En los últimos días comenzó a circular el rumor que aseguraba que la tarjeta tenía fuertes deudas por lo que iba a desaparecer. En... El gerente de Credimas salió a hablar ante los rumores de cierre

En los últimos días comenzó a circular el rumor que aseguraba que la tarjeta tenía fuertes deudas por lo que iba a desaparecer.

En los últimos días comenzó a circular un rumor que afirmaba que era inminente el cierre de la tarjeta Credimás, ya que no podían hacer frente a las compras ante los negocios y que dejarían en la calle a sus empleados.

Carlos Alberto Castaño, gerente general de la firma, explicó la actualidad de la empresa regional, la que tildó de “difícil” aunque afirmó que continuarán peleando para sacar adelante esta situación y no dejarán de “dar la cara” ante los empleados que viven momentos de incertidumbre.

En un entrevista brindada a La Gaceta, Castañó señaló que los problemas financieros se deben a la situación económica que vive la Argentina, ya que el banco con el que habitualmente realizaban el fideicomiso para fondearse, les negó esa posibilidad, aduciendo que “el mercado de capitales está prácticamente cerrado para la Argentina; por lo tanto, no se colocan fideicomisos, mucho menos devolver un Underwriting (una operación a través de un banco, mediante la cual se compromete a colocar una emisión o parte de ella, para posterior reventa en el mercado)”.

Sobre los rumores de las redes, el gerente aseguró que todos las versiones fueron malintencionadas ya que no tienen en cuenta la trayectoria de una compañía que se fundó en 1987, de la que dependen 288 empleados y que cuenta con 7.000 comercios adheridos a su red, con 14 sucursales en distintos puntos del país. “Por allí se dijo que Credimas no pagaba los sueldos, pero el 5 de este mes depositamos el salario de todo nuestro persona”, indicó.

“Credimas no tiene ninguna cuota impositiva atrasada, como tampoco pagos atrasados a comercio. La empresa no tiene cuotas bancarias atrasadas y lleva una trayectoria de 12 años en el mercado con 33 fideicomisos por más de 2.100 millones”, agregó Castaño que luego hizo foco que en la actividad, la situación se ha deteriorado por un diferentes factores, como el de una baja en la comisión que se le cobra a los comercios.

En 31 años, nunca Credimas le dejó de pagar a los comercios que trabajan con nosotros; incluso tenemos el apoyo de grandes cadenas tucumanas y nacionales de retail y de otros rubros. Una empresa como la nuestra no desaparece de un día para el otro. Los accionistas y quien les habla estamos permanentemente buscando alternativas. Todos los días hablamos con tres y cuatro interesados. Nunca dejamos de dar la cara y seguiremos dando las explicaciones del caso”, finalizó el gerente general.

Comentarios