tour por la casa que extrañó a su papá, entre los espacios que recorrieron estaba la habitación de la nena. V sabía que Leandro aprovecharía cualquier distracción de su padre para tocarla, y por eso generó la situación, sabiendo que en algunos ambientes habían instalado cámaras de seguridad.

Como V lo planeó, el abuso quedó filmado y se convirtió en materia prima para la Justicia.

En el video se ve cómo Leandro advierte la cámara. V contó que le dijo: “¿Viste que mis papás pusieron cámaras de seguridad?” y que él le apretó el cuello “y me dolió mucho”, dijo la nena.

“V.lo llevó por todos los lugares de la casa donde habíamos instalado cámaras. Cuando me enteré -me hizo escuchar los audios en que se lo contaba a su niñera, porque no se animaba a decírmelo- y vi que los videos coincidían exactamente con lo que mi hija nos relataba nos desesperamos”, cuenta Pablo.

Fue en ese momento, y no antes, que Daniela y Pablo finalmente decidieron hacer la denuncia. “Hablamos con ella y le dijimos que se quedara tranquila, que su mamá y su papá iban a hacer lo que tenían que hacer para que nunca más le volviera a pasar”, contaron. “Ella llegó a hacer lo que hizo porque estaba totalmente desbordada”.

El abusador, prófugo

Mientras, cuando la fiscalía ordenó una inspección en la casa del abusador, ya no estaba en su vivienda. “Cuando se produjo el allanamiento, supuestamente Leandro y su esposa se habían ido de vacaciones a Mar del Plata, pero dejando la puerta trasera abierta. ¿Quién se va de vacaciones así? Evidentemente, alguien les habían avisado, y el se había ido en una camioneta solo esa mañana”, se queja Daniela.

“Está prófugo. No usa el teléfono. No aparece en cámaras de peajes. Evidentemente está muy bien asesorado”, acota Pablo.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook