CONECTATE CON NOSOTROS

Internacional

Tomaba sol en el jardín de su casa y le cayó del cielo el cuerpo de un hombre

El impacto produjo un cráter en el suelo a apenas un metro de donde el dueño de casa dormitaba plácidamente.

Publicado

el

Un hombre tomaba sol en el jardín de su casa del sur de Londres el domingo pasado cuando de pronto se estrelló a menos de un metro suyo el cuerpo de un hombre que viajaba como polizón en un avión.

El vuelo 100 de la compañía Kenya Airways viajaba a unos 1066 metros sobre Clapham, en el sur de Londres, Reino Unido, cuando abrió su tren de aterrizaje para llegar al aeropuerto de Heathrow.

Al abrirse las compuertas salió volando el hombre que viajaba como polizón y su cuerpo aterrizó a 90 centímetros de John Baldock, de 22 años, que dormitaba en una reposera en su jardín.

El cuerpo del hombre dejó una suerte de cráter en el suelo de la propiedad. Un vecino de Baldock afirmó que apenas se escuchó «un golpazo» del otro lado de la medianera que provocó su curiosidad.

«Primero pensé que era un vagabundo dormido, pero después lo miré bien y había sangre por las paredes del jardín, y su cabeza no estaba en bien estado«, relató la persona al sitio británico The Sun.

Baldock, que alquila un cuarto en la propiedad de Clapham donde ocurrió el episodio, quedó en tal estado de shock por lo que pasó que se mudó a la casa de su familia. La policía británica cercó la escena hasta descubrir qué pasó.

El sitio keniata Citizen TV informó que los investigadores descubrieron una bolsa con pertenencias del hombre todavía guardadas en el avión de Kenya Airways.

El cuerpo del hombre estaba congelado, pero quedó tan «destrozado» por el impacto que fue difícil determinar su sexo, informaron medios británicos.

Hasta el momento se sabe que el hombre viajó en la bodega del avión desde Nairobi, Kenya, en un vuelo de más de 8 horas hasta Londres.

Continuar Leyendo

Internacional

Video: mujer irrumpió en una misa y tiró al sacerdote del altar

Fue durtante la ceremonia de clausura de un campamento religioso a la que asistieron 50 mil personas. La acción inesperada dejó atónito al público pero el cura se incorporó de inmediato y continuó con su palabra

Publicado

el

Por

Una mujer irrumpió en una misa que se llevaba a cabo en Brasil y para sorpresa de los miles de asistentes empujó al sacerdote y lo tiró del altar.

Ocurrió durante una ceremonia de clausura de un campamento religioso ante 50 mil personas en Cachoeira Paulista, municipio de San Pablo. Según informó O’Globo, la mujer saltó el control de seguridad, subió al altar y empujó al sacerdote.

La víctima de la agresión fue el cura Marcelo Rossi, quien además es cantante, escritor, columnista de un periódico y una persona muy reconocida del movimiento católico en su país.

El propio Rossi restó importancia a lo sucedido y no quiso denunciar a la mujer, que tras pasar por las dependencias policiales fue puesta en libertad y enviada a servicios sanitarios por un posible trastorno.

Continuar Leyendo

Internacional

Los desesperados mensajes de auxilio de una chica que se subió a un taxi y apareció muerta: «Ayúdame, por favor, me quieren secuestrar»

Fue en México. Daniela le pidió ayuda a un amigo por WhatsApp pero él no hizo nada.

Publicado

el

Por

Daniela Ramírez Ortiz salió el pasado 18 de mayo de su trabajo en Ciudad de México para reunirse con un grupo de compañeros, pero nunca llegó. “Ayúdame por favor”, fue el último mensaje de alerta que envió a un amigo antes de que desapareciera. Casi dos meses después encontraron su cuerpo.

La última vez que algún conocido la vio fue cuando se subió a un taxi al salir de la pizzería en la que trabajaba. Según la reconstrucción de los hechos -a partir de una conversación de WhatsApp que mantuvo con uno de los amigos con los que se reuniría- le dijo al taxista la dirección a la que quería ir, pero luego se dio cuenta de que el hombre se dirigía a un lugar que no conocía.

Algunos de los mensajes que compartió con un amigo momentos antes de desaparecer. (Crédito: Especial)

Fue entonces cuando alertó a su amigo: «Creo que el taxi me quiere secuestrar. Me está llevando casi a Tres Marías”. La conversación duró 14 minutos y ocurrió de las 12:41 de la madrugada a las 12:55.

Los últimos mensajes que envió Daniela pidiendo ayuda. (Crédito: Especial)

En varias ocasiones Daniela le pidió ayuda, pero el receptor de los mensaje no hizo nada. “Llama a una patrulla”, le dice él; “¿Y qué le digo?”, pregunta ella; “Que te quieren secuestrar”. A lo que la chica responde de nuevo y por última vez: “Ayúdame. Por favor”. Fue su última oportunidad para que alguien la rescatara.

La denuncia y el hallazgo

Cuando su mamá notó que no llegaba a casa fue hasta la pizzería. Fue entonces que el compañero que había recibido los mensajes se dio cuenta que posiblemente la habían secuestrado y se lo dijo a la mujer. Inmediatamente, Margot Ortiz denunció la desaparición de su hija y mostró los mensajes de Whatsapp.

Carteles y mensajes por las redes con la imagen de Daniela fueron distribuidos por familiares, amigos y voluntarios.

La familia indicó que Daniel traía un vestido anaranjado y botas cafés el día de su desaparición. (Crédito: Especial)

A pesar de que las pistas de su paradero eran claras, fue hasta el 9 de julio cuando la Justicia ordenó inspeccionar la localidad de Parres. Allí encontraron huesos, unas botas cafés y un vestido naranja. Tres días después su familia confirmó que se trataba de Daniela.

 

Continuar Leyendo

Internacional

Un joven hindú con muerte cerebral «revivió» antes de ser cremado

Un joven de 18 años se despertó en medio de preparativos para su cremación, luego de haber sido declarado con muerte cerebral en un hospital indio. Es el segundo despertamiento de este tipo reportado en julio en la India

Publicado

el

Por

Gandham Kiran, del pueblo de Pillalamarri, estado de Telangana, fue hospitalizado el 26 de junio pasado con fiebre y vómitos y los médicos le diagnosticaron una forma grave de hepatitis. Dos días más tarde se sintió peor y fue transferido a una clínica privada, donde cayó en coma. El 3 de julio los especialistas afirmaron que su cerebro había muerto y que no sobreviviría.

Los familiares se lo llevaron a casa con un sistema de apoyo vital, para que Gandham rindiera su último suspiro en su pueblo natal, y empezaron a preparar los funerales: se colocó un cartel de homenaje, se erigió una tienda y se recogió leña para la cremación.

Ya convocados los amigos y familiares del joven, la madre, que estaba llorando por la difícil pérdida, notó lágrimas en los ojos de su hijo. De inmediato fue llamado un médico, quien examinó al «difunto» y alabó a los familiares por no desconectarlo del sistema de apoyo vital, según publicó Actualidad.rt.com.

Gandham fue ingresado en un hospital y tres días más tarde recuperó la conciencia y pudo hablar en voz baja. El 7 de julio fue dado de alta y al momento sigue siendo tratado en casa.

A principios de este mes, otro joven indio, que había sido declarado muerto, se despertó justo antes de ser enterrado durante su ceremonia fúnebre.

Continuar Leyendo

Tendencias